El Califa del Cante

Entre los seres humanos es costumbre rendir tributo a quienes idolatramos por sus  valores personales o artísticos. Las formas para hacerlo varían en función del  grado de  relevancia  y satisfacción que nos produce a la hora de ver colmadas las necesidades o gustos en cualquier ámbito de la vida.

En este caso sobran argumentos. Rendir tributo a Antonio Fernández Díaz «Fosforito» no solo es de obligado cumplimiento, por los enormes sentimientos que nos ha trasmitido durante su recorrido artístico, sino porque, por suerte, sigue perteneciendo al mundo de los vivos y su aportación al flamenco continúa siendo tan vital como los geranios en los  patios cordobeses.

El apreciado artista ursaonense (ya fallecido) José Díaz Sarria «Chato de Osuna» profesaba gran admiración por el cantaor de Puente Genil, además de amistad. En  una ocasión le escuché decir: «Los seguidores de Fosforito debemos felicitarnos por saber invertir acertadamente la pasión por el Flamenco. «¡Qué gran cantaor!», comentaba.

Esta reflexión tiene su origen allá por los 90, cuando el cantaor pontanés aún provocaba pellizcos en la barriga encima de los escenarios.  Más tarde el metal  de su garganta se bajó de las tablas y nos dejó huérfanos del genuino color de su voz. Por suerte la cosecha que sembró permanece bien recogida por quienes seguimos disfrutando de su riqueza cultural.

Fosforito no solo posee  la V Llave de Oro del Cante, sino que en las paredes de su casa no queda un hueco para colgar más premios y reconocimientos. Cantaor, conferenciante, ponente, jurado… Escribir o hablar de él no es nada fácil, a buen seguro muchos recordarán una solemne soleá o seguiriya que duele…, o tal o cual conferencia didáctica del Maestro. Valores culturales  que comenzaron a fraguarse en  Mayo de 1956, al conseguir todos los premios en el «Concurso Nacional de Córdoba».

En  las llanuras de los Cruz Conde se produjo  una convulsión en el Arte  Inmaterial». Aquél joven, como la retama verde, rompió  moldes dando lugar a un antes y un después  en el Flamenco  y en su vida  artística: Dejó de ser  «Antonio del Genil» para comenzar  a  escribir la Leyenda.

La Ópera Flamenca, que desaparecía lentamente como el deshielo, recibió un zamarreón de autenticidad, un toque de atención a la afición fandanguera que desconocía la cuadratura de los cantes  y tenía sumidos en el olvido a grandes cantaores. Gracias a él comenzó un estudio enciclopédico más interiorizado de esta cultura maltratada.

La Córdoba torera y filósofa  de Séneca, desde aquél Concurso Nacional, pasó a ser cantaora también. Se descubrió un porte flamenco distinto en el escenario  y  un quejío payo que  confundía a la «Razón Incorpórea» de la etnia gitana.

En la línea paya, Menese decía: «el cante si no suena a gitano ya se puede tirar por el Tajo de Ronda». Ni mucho menos. En los crueles senderos de su infancia (miseria, hambre y duro aprendizaje) Fosforito  sintió  espinas clavadas en su conciencia que le permitió  quejarse con la jondura suficiente para no hacer  concesiones a la galería  ni regates a la ortodoxia.

A sus  87 años, Fosforito divulga con dignidad la cultura andaluza de Maimónides y Averroes y pone al servicio del Flamenco la sabiduría y el enorme caudal de vivencias desde  la verdad, la verdad de un artista al que le brillan  los ojos  cuando piensa en tarantos, en alegrías… o en la soleá apolá al compás de los nudillos y el corazón entregado.

Lee también

El también cordobés y escritor, Francisco Hidalgo Gómez,  lo definió en su trabajo biográfico como «El Último Romántico». Esperemos que  el tiempo se detenga, como se detuvo en las sinagogas de la Judería, y el romanticismo de éste artista nos acompañe muchos años.

Antonio Moreno Pérez

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)