Los excesos en Navidad tienen más impacto a nivel psicológico que a nivel físico por el sentimiento de culpabilidad

Nutricionistas alertan de las conductas compensatorias sin control tras las comidas de Navidad e instan a tener una buena relación con la comida durante todo el año

El Servicio de Nutrición del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, en Sevilla, afirman que los excesos durante la Navidad tienen más impacto a nivel psicológico, ya que a nivel físico los excesos puntuales de la Navidad no tienen mayor relevancia, si bien a nivel psicológico pueden llegar a tener bastante repercusión en algunas personas al aparecer el sentimiento de culpabilidad y las conductas compensatorias.

Así, la nutricionista del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, Inés Martín Pila, apuesta por trabajar en tener una buena relación con la comida durante todo el año, entendiendo que “los días de excesos en Navidad son pocos y que disfrutar del encuentro en torno a la mesa son casi de obligado cumplimiento en estas fechas bien sea con familia o amigos”.

Una vez pasadas estas fechas, “lo mejor es continuar con el estilo de vida saludable que nos debe acompañar durante todo el resto del año, puesto que es más relevante lo que hacemos entre Reyes y Nochebuena, que lo que hacemos entre Nochebuena y Reyes, en lo que a alimentación y actividad física se refiere”, subraya la especialista.

Hay que tener en cuenta que la subida de peso tras estos días “es muy relativa”, según Inés Martín Pila, quien incide en que “puede que en kilos totales podamos llegar a ver en algunos casos hasta 3,5 kilogramos más en la báscula, pero esto no quiere decir que hayamos aumentado todo este peso en masa grasa, que sería lo realmente preocupante”. Y es que, como explica, “gran parte de esta subida ponderal puede deberse al acúmulo de agua por la alta ingesta de nutrientes con capacidad de retener agua. No obstante, lo habitual es que al volver a día a día el peso vuelva a la normalidad”.

En este sentido, la nutricionista lo que recomienda no es hacer dietas milagros estrictas sino volver a la rutina de una vida activa y una alimentación equilibrada, incluyendo como norma diaria la pirámide alimentaria, en la que la base están las frutas y verduras, seguidas de cereales integrales, legumbres y, por último, carne y pescado; aunque entiende que el problema principal radica en que “no siempre es fácil retomar los hábitos, debido a que no se ve el momento de hacerlo”.

En cuanto a la vida activa, aporta algunos trucos básicos como subir escaleras en lugar de coger el ascensor, ir caminando a los sitios en vez del coche o transporte público, entre otros; si bien lo ideal siempre es realizar ejercicio físico de mayor intensidad dos o tres veces en semana.

Por último, Inés Martín Pila hace especial hincapié en aquellos pacientes que sufren ciertas patologías digestivas o relacionadas con ésta, pues los excesos continuados y el consumo de alimentos muy procesados, copiosos o incluso el alcohol pueden hacer que empeoren los síntomas de la patología y que aparezcan episodios de regresión del curso de ésta.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)