Un dispositivo de inmovilización de pacientes patentado en el Hospital de Osuna llega a otros hospitales

Parejo y Cañero Intermedio fijo

Un novedoso dispositivo de fijación de pacientes encamados inventado y patentado por equipo de profesionales del Hospital La Merced de Osuna, liderado por la enfermera María Dolores Gálvez y jefe de Urgencias de este centro, Antonio Rojas, llegará en las próximas semanas a cinco hospitales públicos de Andalucía: el Hospital de Puerto Real (Cádiz), San Agustín (Linares), Valle de los Pedroches (Pozoblanco) y Punta Europa (Algeciras) .

En concreto, se trata de los cinco primeros prototipos de un dispositivo que entre otras cualidades podrá evitar los deslizamientos en la cama, reducirá la necesidad de otros recursos para mantener la postura, garantizará la postura indicada  por la guías clínicas para evitar la neumonía asociada a ventilación, reduciendo así el riesgo de padecerla.

Estos primeros prototipos han sido entregados a otros centros por el gerente del Área de Gestión Sanitaria de Osuna Miguel Sanz. El dispositivo fue patentado en 2012 y ese mismo año recibió un premio especial por parte de la Sociedad Andaluza de Urgencias y Emergencias (SEMES) en el marco del congreso regional celebrado en Córdoba.

Estos prototipos de inmovilización y fijación ha superado un intenso periodo de prueba que ha durado cuatro meses, mejorando posteriormente su diseño con objeto de que resulte más beneficioso para el paciente. En concreto, 26 personas del Hospital de Osuna han probado este método, especialmente diseñado para la fijación de pacientes que deben permanecer encamados en una determinada postura -de 45 grados- y un estado de incorporación variable según prescripción.

Los autores del dispositivo están pendientes de continuar con el estudio de investigación biomédica en ciencias de la salud en Andalucía, para evaluar los beneficios de la fijación de los pacientes en distintas patologías con este dispositivo.

El procedimiento consiste en que colocar al paciente un braguero con dos argollas laterales y en ellas se fijan unas tirantas que recorren el cuerpo en paralelo hasta unirse al cabecero. A la altura de la cabeza, el sistema incorpora dos almohadillas que fijan el cuello a ambos lados. Con objeto de permitir la realización de las pruebas que sean necesarias. El braguero esta provisto de una cremallera lateral, que permite sondar al paciente facilitando las maniobras de limpieza y vigilancia por el personal sanitario.

Se han mantenido reuniones con  empresas y actualmente varias de estas  se encuentran interesadas en la adquisición de la licencia de explotación del producto. Estas compañías, que están valorando el producto con videos explicativos aportados por los propios artífices del dispositivo, se encargarían tanto de la fabricación como de la comercialización del mismo una vez se hagan con la citada licencia.

El dispositivo que ahora se transfiere a otros centros es fruto del trabajo de un equipo multidisciplinar del servicio de Urgencias del Hospital La Merced, que ha estado trabajando en el desarrollo de varias líneas de investigación, en relación con la seguridad, la accesibilidad y la mejora de la asistencia al paciente dentro de un proyecto para el cuatrienio 2011-2014.

Gracias a este proyecto se desarrolló este dispositivo de inmovilización y fijación de pacientes encamados, que ya ha sido patentado y registrado en la Oficina Nacional de Patentes y Marcas. Siendo esto posible gracias a la colaboración de la Fundación Pública Andaluza para la Gestión de la Investigación en Salud de Sevilla (FISEVI) y de la Oficina de Transferencia Tecnológica del sistema sanitario público andaluz (OTT-SSPA).

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *