Familia del Circo Continental: “Estamos desbordados con la solidaridad del pueblo de Osuna”

Se encuentran ideando cómo será su primera función en la localidad para poder devolver tanto cariño recibido

La Casona de Calderón

El Circo Continental llegó a Osuna el 9 de marzo con la intención de celebrar dos funciones los días 13 y 14, pero la crisis del Covid-19 les frenó en seco: “fuimos los primeros en cerrar y seremos los últimos en abrir”.

Esta familia la componen Jesús, Violeta, Nazareth, Laura, Antonio, Pedro y Pedro Jr. El más pequeño de todos cumplirá dos añitos entre nosotros el próximo mes de junio.

“Siempre llevaremos a Osuna en nuestro interior”, nos comenta un optimista Jesús en una visita que desde El Pespunte les hemos realizado.

No es, ni mucho menos, la primera vez que actúan en Osuna. Violeta nos dice que su nieto nació en Osuna hace 14 años un día de Andalucía. Y es que, como afirma jovialmente Jesús, “al final nos empadronamos aquí”.

Cuando desde el Ayuntamiento les comunicaron que las funciones habría que aplazarlas, pensaron que sería cosa de dos o tres semanas y nunca podían imaginar que la ola de solidaridad del pueblo de Osuna iba a ser tan poderosa.

“Del Ayuntamiento hemos recibido ayuda desde el primer día: comida, mascarillas, guantes… ¿Pero sabes qué es lo que más valoramos? Que nos llaman constantemente para preguntarnos cómo estamos”.  Jamás en todos sus años al frente del mundo circense podían imaginar poder llegar a vivir una situación similar.

También se han interesado por ellos y les han ayudado Cáritas, Cruz Roja, la Polícía Local, hermandades y la Guardia Civil.

Estos nómadas, nacidos en Cádiz, Valladolid, Almería… recibieron la visita de estos últimos, quienes les ofrecieron las autorizaciones para poder volver a sus lugares de residencia, pero su hogar, según les comentaron, está donde se encuentre el Circo.

El Continental es su vida. De sus bocas esperanzadas solo salen palabras de gratitud y sus gestos las reafirman. Quieren entrenar lo antes posible para poder ofrecer espectáculo de calidad. Anhelan trabajar para poder demostrar sus capacidades. “Hemos aceptado comida, pero en ningún momento dinero”.

“Nos gustaría que destacases que la gente que nos ha ayudado no quiere que demos sus nombres”.  Fue una persona del pueblo la que escribió en Facebook y en otras redes sociales que había una familia en el Recinto Ferial y desde entonces no han parado las muestras de afecto y de verdadera ayuda.

Este medio tiene constancia de que ha habido voluntarios que hasta les han arreglado los aires acondicionados, fregaderos, lavadoras… de manera completamente desinteresada.

“No nos quedó otra que escribir en nuestras redes sociales un mensaje de agradecimiento a este pueblo”, nos afirma Jesús. Y, además, todo el que circule por la zona puede ver una pancarta realizada por ellos mismos en la que han escrito “Gracias, Osuna”.

Una simple visita de pocos minutos a esta familia servirá para darnos cuenta de la sinceridad con la que lo dicen. Y es que la gratitud, queridos Jesús, Violeta, Nazareth, Laura, Antonio, Pedro y Pedro Jr. es la señal de las almas nobles (Esopo).

Su estancia media no suele llegar a una semana de duración, excepto en la época navideña en la que suelen pasar dos semanas en Loja. Pero más de tres meses, “jamás”.

Hemos ido a hacer un reportaje para conocer y contar su situación y nos han abierto las puertas de sus tráilers y de su corazón. Fluían optimismo y gratitud a partes iguales.

Esperan poder devolverle al pueblo de Osuna grandes sorpresas a finales de junio para poder seguir regalando ilusión y alegría por su patria carente de fronteras.

Gracias, familia, por hacernos sentir orgullosos de ser ursaonenses.

Álvaro Reina

Comentarios

AUTOR