Benjamín Rodríguez: «Mi padre nos contaba que tenía el mejor trabajo del mundo, iba a jugar»

En el corazón de Osuna, la magia de la Navidad cobra vida con Juguetes Benjamín, una tienda icónica que ha dejado una huella imborrable en la localidad y alrededores.

Con esta entrevista la intención es adentrarnos en el mundo mágico de los juguetes de la mano de la familia que son la mano derecha de los mismísimos Reyes Magos en Osuna, quienes han convertido los regalos y la alegría en un legado que honra la memoria de Benjamín Rodríguez Ortega. 

Descubramos las tradiciones navideñas, los desafíos y el espíritu perseverante que ha mantenido viva la esencia de esta juguetería familiar a pesar de los tiempos cambiantes que vivimos.

 

¿Cómo ha sido la visita de los pajes y los Reyes Magos a vuestra juguetería? ¿Han dejado alguna pista sobre los regalos que repartirán?

La visita de sus Majestades los Reyes Magos, así como de todo su séquito, es siempre única e inigualable. Nos han trasladado su alegría e ilusión por dibujar una sonrisa en cada uno de los niños de nuestra localidad. Como novedad este año, hemos instalado en nuestra tienda un buzón para que conozcan al dedillo los deseos de cada niño, por lo que no nos cabe la menor duda de que no se olvidarán ni del más mínimo detalle.

En estas fechas, siempre hay un juguete que destaca entre los demás. ¿Cuál dirías que es el regalo estrella de esta Navidad en vuestra tienda?

Hasta el último momento es difícil predecir cuál será el juguete estrella de cada Navidad por lo que supone un gran desafío para nosotros hacer la gran compra de juguetes de cada campaña que suele llevarse a cabo en los meses de verano. Este año, podríamos decir que el juguete más aclamado está siendo todo un clásico: la Nancy que versiona a la cantante Aitana.

A pesar de la ausencia de tu padre desde hace dos años, la ilusión parece seguir viva. ¿Cómo os inspiráis para mantener ese espíritu durante la temporada navideña?

En cierto modo, mi padre sigue muy presente cada día. Sus valores siguen vivos en nosotros, así como su saber hacer. Él siempre nos contaba que tenía el mejor trabajo del mundo, ya que él no iba a trabajar, sino a jugar. Por lo que, en cierto modo, para trabajar en una juguetería, tienes que conservar ese espíritu de niño que te permita conocer tus artículos, seleccionar los mejores juguetes y asesorar adecuadamente a tus clientes. Por otro lado, cuando haces las cosas con alegría e ilusión, todo es mucho más llevadero y gratificante, y eso, en mi opinión, se transmite al resto de las personas. Por lo tanto, a pesar de que la Navidad sea una época de mucho trabajo para nosotros, disfrutamos mucho de la gratitud y reconocimiento de todos nuestros clientes.

Llevar las riendas del negocio familiar después de la pérdida de tu padre debe ser un desafío. ¿Lo ves como una forma de honrar su memoria y continuar con su legado?

Por supuesto. Juguetes Benjamín fue creado por mi padre desde cero, y para él supuso un gran esfuerzo. Además, el mundo del juguete no es nada fácil, puesto que resulta muy difícil vivir todo el año de un negocio que se dedica, casi en exclusiva, a la venta de estos artículos. Cuando tuve la posibilidad de seguir con el negocio, no lo dudé, ya sabía lo mucho que a mi padre le costó crear de la nada esta tienda y, cerrarla, en cierto modo, era como decirle adiós a una gran parte de mi padre.

Para él, tener una juguetería era un sueño desde pequeño. Él me contó que cuando era niño, se quedaba mirando el escaparate de la juguetería del pueblo, pero eran tiempos difíciles. Además, mis abuelos tenían 13 hijos, por los que las prioridades eran otras. Así que, siempre tuvo esa “espinita” clavada y, cuando tuvo la oportunidad, no se lo pensó dos veces.

Has estudiado Educación Primaria y ahora te dedicas a vender juguetes ¿sientes que tu crianza en una juguetería influyó en tu elección actual?

Desde que tengo uso de razón, he ido siempre con mi padre a comprar y a vender mercancía. Hemos vivido cientos de anécdotas juntos trabajando y aprendí a disfrutar de lo que hacíamos. Para mí, el trabajo, no es tiempo perdido, ya que disfruto de ello cada día. Cuando trabajas y a la vez te diviertes es cuando te das cuenta de que ese es tu sitio.

Las cajas envueltas en papel naranja tienen algo mágico. ¿Qué es lo que las hace tan especiales y distintas en vuestra tienda?

Mi padre eligió el color naranja por ser un color llamativo y poco visto. El papel naranja se ha convertido en un sello de identidad de la tienda y de la calidad de sus productos. No tenemos ninguna intención de cambiarlo. Sólo hemos añadido una pequeña modificación en el logo, y es que ahora los ayudantes de los Reyes Magos ya no son sólo uno sino dos.

Siendo una tienda de referencia en Osuna y la comarca, ¿cómo afrontáis la competencia, especialmente con gigantes como Amazon? ¿Cuál crees que es vuestro secreto para destacar y manteneros fuertes en el mercado local?

Luchar contra gigantes como Amazon es una ardua tarea. Yo, personalmente, me encargo de las compras de la tienda. La verdad es que empleo muchísimo tiempo buscando ofertas y piezas llamativas aplicando pequeños márgenes de beneficio. A pesar de la dificultad que supone, considero que es mi punto fuerte. Por otro lado, intentamos brindar un buen servicio, asesorando lo mejor posible a nuestros clientes y ofreciendo un servicio de postventa de calidad. Creo, que en cierto modo, eso es lo que nos diferencia.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)