Un derby antidepresivo

Unicaja de Málaga y Baloncesto Sevilla se ven las caras en la primera jornada de la segunda vuelta de la Liga Endesa ACB con ambos conjuntos pasando un mal momento. Los boquerones se han quedado sin Copa, mientras que los sevillanos no se alejan de la zona de peligro. El que gane ahogará sus penas, el que pierda seguirá una semana más en la UVI.

Tras media temporada regular realizada, no corren buenos tiempos para el baloncesto andaluz. Después de ganar al Real Madrid en la semifinal de la Supercopa ACB, todo el mundo veía en el Unicaja de Joan Plaza un equipo capaz de codearse con Real Madrid y Barcelona, y al mismo tiempo disputarse con el Valencia y el Laboral Kutxa la etiqueta de gran alternativa. Con el paso de los primeros meses de competición, se ha demostrado que estos pronósticos sobre los malagueños en la ACB eran erróneos y que el conjunto verde ha perdido fuelle esta temporada. Por su lado, el Baloncesto Sevilla no levanta cabeza, y si no fuera por que el Estudiantes y el Guipúzcoa están peor, hablaríamos de que los hombres de Luis Casimiro están cerca de jugar la LEB ORO el próximo año.

Sin Copa del Rey para Málaga

La ausencia en la próxima edición de la Copa del Rey que se juega en menos de un mes ha sido sin duda una de las mayores decepciones que se recuerdan en el equipo cajista. El balance negativo en 17 partidos (8 victorias por 9 derrotas) son consecuencia de un equipo muy desgastado y una demostración de que los refuerzos no han terminado de funcionar. Otro gran factor que ha propiciado este rendimiento mediocre ha sido la falta de un jugador referencia en los momentos claves de muchos partidos. Nedovic, Richard Hendrix o Kuzmisnkas no han asumido el grado de responsabilidad esperado. Finalmente, Joan Plaza opta por rotaciones muy amplias, con la participación de muchos jugadores en los partidos, pero a la vez estos jugadores disponen de menos minutos, cosa que propicia que algunos de ellos no terminen de entrar siempre en el choque.

Los sevillanos borde del abismo

Que el objetivo del Baloncesto Sevilla de esta temporada era la permanencia era evidente, pero tal y como se ha ido desarrollando esta primera vuelta, es también evidente que se podría haber sumado alguna que otra victoria. Con cinco derrotas consecutivas, los de Casimiro viven de las individualidades de Nachbar y Balvin, y la lucha de Pierre Oriola. Otra incertidumbre de cara al partido es si Scott Bamforth, jugador de la Jornada 33 estará disponible para el técnico español, jugador clave y que se perdió el duelo ante el ICL Manresa a última hora. Con un pobre balance de 5 victorias y 12 derrotas, una victoria sería una bombona de oxígeno considerable para encarar mejor la segunda parte de la temporada.

Lee también
Lee también

El Unicaja es favorito

Es toda una incógnita como recibirá el Martín Carpena a sus hombres tras la no clasificación para la Copa del Rey, aunque si algo destaca este club, es el apoyo incondicional de su afición hacia el equipo. El Unicaja es, sobre el papel, mejor equipo que el Baloncesto Sevilla, por lo que es claro favorito de cara al partido, nos lo dice también la cuota de 1.05 de Interwetten referida por Sosapuestas en la sección ACB. No obstante, ha quedado claro que los de Plaza tienen mucho trabajo por delante, y que para ganar necesitan estar concentrados los 40 minutos. El Baloncesto Sevilla sabe que es inferior, y puede utilizar su papel de víctima para intentar dar una sorpresa y un golpe de efecto a su temporada, pero se antoja complicado.

Scott Bamforth, jugador de la Jornada 33

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2023 COPYRIGHT EL PESPUNTE. ISSN: 2174-6931
El Pespunte Media S.L. - B56740004
Avda. de la Constitución, 15, 1ª planta, Of. 1
41640 Osuna (Sevilla)