Un estudio demuestra

Parejo y Cañero Intermedio fijo

La Universidad politécnica de Massachusets ha publicado un estudio, según el cual, usted es estúpido. Si usted no lo fuera, el estúpido sería yo; y, si ninguno de los dos lo fuéramos, los estúpidos serían los dos siguientes. ¿A qué viene esto? Podría interpelarme algo molesto; aunque, en realidad, usted no tendría razón para molestarse, porque la ciencia es neutra y proclama la verdad, el disgustarse es cosa suya. Lo decía porque un reciente estudio ha demostrado que el 50% de la población es estúpida. Así que o lo es usted o lo soy yo. ¡Menuda situación, querido lector! Esto es como una ruleta rusa de la estulticia –y digo “estulticia” en lugar de “estupidez” para intentar no ser yo el agraciado-. Y no intente desacreditar el estudio. Ya le he dicho que proviene de la Universidad politécnica de Massachusets y, según he podido comprobar, la muestra se ha realizado atendiendo a sexos, edades, nacionalidades, etnias y clases sociales. En su familia, por ejemplo, la mitad serán estúpidos y, si por lo que fuera, su familia fuera enteramente inteligente, otra habría que, para compensar, fuera enteramente estúpida.

Ahora bien, el estudio no se queda ahí e indaga en las causas o consecuencias de la estupidez. Primero respecto al sexo. Si usted es hombre, tiene más probabilidades de ser estúpido, pues el 65 % de los estúpidos son varones. Es margen estrecho para la paridad, pero es. En segundo lugar, la dieta. Se ha demostrado que las personas con una dieta rica en carbohidratos, son más propensas a entrar en el grupo de los estúpidos. Por el contrario, sustancias como el Omega 3 facilitan no sólo el circuito intestinal, sino también el neuronal. Por último, se destaca la importancia de la educación. Una crianza opresiva, necesariamente, perjudica la inteligencia de su hijo, así como los castigos y el aprendizaje por memorización. Eso sí, como decíamos, en el estudio no se aclara cuál es la causa y cuál la consecuencia: de tal forma que no se sabe si el estúpido consume carbohidratos porque es estúpido o es estúpido porque consume carbohidratos.

De cualquier forma, pese a una patente carga genética que los especialistas reconocen, hay, asimismo, maneras de pasar de un grupo a otro. Preferiblemente, suponemos: abandonar las filas de la estupidez para no volver. El cerebro también puede entrenarse y, para ello, disponemos de sudokus, crucigramas y aplicaciones informáticas para dispositivos como la Nintendo DS. Lo importante, el primer paso, es reconocerlo. De ahí la importancia de estudios como éste que nos animan a reaccionar y tomar la vida en volandas. Tu vida depende de ti, ¡actúa! Por eso se agradece que los científicos acaben diciendo que el 30 % de los que lean el estudio, tomarán medidas para dejar la estupidez. Porque ellos, y yo, creen en un mundo en el que, gracias a la ciencia y el trabajo personal, la estupidez sea definitivamente erradicada. Así, amado lector, no nos veremos más en esta peliaguda tesitura donde o usted es estúpido o el estúpido soy yo.  

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Muxu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *