Leyendo ahora
Diferente como tú

Diferente como tú

Extrasinceros, extracariñosos, extraresponsables, extracuadriculados, extraauténticos. Y podríamos seguir. Con el lema #ExtraCapacitados se celebró ayer el día mundial del síndrome de Down, reivindicando este año más oportunidades de empleo para las personas con esta discapacidad. Diferentes como tú, como yo, como cualquier otro, pero plenamente capacitados para muchas cuestiones que se les niegan.

Somos diferentes. Y, en cierto modo, es una pena. Ya nos gustaría a algunos tener su autenticidad para no dejarnos llevar por el qué dirán, disfrutar de su sinceridad para no seguir alimentando lo políticamente correcto, o poseer su cariño sin medida para darle calor a esta sociedad tan fría que nos está quedando.

Por no hablar de su sentido del trabajo y la responsabilidad, valores que tan bien conocen aquellos empresarios que han apostado por estas personas. Álvaro Moreno, con sus tiendas con alma”, es una buena referencia. Konecta, Carrefour, Telepizza, Vodafone… empresas que confían en ellos y les dan su sitio. Ojalá sirvan de ejemplo para muchas más.

La diferencia no es un defecto, es un valor. Precisamente, ese cromosoma de más, marca la diferencia. Es el que recoge los valores que los hace especiales y que tanto necesitamos. El que pone a la sociedad frente a su propio espejo y le gana la batalla. El 47, es el cromosoma crack.

Lee también

Pero no todos lo entienden. Lo consideran una carga y, por tanto, mejor eliminarlo. No me resisto a dar datos. En Reino Unido se permite el aborto de fetos con síndrome de Down hasta el mismo momento del parto. Islandia roza el 100% de abortos de niños diagnosticados, Dinamarca el 98% y España está por encima del 90%. Es nuestro apartheid particular, la discriminación de aquellos que, parece, no tienen las mismas capacidades que otros.

Quien tiene un down en su vida sabe que, con ellos, todo es diferente. Un poco más sano, más de verdad, más genial. ¿Más caos? Quizás, pero forma parte de la suerte de tenerlos. Lo hemos celebrado con una sonrisa y calcetines desparejados. ¿Alguien da más? Apuesten por ellos, son un valor seguro. Siempre se recibe más de lo que se da.