La tarde se hizo noche cerrada

El cuanto menos original homenaje a la mujer ursaonense acabó convirtiéndose en una tarde- noche tediosa. Los aficionados al mundo del caballo a buen seguro no habrán salido demasiado satisfechos hoy del coso de nuestra localidad.
Comenzaba en primer lugar Juan Manuel Cordero en sustitución de la lesionada Julia Calviere, y todo sea dicho, no estuvo nada mal a pesar de coger al público aún frío. Colocó 2 rejones de castigo y el tercio de banderillas fue rematado con un par a dos manos que acabó por encender los ánimos que más tarde habrían de apagarse tras los tres pinchazos y cuatro descabellos que necesitó para acabar con su adversario. En el segundo de su lote cometió el grave error de clavar tres rejones de castigo, algo fuera de lugar teniendo en cuenta la condición del novillo que se paró tras recibir los pinchazos no permitiendo un tercio lucido en banderillas. El puntillero no anduvo demasiado acertado y a pesar de ello consiguió su única oreja de la tarde.
La portuguesa Ana Rita salió con un caballo descompuesto que tuvo que cambiar sin ni tan siquiera conseguir clavar ni un rejón de castigo. Una vez cambiado el caballo consiguió colocar dos rejones de castigo, uno de ellos sin romper. El tercio de banderillas se ha hecho cansino con contínuas entradas en falso. Para que se hagan una idea solo bastará decir que eran las 20:55 horas cuando decidió coger el rejón de muerte. Una hora de festejo. Recibió 2 avisos. En su segundo, el mejor de la corrida, ha estado bastante mejor que en el primero desde el principio. Lo supo cuidar infringiendo un solo rejón de castigo para lucirse en el tercio de banderillas con pares al quiebro y al violín. Colocó el rejón de muerte en buen lugar aunque no fue suficiente, teniendo uno de los subalternos que descabellarlo. Ya sabrán que según el reglamento, y al no matar los toros en Portugal, es algo perfectamente permitido. Una oreja en este segundo toro para que tampoco se fuera de vacío.
Joana Andrade se extendió sobremanera en la lidia de su primer toro, tardando muchísimo tiempo en todos los tercios. Finalmente, consiguió clavar el rejón de muerte en buen lugar y con la ayuda de un subalterno que empujaba constantemente al toro para que doblara, cortó la primera de las orejas de la tarde que sonaba un tanto a broma. Para el último de la corrida ya estábamos demasiado cansados y volvió a alargar la faena, algo que repercutió de forma negativa en los tendidos. Necesitó 2 rejones desprendidos y un descabello desde encima del caballo. El puntillero tampoco estuvo muy afortunado en esta ocasión.
Mención aparte merecen los subalternos de los tres rejoneadores; llegó a ser tanto el protagonismo adquirido por estos señores que el público se encrespó con toda la razón. Paraban a los toros a su salida, algo que debían de hacer los caballos, interrumpieron constantemente la lidia y no ayudaron demasiado a que el festejo trascurriera con algo mas de fluidez. Tras esto, sólo nos queda esperar que el domingo que viene se dé mejor. En los próximos días tendrán noticias frescas.
José Manuel Haro González
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)