De la Magdalena al Duque (y II)

Eduardo andaba ligero, con pies de joven. «Ya no queda mucho para la plaza del…