Cantillana erige un busto en honor a su juez de paz Antonio Barrera Díaz

El Ayuntamiento de Cantillana ha inaugurado un busto en homenaje a Antonio Barrera Díaz, juez de paz de la localidad desde hace más de 35 años. Un acto con el que, Rocío Campos, alcaldesa de Cantillana, en nombre de todos los vecinos y vecinas del municipio le ha querido brindar un fraternal y sincero reconocimiento a su labor y trayectoria durante más de dos lustros. En palabras de la propia alcaldesa, “su vocación y servicio a esta localidad, merecía el reconocimiento público de todos los ciudadanos de nuestro pueblo, por eso decidimos erigir un busto, obra del reputado escultor Gustave Lafond, en la Plaza del Ayuntamiento, justo delante del juzgado de Paz”. 

Hablar de Antonio Barrera en Cantillana, es hablar de paz. Ya que el protagonista nace como fruto del matrimonio entre un sindicalista, defensor de la causa campesina que tras el estallido de la Guerra Civil sería fusilado por las tropas franquistas cuando Antonio solo contaba con 13 meses. Y de una madre, que al enviudar tan joven y de una forma tan repentina, no le queda más remedio que tener que sacar adelante a cuatro hijos, trabajando día y noche. Quizás por eso, Antonio haya dedicado su vida a resolver los problemas de sus vecinos y vecinas. Y a base de trabajo, empatía y generosidad, haya logrado convertirse en una persona fundamental para su comunidad. Una persona de concordia, a la que el respeto y la calma, le han ayudado a ejercer la mediación en miles de conflictos. Un hombre que ha resuelto miles de problemas, en los que su sosiego siempre lo ayudaba a encontrar la mejor solución posible para ambas partes. Una labor a la que se ha entregado abnegadamente en cuerpo y alma, sin importarle nunca el tiempo y ni el trabajo que tuviese que emplear en ello.

“Barrera ha sido testigo de excepción de la historia contemporánea de nuestro pueblo. Desde aquellos años en los que Blas Infante ejerció de notario en Cantillana, hasta esta época en la que ha asistido a la revolución tecnológica y a la  digitalización de los servicios públicos, incluida la carrera judicial a la que él ha entregado su vida” señalaba con emoción Rocío Campos, antes de añadir, “Antonio ha conocido las dos barcas que cruzaban el río para comunicarnos en una orilla con Brenes y Sevilla, y con Tocina y Carmona la otra. Y no solo ha vivido como nosotros la última pandemia del COVID-19 sino que ha conocido y sufrido las grandes crecidas del Guadalquivir y las inundaciones que provocaban. Desde las primeras elecciones democráticas a todos y cada uno de los cambios que Cantillana ha experimentando durante sus 88 años de vida. Por todo ello y por muchísimas cosas más que no cabrían en una glosa, los cantillaneros y cantillaneras nos sentimos orgullosos de Antonio Barrera y hoy queremos brindarle este agradecimiento en forma de busto para que su vida y su obra, a partir de hoy sea inmortal y las nuevas generaciones puedan saber quién fue este insigne vecino de Cantillana”.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)