Y Ud., Sra, ¿qué va a tomar?

Parejo y Cañero Intermedio fijo
Qué grandes maestros del lenguaje, de los modos, del fondo y de la forma son mis amigos los camareros/as. Qué bien saben estar los ursaonenses/as en los bares. Qué buen dúo formamos a los dos lados de una barra. Ellos, guardando secretos, discretos, pendientes, opinando sin opinar para no molestar a nadie. Nosotros con lealtad, respeto y generosidad. A ninguno (de los de mi época) le enseñaron eso de las ventajas competitivas ni la fidelizacion de los clientes. Se movían con el mejor de los sentidos: el común. El resultado, un colectivo excelente.

Los primeros registros de mi memoria, me llevan al “Piojo Verde”, regentado por Rafael Pérez Gómez, padre de mi queridísima cuñada Pilar. Señores, qué imaginación hay que tener para llamar a un pimiento frito “pajarito de huerta”(cosas del momento). Allí, se estaba gestando un futuro camarero: El Tumba (de niño, Tumbaito). Sin duda uno de los más singulares que ha conocido la restauración en Osuna, acompañado de “Nani”, su mujer y, que sin ella nada hubiera sido posible en el “Dulcinea”. Pasaron muchas generaciones, todas ellas me traen recuerdos inolvidables. Cuando me acuerdo de ellos es como una música en donde las notas y los acordes son latidos de sus corazones.

En la primera juventud, Casino de Osuna con Curro Ramírez al frente. Auténtica Escuela de hostelería con excelentes profesores (Antonio, Javier, Viñas, Ballesteros..). Buena ensaladilla la de Rosalía y mejor Vermut todavía. Sé que había otras cosas, pero el bolsillo no daba para mucho.

Enseguida vino la tertulia flamenca y muchos y bien la regentaron, pero mis recuerdos están asociados a Paco Doblas con el que coincidí más tiempo. Posteriormente, con mis amigos Salvador Lara, Luis Porcuna (hoy con sus hijos) y reencuentro con “El Tumba”. Los nombres son lo de menos. Sé que me olvido de muchos. Los que aparecen son por razones de proximidad. En realidad lo que quiero es agradecer a la profesión en general, su dedicación y esfuerzo porque ellos trabajan cuando los demás se divierten y esto tiene unos costes que a veces no van en el sueldo.

También quiero deciros que representáis una gran parte de la dinamización de nuestro pueblo, porque administráis el ocio que, combinado con elementos culturales, aparece una de las mayores fuentes de ingresos en el conjunto de las potencialidades de Osuna.

Por último destacar que sois grandes promotores de la convivencia y, eso sí que es de agradecer por lo necesario que es. Saludos a todos.

Manuel García Aguilar

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *