Falleció don Juan Prieto, quien fuera maestro del colegio Rodríguez Marín

Presidió la Peña Sevillista de Osuna y fue miembro activo de Cáritas

Hace unos días falleció en Osuna Juan Prieto Fernández, para casi todos, don Juan Prieto, un maestro del colegio Rodríguez Marín que dejó una gran impronta en muchos de sus alumnos.

Nació en La Roda de Andalucía cuando el año 1934 daba sus primeros pasos, pero muy pronto se trasladó a vivir a Osuna, de donde era su familia materna.

Estudió en el colegio radicado en el Convento del Carmen, que resultaría trascendental en su formación humana y cristiana. Si bien no llegó a ordenarse finalmente como fraile carmelita, sí realizó toda la formación corporativa en el Convento de Hinojosa del Duque hasta padecer una enfermedad que hizo que, casualidades del destino, se replanteara su futuro y  conociera a quien sería su esposa, precisamente durante una novena de la Virgen del Carmen.

Mientras realizaba el servicio militar estudió tenazmente la carrera de Magisterio que, gracias a los conocimientos y valores adquiridos durante su formación carmelita, pudo completar en muy poco tiempo. Hasta el final de sus días mantuvo el carisma y la estrecha vinculación con los frailes, declarándose fiel servidor de la Virgen del Carmen.

Gran aficionado al fútbol, también dejó un grato recuerdo en la Peña Cultural Sevillista de Osuna, de quien fue socio fundador y presidente durante una larga etapa, además de acometer las obras de reforma de la actual sede. La Peña Sevillista tuvo a bien reconocer públicamente su labor dentro de la programación de actos conmemorativos del 50 aniversario de la fundación de esta entidad, en 2019.

Ese mismo año y esta vez durante los actos de celebración del 50 aniversario del Colegio Rodríguez Marín, también estuvo entre los maestros homenajeados por su destacada trayectoria profesional al frente de este centro educativo.

En una etapa más cercana, tras su jubilación y mientras la salud se lo permitió, ejerció un voluntariado activo y solidario en Cáritas Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

En estos días, las redes sociales se han inundado de mensajes alusivos a las huellas que fue dejando en cada alumno, compañero o amigo, destacando su disciplina, honestidad, sentido del trabajo, señorío, espíritu de servicio, bonhomía y su profunda religiosidad. No en vano, tuvo la satisfacción de haber podido contribuir a la formación de numerosos compañeros y estudiantes, significándose por sus enseñanzas de lenguas clásicas, filosofía, matemáticas y música. Incluso pudo iniciar a tocar el piano a las actuales hermanas del convento de San Pedro y de la Concepción.

Falleció el pasado 25 de julio rodeado de su esposa Mari Pepa, sus tres hijas, María José, Cristina y Mónica, sus 6 nietos y el resto de familiares y amigos. El entierro tuvo lugar el día 26 de julio en la iglesia de Santo Domingo y se le oficiará misa funeral el próximo 4 de agosto a las 20:30 horas en la iglesia del Carmen.

Juan Carlos Maysounave

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)