TASA INCIDENCIA COVID (población de 60 o más años) OSUNA 470,8. | Aguadulce 0,0 | Algámitas 1.744,2 | Badolatosa 154,6 | Cañada Rosal 256,1 | Casariche 0,0 | Corrales (Los) 0,0 | Écija 306,8 | El Rubio 226,8 | El Saucejo 616,2 | Estepa 186,2 | Fuentes de Andalucía 0,0 | Gilena 223,2 | Herrera 320,7 | Lantejuela 0,0 | La Luisiana 91,0 | La Puebla de Cazalla 547,3 | La Roda de Andalucía 1.146,1 | Lora de Estepa 0,0 | Marchena 176,3 | Marinaleda 0,0 | Martín de la Jara 152,0 | Osuna 470,8 | Pedrera 0,0 | Villanueva de San Juan 0,0 | (Actualizado 08/06/2022 a las 10:55 h.)

Mitologías españolas: el flamenco

Dicen los entendidos, los peritos dicen que el flamenco viene de los salmos judíos. Del quejido lastimero de los moriscos sin tierra con penas y hambre. Que lejos hay que irse. Dicen los entendidos, los peritos dicen cuando se ponen sus lustrosas togas que el flamenco viene del canto perseguido que retumbaba en las viejas sinagogas. Total, judíos y moros pusieron el pesar y los cristianos el son y la vanidad. Por eso la Giralda es tan flamenca: torre musulmana y campanario cristiano. El flamenco escala a un solemne alminar y se refugia pedigüeño en un cuartito oculto. Judío. Moro. Bereber. Abierto. Clandestino. Raíz que trabaja hacia arriba. Espina que busca la patria de la piel profunda. Seguramente tiene cochura mestiza pero expresa la pureza de las aflicciones universales. Dicen los entendidos, los peritos dicen que el flamenco se pierde en la noche de los tiempos. De los perseguidos y del dolor más arrecido. En la noche oscura del alma antes de que san Juan de la Cruz se perdiese. No sé si el flamenco es una voz lejana y en sombra que remonta los siglos, pero sí es definitivo que tiene que ser algo más cercano y visible. Maternal y mamífero. Es más del aire que de los conceptos. Es más de la tierra que del léxico. Es más del cuerpo que de las palabras. Es el agua última de la primera fuente que sólo puede beberse con la sed de las venas. El flamenco cría y amamanta al flamenco. Dicen los entendidos, los peritos dicen que el flamenco es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Y dicho, se cuelgan una medalla del tamaño de un planeta. Hay que ver qué cosa más contrahecha para la mentalidad occidental, lo del patrimonio sumado a lo inmaterial. Lo que tengo y lo que ni veo ni apalpo. Qué cosa más rara porque el dolor, que es la entraña del flamenco, se puede tocar, oler y hasta respirar. Los ayes traspasan la carne y hurgan en los sentidos como animalillos indefensos.

Con el permiso de griegos y troyanos, el flamenco es llevarse generosamente a la boca la tiritera eterna de las asaduras de un hombre. Poner el frío de los redaños en el calor de la garganta e invitar a la humanidad entera a este ritual sin tiempo ni edad. Tocar cómo se esculpe la sangre de una herida y cómo crece de bonita entre seis cuerdas que claman con música. Porque clamar en crudo es hablar con el viento y con la muerte. Dicen los entendidos, los peritos dicen que el flamenco es compás y rima. La rima es fácil: Ay mare, a un pozo hondo se caen mis pesares. A un hondo pozo, ay mare, se cayó mi dicha y mi gozo. La rima es fácil. Lo difícil, como en todo, es arrimarse. Arrimarse de verdad con los ojitos bien abiertos al abismo por el que se caen como un lamento la vida y el destino. Y cantarle. Y tocarlo tocándole. Y dormirlo en brazos para que despierte más tarde. Para los agujeros y su negrura infinita que la voz y la guitarra sean una luz titilante que se atreve a adentrarse. Un arrimón al abismo es el flamenco. Y ofrecer el cielo cuando te piden el suelo. Y ofrecer una rumba cuando te piden la tumba. La rima es fácil. Lo difícil es arrimarse al pozo hondo donde se esconde el cante y la tiritera de los mortales, o sea, la jondura para los más cabales. Dicen los entendidos, los peritos dicen el flamenco por aquí. El flamenco por allá y de antiguo es sabio. El flamenco viene de Arabia. El flamenco viene de Egipto o de la India. Cuántos kilómetros se ha recorrido el flamenco. El flamenco es un atleta. Un corredor de fondo. El flamenco y los especialistas. Niño, el flamenco ya estaba en la Biblia. La Biblia del flamenco. Los flamencos cantan a la Biblia. La toná de los versículos. Las Tablas de Moisés por seguiriyas. El flamenco y los expertos. La cátedra del flamenco. La catedral del flamenco. Catedráticos y catedralicios con un alto sentido de la propiedad. El flamenco, canto de barro, maldito y marginal lanzado a las estrellas. No sé si lo dicen los peritos, pero es muy probable, sin exagerar, que la única diferencia apreciable entre un gitano de Granada cantando una soleá y un negro de Alabama cantando un blues sea la diferencia horaria. Hay una transfusión ecuménica de la estética y la pena preparada para ser manifiesta y sensible.

Francis López Guerrero

 

Lee también

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

¿Qué opinas?
+1
2
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Clic hacia arriba