¿Cuál es el embalse de la provincia de Sevilla que no se ha recuperado con las últimas lluvias?

Los vecinos de La Romera, aldea que está junto al pantano de La Puebla de Cazalla, piden a la CHG que no alivien más agua de las instalaciones y dejen que se recupere la zona

Los vecinos de La Romera y un empresario que tiene su actividad junto al embalse de La Puebla de Cazalla denuncian que la instalación no se recupera a pesar de las lluvias. La razón principal que esgrimen es que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) mantiene abierta la presa por lo que el caudal ha subido sólo hasta el 9,22 % de su capacidad. Según explican a El Pespunte desde este organismo, que gestiona el agua de dicha cuenta, este pantano está situado al sur y ha recibido menos precipitaciones que el resto. Además concretan que “los caudales desembalsados son los necesarios para atender el requerimiento del caudal”.

El caudal del pantano de La Puebla de Cazalla es el que menos ha crecido de los ubicados en Andalucía, en la actualidad está en un 9,22% (3 de abril), cifra lejos del 67% de media del resto de embalses andaluces. Los vecinos de La Romera, una aldea situada en el término municipal de Morón de la Frontera, se preguntan la razón de estos datos después de lo que ha llovido en la última semana. 

El circulo rojo indica la ubicación del embalse de La Puebla de Cazalla

El pantano, además de ser recurso hidráulico y sostener un paraje ecológico en la zona por estar rodeados de una sierra que comparten los municipios de Morón de la Frontera y La Puebla de Cazalla, es el lugar donde se encuentra la ganadería de toros bravos de los hermanos Ramos Valle. Uno de ellos, José María, ha denunciado en sus perfiles de redes la situación de la zona por medio de vídeos en los que hace una seguimiento de la situación y no entiende que “la CHG alivie agua de la presa y no deje que se recupere el embalse”.

Para el empresario, se trata de un enclave con un valor ecológico que empezó a deteriorarse con la persistente sequía pero que, ahora que ha llovido, no dejan que se recupere. “Hablar con la Confederación es imposible, es un organismo muy opaco, y los vecinos necesitamos una explicación”.

Catástrofe biológica

“¿A dónde va a parar ese agua? Va a las comunidades de regantes, a la cuenca del Guadalquivir, producen electricidad con ella. Se trata de una zona desfavorecida y los vecinos que vivimos o tenemos actividad en la zona, necesitamos agua”, apunta José María Valle que dice entender que hay que hacer un uso racional del agua que beneficie a todos, incluidos los sectores de la agricultura y ganadería que hay en torno a este pantano.

José María Ramos cuenta que está pendiente del embalse desde el 11 de octubre de 2022 cuando lo dejaron en “2 hectómetros cúbicos”. Para él fue “una catástrofe biológica que alimenta un espacio para hacer picnic, ir andando a caballo, de hecho hay una sendero establecido por la Junta de Andalucía. Tiene un valor ecológico que no están teniendo en cuenta. Entonces, murieron caballos, peces”.

Por su parte, desde la CHG explican a El Pespunte que la precipitación acumulada desde el pasado lunes 25 de marzo hasta el 1 de abril, “es mayor en los embalses de Sevilla se encuentran situados en la Sierra Norte”. La cuenca de aportación del embalse de La Puebla de Cazalla está en el sur de la provincia, “donde las precipitaciones registradas han sido considerablemente inferiores”.

En dicho periodo, se han acumulado 3,38 hm3, de manera que el volumen almacenado a 1 de abril es del 8,75% de la capacidad del embalse, frente al 3,38% que almacenaba al inicio de la pasada semana. El día 3 de abril ha subido un poco estos niveles y ya superan el 9% de su capacidad. 

José María Ramos junto a varias cabezas de ganado muy cerca del pantano de La Puebla de Cazalla

Reglamento del Dominio Público Hidráulico

Francisco Javier Nieto, desde la CHG, informa que la presa de La Puebla de Cazalla “no cuenta con aprovechamiento hidroeléctrico que permita la producción de energía eléctrica”. Y asegura que los únicos caudales desembalsados en el periodo considerado son “los debidos a pérdidas en las válvulas y los previstos para atender el requerimiento del caudal ecológico con el que cuenta la presa, siendo en su conjunto del orden de 0,21 m3/s”.

Asimismo, apunta, que dicho requerimiento se establece en el vigente Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir en sus artículos 10 y 11, (apéndice 6.1.4) donde se establecen el régimen de caudales mínimos aguas abajo de las principales infraestructuras de regulación, en condiciones ordinarias.

Lee también

A su vez, según indica el técnico, la obligación de establecer un régimen de caudales ecológicos viene impuesta por el  Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, que desarrolla los títulos preliminar I, IV, V, VI y VII de la Ley 29/1985, de 2 de agosto, de Aguas  en sus artículos 49 ter a 49 sixies, donde se establece los requerimientos de dichos caudales. La finalidad establecida en en estos reglamentos es  “contribuir a la conservación o recuperación del medio natural y mantener como mínimo la vida piscícola que, de manera natural, habitaría o pudiera habitar en el río, así como su vegetación de ribera y a alcanzar el buen estado o buen potencial ecológicos en las masas de agua, así como a evitar su deterioro. Así mismo, el caudal ecológico deberá ser suficiente para evitar que por razones cuantitativas se ponga en riesgo la supervivencia de la fauna piscícola y la vegetación de ribera”.

Este último aspecto de la ley, según los vecinos, no se está cumpliendo. José María Ramos dice que ha visitado la zona después del último periodo de lluvias. “Estaban aliviando agua a 150 litros por segundo para mantener fluido el río Corbones, pero eso no me preocupa, sino que este embalse es el que está más seco de la cuenca del Guadalquivir, muy por debajo de lo normal pero la escasez de agua ya ha provocado una catástrofe ecológica”.

El ganadero ha comunicado todo lo que denuncia en sus vídeos a la CHG, sin respuesta, mientras la zona se deteriora cada vez más. “La aldea de La Romera pertenece a Morón, pero todo los alrededores son de La Puebla de Cazalla, unos por otro y no hacen nada”. En este sentido denuncian que los caminos «están intransitables», que llevan años sin hacer una mínima actuación. Cada vez que llueve, como lo ha hecho este fin de semana, la aldea se queda incomunicada. 

Y, además, a pesar de estar a pie del embalse, sufren la falta de agua y el deterioro de su entorno.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)