El Osuna Bote Club gana a la épica el derbi de la Sierra Sur al Pedrera

Parejo y Cañero Intermedio fijo

Tarde fría de domingo que no impidió a la afición del Osuna Bote Club desplazarse hasta la vecina localidad de Pedrera para poder arropar a los suyos en el derbi de la Sierra Sur.

Se presagiaba un gran encuentro entre dos equipos que no se dejaron absolutamente nada en los vestuarios, partidazo de los que hacen que el fútbol sea lo que es.

Alfasol Energía

El conjunto rojillo tenía muchísimas ganas de demostrar que lo acontecido a principio de temporada era sólo un espejismo, que podían y querían demostrar el potencial y el alma que tiene este equipo que no se rindió y dejó la piel en el campo por el escudo que sobre su pecho llevan.

Domingo López puso en liza una alineación valiente, con la inclusión de Núñez en el lateral derecho y la titularidad de José Vargas.

Saldría el equipo de la Villa Ducal con el siguiente once:

Daba comienzo el encuentro y el partido era lo que se esperaba de un derbi de estas características; muchos duelos, mucho balón dividido y muchísima intensidad a cada lance del juego que hacía del partido un choque muy interesante de ver.

Tendría la posesión el Pedrera en casi toda la primera parte, siendo el Bote quien creaba peligro con las internadas de los extremos Zampi y Palop por banda. Una y otra vez se sucedían las jugadas de peligro por la banda de un Manuel Palop que sería el hombre más peligroso del Bote en la primera parte.

Primero sería una falta peligrosa al borde del área el primer chance del Osuna Bote de crear peligro. No acertaría Zampi a conectar con los tres palos locales.

Seguía dominando el Pedrera, pero era el Osuna quien llevaba peligro a la portería pedrereña.

Así, en una de las internadas de Palop por banda izquierda, recibía un pase exquisito del enganche morisco Jose Vargas y colaba la bola por el primer palo poniendo el 0-1 en el marcador en el minuto 12 de la primera parte.

Seguía el Bote generando peligro a través de las bandas, esta vez Núñez (mención de honor al buen partido que hizo el canterano rojillo) puso un centro muy bueno al corazón del área que rechazaría la zaga local para convertirse en córner.

Tuvo el Pedrera un cabezazo de su delantero centro que atrapó sin mucha dificultad Adri Rosa y un disparo lejano que no encontró portería.

Llegados casi al final de la primera parte y con 0-1 en el electrónico, entraría el partido en su fase más desenfrenada pues contaríamos hasta 3 goles en menos de 5 minutos.

Primero fue el Bote, más en concreto Palop de nuevo quien pondría el 0-2 en el marcador después de una serie de rechaces dentro del área local. El capitán pondría el segundo gol en su cuenta particular y en el partido.

Casi sin solución de continuidad y para fastidio del equipo visitante, el Pedrera conseguiría poner el 1-2 en el tanteo con un gol de centro donde anduvo muy listo el delantero del equipo verdinegro metiendo la punta de la bota adelantándose a toda la zaga y portero visitantes.

Para más inri y 2 minutos más tarde, una falta bien botada por el Pedrera acabaría siendo rematada por el Pedrera convirtiéndola en gol, conseguía empatar el equipo local en el final de la primera parte.

Llegaría el encuentro al descanso con el resultado de 2-2 y con todo por decidir para una segunda parte que auguraba el partidazo que estaba siendo.

Al comienzo de la segunda parte, el bote daría entrada a Moyita, teniendo más sentido el juego ursaonés.

La segunda parte sería aún más trabada que la primera. El ritmo del partido sería interrumpido por continuas faltas y los duelos se sucedían como suele pasar en los partidos de alto voltaje que suelen ser los derbis.

En el minuto 60’, tendría lugar un acontecimiento que marcaría el devenir del partido para los locales. Se quedarían con 10 efectivos dada la expulsión de uno de sus jugadores.

A partir de aquí, el partido cambiaría su signo, aunque el Pedrera no se arrugó. Se sucedían las interrupciones de juego y las faltas y el encuentro se volvería algo bronco.

Entraron los suplentes Mena, Marquitos, Maero y Javi Casca.

Se añadirían 6 minutos de descuento dadas las interrupciones que se han mencionado con anterioridad.

Quedando poco más de 3 minutos para que el trencilla decretase el final del encuentro, el eléctrico Marcos, “Marquitos” como es cariñosamente llamado por la afición del Raúl Carrosa, haría de las suyas internándose en el área para poner en jaque a la zaga pedrereña y ser derribado por un integrante del equipo verdinegro.

Penalti. En la portería donde se encontraba la parroquia rojilla. Después de mucho tiempo sin ganar en el feudo del Pedrera. Todo a cara o cruz.

En ese momento, Javi Casca, hombre de la casa como pocos, un hombre que lleva tatuado el escudo del equipo de su pueblo, tomó el balón y la responsabilidad de tirar la pena máxima. Y así fue, la suerte sonrió a los de rojo por una vez esta temporada y salió cara. Javi transformaba el penalti y se abrazaba el equipo entero con los que en la grada aledaña estábamos animando (incluyo a un servidor) que celebramos el penalti y la victoria casi como si hubiésemos sido nosotros los que habíamos tirado el penalti.

La recompensa a los entrenamientos fuera de casa, de los días en que pierdes partidos y nada sale como quieres, de los partidos como locales en estadios que no eran el nuestro… un cúmulo de situaciones y cosas que han hecho de la primera vuelta una concatenación de sucesos adversos.

La próxima jornada se enfrenta al Ventippo Casariche, otro partido de alto voltaje, otro derbi, otro partido que los rojos irán a ganar.

La temporada pasada ya se ganó en el Sergio Carnero Gil… ¿por qué no repetirlo?

Jesús Povea Plaza

Comentarios

WhatsApp El Pespunte

AUTOR

Quizás también te interese…