Con mucha licencia para soñar

El Bote, a pesar de las numerosas bajas con las que contaba, completó un gran encuentro y se vuelve a encaramar a los puestos de play off.

Llegaba el equipo alcalareño de la Estrella de San Agustín empatado a puntos en la tabla clasificatoria con el equipo local, con lo cual se antojaba vital el conseguir los tres puntos para ambas escuadras, ya que el que se llevara el gato al gua tendría mucho adelantado de cara a las aspiraciones de ascenso en este tramo final de liga.

Los Valencianos

El Bote formaba de inicio con Dani, Rafa Muñoz, Moño, Doblas, Adri, Limones, Eslava, Benítez, Ezequiel, Moyita y Raya. El banquillo, cuajado de juveniles, lo componían: Compi, Álex, Capitán, Pachón, Alberto e Iván.

Salió el Osuna dispuesto a llevarse el partido cuanto antes y ya en el minuto 2 gozó de la primera ocasión clara por parte de Raya que se escoró en exceso ante la salida del meta panadero.

En el minuto 4, una falta botada por Moyita y prolongada por Limones de cabeza, hubiera supuesto el primer tanto en el marcador, si Rafa Muñoz hubiera podido conectar con el balón en el segundo palo. En esa misma jugada pudo haberse adelantado el equipo visitante en un contragolpe de libro,que el delantero erró bajo palos.

En el minuto 6 llegó el primer gol rojillo, jugada trenzada al borde del área entre Benítez y Moyita, quien conecta un zurdazo que el portero saca abajo con una mano, pero el rechace es empujado al fondo de las mallas por el astigitano Moño.

Cabe reseñar en el primer tiempo una clarísima ocasión visitante en la que Dani hizo un auténtico paradón para irse el Bote con ventaja al descanso.

El segundo periodo comenzó igual que el primero, con un Osuna dueño del balón y queriendo finiquitar el encuentro cuanto antes.

Así en el minuto 56, Moyita conseguiría el gol de la tarde lanzando una falta lateral que se colaría por la escuadra de Llera. ¡Golazo de pañuelos!

El equipo de Juan Carmona quería mas y gozó de varias ocasiones antes de que el máximo goleador del equipo, Raya, pusiera el 3-0 en el electrónico al finalizar un mano a mano en un buen pase interior ejecutado por Limones.

Ahí comenzó el entrenador local a dar minutos a los juveniles para dar descanso a varios jugadores que habían hecho un esfuerzo titánico en una calurosa tarde de sábado.

De ahí al final, el penalti claro a favor de los alcalareños que supuso el 3-1 definitivo.

El próximo encuentro será después de Semana Santa ante el equipo nazareno de la Rociera.

María Marquina

Comentarios

AUTOR