Miguel Ángel Gómez, el autor de las 37.000 fotografías que enamoraron a Osuna

"Son tan diversas que van desde el Cristo de la Misericordia de Juan de Mesa, hasta la flor más pequeña y bonita del Parque de San Arcadio"

Fue Víctor Espuny en uno de sus artículos semanales en El Pespunte el que se preguntaba por la autoría de una extraordinaria fotografía que se viralizó en aquel momento por numerosos grupos de whatsapp.

Hablaba nuestro colaborador de todo lo que hay tras una instantánea de gran calidad y de extraordinaria belleza. Al momento de publicarse el artículo Víctor escribía a la redacción y nos desvelaba el nombre de su autor: Miguel Ángel Gómez Garcinuño.

Hoy tenemos la inmensa fortuna de poder conversar con un castellano-leonés que vivió en Osuna durante un año, concretamente del 22 de junio de 2020 al 2 de julio de 2021, donde realizó nada más y nada menos que 37.000 fotografías que ha ido regalando. Este tiempo le ha bastado para dejar una huella que va a tardar mucho tiempo en borrarse. Y es que su vitalidad, afabilidad, servicio… y su arte calaron en unos momentos tensos en los que su alegría fue contagiando a todo aquel que se cruzaba en su camino.

Nacido el la localidad abulense de Santo Tomé de Zabarcos, este empleado de banca ya jubilado fijó su residencia en Peñaranda de Bracamonte, provincia de Salamanca.

Durante su estancia en Osuna lo quiso conocer todo. Su patrimonio civil y religioso, su idiosincrasia, su gente, su deporte, sus fiestas a pesar de estar suspendidas por el Covid-19, su naturaleza, su día, su tarde, su noche… su todo.

Y encima, además de dar y darse, está agradecido a toda la gente de Osuna.

 

¿Cómo llegas a Osuna?

Con mucha ilusión. Poder ver todos los días a nuestra nieta, que en aquel momento tenía 7 meses, era una gran motivación. Vivir casi limítrofe con la vivienda de nuestra pequeña acrecentaba nuestros deseos de pasar una larga temporada en Osuna.

En esta época de pandemia el propósito era tener a la familia lo más cerca posible.

 

¿Cuántas fotografías te has llevado y nos has regalado de Osuna?

He realizado múltiples proyectos y reportajes de casi la totalidad de monumentos, iglesias, calles y objetos curiosos que te encuentras cuando paseas por la villa.

Las facilidades que me han brindado las instituciones, organismos públicos, las ordenes eclesiásticas, los párrocos y hermanos mayores de las distintas Hermandades, así como empresas y personas a nivel particular, han favorecido la realización y ejecución de los reportajes.

La unión de estas circunstancias, tiene como resultado las 37.000 fotos que me llevo en la maleta. Aun así, me han quedado pendientes muchos reportajes por captar de esta villa Ducal, de todas ellas hay una variedad y diversidad que van desde el Cristo de la Misericordia de Juan de Mesa, hasta la flor más pequeña y bonita del Parque de San Arcadio.

 

Has madrugado y trasnochado para fotografiar a nuestro pueblo. ¿Qué nos destacarías de cada momento?

Cuando vives en un pueblo que a cualquier hora del día tiene su encanto, no importa madrugar o trasnochar.

Mi placer por madrugar favorece el realizar fotografías en las horas doradas y mágicas que nos proporciona cada amanecer. Te puedo decir, Álvaro, que me he levantado a las 5 de la mañana para hacer amaneceres y he trasnochado hasta las 4, para obtener la luna en su máximo esplendor o realizar las nocturnas del pueblo.  Las horas que menos me gustan son las del mediodía, cuando no hay nubes, sin embargo, aquí también tienen su encanto cuando las paredes blancas brillan por el reflejo del sol.

 

Te quedan pendiente como mínimo la Semana Santa en la calle y la Feria de Mayo.

La pandemia nos ha privado a todos de unos momentos que otros años han tenido otro valor, otro significado, otras vivencias. No dudes que vendré a realizar y hacer las tomas necesarias para plasmar la devoción, dedicación y entrega de la semana Santa y la alegría, alboroto y disfrute de la feria de mayo. Deseo contar con ello y lo viviré con «mayúsculas».

 

Has podido disfrutar del pádel y te llevas en tu mochila algunos partidos con nuestro querido Juan Zamora, campeón del mundo en su categoría.

El pádel es mi tercera afición, después del Camino de Santiago y la fotografía.

La pena de practicar este deporte es que mis piernas y mis brazos no hacen caso a mi cerebro, será cosa de la edad, pero te puedo decir, Álvaro, que le pongo muchas ganas. De ello pueden dar fe mis compañeros.

La satisfacción que tuve de jugar un momento con el campeón del mundo, Juan Zamora, “”Coquito”” no podré olvidarla nunca, pues es un campeón dentro de la pista y un fuera de serie fuera de ella. Mis más sinceros saludos para él y su padre.

Osuna está muy bien equipado para la práctica se este deporte con pistas municipales, privadas y las de URSO PADEL, donde he practicado, jugado, entrenado y he hecho grandes amigos.

 

Te han abierto las puertas de hoteles, conventos, museos, una ganadería… ¿Somos buenos embajadores?

Los mejores que conozco. Los ursaonenses en general y muchísimos en particular tienen una particular empatía, amabilidad y simpatía y sobre todo, como decís vosotros, son muy buena gente.

Me gustaría agradecer, una vez más, a todos los que de una manera u otra estaban al frente de los monumentos a fotografiar y me han abierto sus puertas dándome toda clase de facilidades, me he sentido muy halagado y querido, la pena es que en algunos casos no haya podido realizar el reportaje como en el caso del paseo con caballo y otros muchos más.

 

No te has perdido detalle alguno. ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de Osuna visualmente hablando?

Los paseos con mi nieta por todas las calles de la villa he podido escudriñar todos los rincones encontrándome con muchas cosas curiosas que pasan desapercibido por la mayoría de los viandantes.

Me ha llamado la atención el casco histórico con numerosas casas palacio, la calle San Pedro, especialmente el Palacio de la Gomera, la Cilla y Palacetes privados con fachadas que dejan parados a los turistas por su belleza y grandiosidad.

La Colegiata situada en la mitad de un promontorio dominando la ciudad, llama la atención además de ser una referencia de tu situación en el pueblo.

Estaríamos unas cuantas horas hablando de los muchos palacios y casas palacios de Osuna, pero si vamos a cosas curiosas, me ha llamado la atención que en algunas esquinas se encuentran columnas dóricas y jónicas, placas de personajes insignes de la villa poco visibles, hornacinas situadas en lugares poco corrientes, las fachadas de las viviendas que pintan muy frecuentemente y como cosa muy curiosa  y con mucho humor, una pierna de jamón sembrada en un jardín.

 

¿Podrías destacarnos una fotografía por encima de todas las demás? ¿Y alguna que se te haya resistido?

Es muy difícil coger una como especial, pues todas llevan algo de mí, porque al realizarlas pongo toda mi cabeza y corazón e intento transmitir al espectador lo que siento yo en el momento del disparo, aunque la cámara no es capaz de recogerlo.

Pero si tengo que escoger alguna tomaría dos: la del Cristo de la Misericordia que, por cierto, en un concurso fotográfico ha quedado muy bien valorada y una fotografía nocturna, la Colegiata con la luna llena desde la calle Sevilla.

Sobre la foto que se me ha resistido, insisto en que es muy difícil transmitir al espectador lo que se siente en el momento de la toma a veces se tienen que hacer varias fotografías porque no me convence la anterior, pero cuando se escoge la que mejor te queda la duda es que si transmitirá lo que tú viste y sentiste.

Por decirte una, la que más trabajo me ha dado, tanto en la toma como en la edición, ha sido la del cuadro de la muerte de San José en la Iglesia de San Agustín, por su situación, brillo y luz.

 

Las redes sociales han sido imprescindibles para divulgar tus instantáneas.

Efectivamente, gracias a las redes sociales mis fotografías han tenido un gran alcance. Todo empezó por una invitación de unirme al grupo de Facebook “De Osuna al Cielo”, en el cual tuve muy buena acogida, y después de este, varios grupos en los que publicaba todas las semanas un reportaje.

El alcance de mis publicaciones se iba incrementando semana a semana, hasta tener un grupo numeroso de seguidores.

Las redes sociales han sido mi trampolín para que la gente de Osuna, de mi tierra y de muchos puntos de España pudieran conocer, disfrutar o recordar Osuna.

Han sido muchos los comentarios que han tenido mis reportajes, sin duda, me quedo con uno de ellos: “GRACIAS POR HACERME RECORDAR MI NIÑEZ”, me llegó al corazón.

 

¿Viajar nos enriquece y nos hace mejores?

El conocer distintas culturas, distintos pueblos enriquecen el conocimiento y el espíritu de las personas. Me encanta viajar y sacar lo bueno de dónde vas, las personas, la cultura, el arte, la gastronomía, la naturaleza, la diversión, son experiencias y vivencias que nunca se olvidan y de las que siempre se aprende.

Ha habido muchos comentarios en las redes como “qué bonito es Osuna” o “tendré que visitarlo”, entre otros. Me conformo con esto y si con mis fotografías he conseguido que hayan venido algunas personas a visitarlo, me doy por satisfecho.

 

Desde tu estancia en nuestro pueblo hemos visto en numerosos comercios carteles del Camino de Santiago. ¿Qué relación mantienes con esta ruta?

Esos carteles son de la empresa de mi hijo, quien lleva 6 años dedicándose a la organización del Camino de Santiago y que año tras año va creciendo en porcentajes del 40 y 50% con respecto a ejercicios anteriores.

Yo por motivos personales, concretamente, por una promesa, he realizado el camino 10 veces. Este año realizaré si Dios quiere, mi onceavo Camino, teniendo previsto para el 2022 el mas completo: desde Roncesvalles hasta Santiago, terminando en Fisterra 1050 Km.

Tengo que agradecer a varios Ursaonenses la confianza que han depositado en la empresa de mi hijo al realizar el Camino con su empresa www.rutasdelcaminodesantiago.com

Gracias.

 

«Permíteme Álvaro que haga un epilogo para mi despedida de esta entrevista. Este año que he vivido en Osuna ha sido un año de sinsabores, de pérdidas de personas queridas de privaciones y confinamientos debido a la pandemia que nos azota pero que al final venceremos, seguro que sí.

Referente a mí y a mi familia ha sido una año lleno de felicidad, por estar con mi nieta , que ha sido y es la alegría de la casa, por mi familia que hemos estado juntos pasando estos momentos difíciles y gracias a Dios hemos pasado sin contratiempos, por la acogida tan grata y amable de todos los ursaonenses, permíteme un chascarrillo para terminar me voy de Osuna dejando 12 kg y llevándome 37000 fotos.

Gracias Osuna, gracias ursaonenses, os quiero, volveré». 

Álvaro Reina 

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)