Yo no quiero financiar la campaña del PSOE

Parejo y Cañero Intermedio fijo

Nuestra tradición democrática es escasa. En España se practican y consienten hechos que en otros países con mayor bagaje político a sus espaldas son considerados delitos desde el punto de vista penal, perfectamente tipificados, y reprobables desde otro ámbito mucho más difuso como es el de la ética.

Ya estamos acostumbrados a que nuestros políticos, sean del ámbito local, autonómico o estatal, hagan un esfuerzo denodado por convencer con sus propuestas de última hora a los ciudadanos. Y por desgracia nos estamos acostumbrando, y asumimos como normal (“estamos en año electoral”), que los gobernantes hagan un derroche de medios para tratar de convencer al votante de su gestión. Al igual que el mal estudiante pretende aprobar la asignatura en un único y último esfuerzo, pasándose las noches sin dormir a base de café u otras sustancias, el mal político pretende salvar los muebles de su gestión con pinceladas, o quizás brochazos, algunos incluso de dudosa legalidad, que maquillen su trabajo cuando tienen la reválida de las urnas a la vuelta de la esquina.

Como digo, nos estamos acostumbrando a este tipo de prácticas, los ciudadanos y los gobernantes, y asumimos como normal que del erario público salga la precampaña del candidato en el poder. Pero hay cuestiones que rizan el rizo, que hinchan lo hinchable, y desde luego no puedo resistirme a protestar públicamente por la precampaña del Partido Socialista Obrero Español de Osuna con el dinero de todos los ursaonenses.

Es triste que tenga que cortarse la edición en papel de una publicación como “El Pespunte” por falta de recursos económicos, y que nuestro Ayuntamiento salga a la calle con un panfletillo seudo-informativo (“La Voz de Osuna”), que se limita a loar las realizaciones del gobierno municipal, con una desproporcionada presencia de imágenes de nuestra alcaldesa (una media de un 90% de las fotografías donde aparecen personas identificables). Y ya que hablamos de medios de comunicación, qué decir de la televisión municipal, lo más parecido al nodo con el que se abrían las proyecciones cinematográficas en los tiempos del dictador.

No es triste, es vergonzante, que apurando los plazos que prohíben la publicidad institucional tiren a la calle una memoria de gestión en la que se omite por completo a los socios que co-gobernaron el ayuntamiento durante los dos primeros años (hecho que jamás compartí y que provocó mi salida de Izquierda Unida), 27% del gobierno municipal en esa etapa y ni una sola mención, y que utilicen para su elaboración los colores que habitualmente utiliza el PSOE para toda su parafernalia electoral (programa, cartelería, actos,…).

No es de recibo la política de contratación clientelista que se está llevando a cabo en estos últimos meses, sobrepasando de forma desmesurada en tan sólo unos meses las partidas presupuestarias para contratación de personal eventual de que dispone el ayuntamiento, gastándose hoy, con un claro objetivo electoral y partidista, el dinero de mañana.

No entiendo que de la mañana a la noche, con una falta de planificación y coordinación absoluta, y a poco menos de dos meses de la cita electoral, se lleve a cabo el reasfaltado de varias calles de nuestro pueblo; y por otro parte llevemos todo el invierno con la piscina cerrada, por unas obras que tenían un plazo de ejecución de tres meses según me manifestaron personalmente diferentes responsables municipales, técnicos y políticos.

Señora Alcaldesa, con esta política de maquillaje y de “recorta, pega y colorea” que están ustedes realizando puede que estén dejando el pueblo muy bonito, con todas sus flores y banderitas, no se lo voy a discutir, pero sinceramente creo que Osuna necesitaba algo más, algo que usted y su equipo de gobierno no han sabido ofrecer. En cualquier caso no debe preocuparse, siempre podrá decir que pasó a la historia como la regidora local que más invirtió en ornamentación de rotondas en una etapa marcada por una de las más profundas crisis económicas y laborales de los últimos 20 años en nuestro país ¡casi ná!

Carlos Querol

El Pespunte no se hace responsable de la opinión vertida por sus lectores y/o colaboradores en esta sección de opinión y su publicación no significa que necesariamente se comparta dicha opinión sólo somos garantes de la libertad de expresión.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *