Dos fotografías para recordar Osuna

La primera de estas instantáneas es una foto de la Carrera en el año 1960. La Plaza de Santo Domingo o del Bacalao, (ahora llamada Rodríguez Marín), luce con sencillez. Sus quioscos de ladrillo visto, magníficos, al igual que los bancos sin pretensiones. El controvertido pino no existía, así como tampoco está el parterre elevado que no se sabe bien a qué «iluminado urbanista» se le ocurrió poner y desde luego caso único en pueblos de la categoría del nuestro. Tampoco están ni los letreros antiestéticos, ni la columna-pajarera (otro invento del TBO). Tampoco está ese techado de diseño moderno que es la marquesina del autobús. Todos estos elementos constituyen un tratado de cómo se puede destruir un entorno monumental y a la vez agradable y cercano. Solamente dos palmeras y los naranjos forman parte de una arboleda mucho más amable y lógica para un espacio tan entrañable como éste. Como paisaje humano, podemos ver cómo una mujer con un niño empuja un carrito con cántaros de agua por el medio de la calle, donde, cosas del tiempo pasado, no circula coche alguno. Los veladores del «Piojo Verde», esperan a que la tarde vaya cayendo para acoger a sus parroquianos y detrás del único vehículo que aparece, podemos atisbar algo del Bar «La Reforma» así como el caserío existente antes de que se hiciera la sede de lo que fue el Banco Hispano-Americano.

2casa

La segunda foto esta fechada en el año 1923 y se trata de casa de mi bisabuelo Juan María Mansera. En el portal aparece fotografiado su hijo Juan María Mansera, (le llamaban los íntimos Juanito o Juan para diferenciarlo de su padre), médico, que ejerció su profesión en Málaga. En ella nacieron sus hermanos, Luis que ejerció la veterinaria en Osuna, Emilio que fue funcionario en el Ayuntamiento y mi abuela Carmen. La casa fue vendida a la familia que actualmente la posee y que actualmente la dedica al negocio hotelero con gran acierto. Como podéis ver, la fachada de la casa no ha cambiado ninguno de sus huecos de fachada. El color me dijo mi padre que durante mucho tiempo fue rojo y que después se lo cambiaron a gris, aunque todos la hemos conocido de blanco. El edificio alto con el que linda la fachada, se trata de la Clínica veterinaria que tenia el padre de Angelita Sánchez y que se apellidaba Sánchez Cotta y que son sus herederos los actuales dueños. El suelo por esa época era empedrado y no adoquinado y no se observa bien si estaban bien definidas las aceras de esta calle.

1casa

Juan Maria del Pino

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)