Un aceite único de Osuna, que ha entrado en el olimpo de los 100 mejores Vírgenes Extra de España

El Tesoro del olivar salvaje

Parejo y Cañero Intermedio fijo
Se trata de un aceite de oliva virgen extra desconocido en España hasta hace bien poco: la empresa Oleico Pallarés ubicada en Osuna (Sevilla)  se ha diferenciado del resto de aceites del mercado actual su marca ¨Herriza de La Lobilla¨ por producir un aceite de oliva procedente exclusivamente de olivos centenarios y algunos milenarios, de las variedades Lechín y el desconocido, para muchos, Acebuche.

Herriza de la Lobilla nace, como marca,  del esfuerzo de la familia Pallarés. La empresa fue fundada en 2019, y a pesar de su juventud, ya ha cosechado premios y reconocimientos a nivel nacional, el último ha sido en este més de Marzo de 2021 siendo nombrado por segundo año consecutivo 8º mejor Aceite de Oliva Virgen Extra de la Comunidad de Andalucía elaborado por un productor, otorgado por la Escuela Superior del Aceite de Oliva.

Han sido también incluidos en la guía más prestigiosa y selecta de los aceites españoles, la ¨Guía Iberoleum¨ donde únicamente se encuentra el TOP 100 de los mejores Vírgenes Extra de España. Obteniendo 85 puntos sobre 100  de la mano de los mejores catadores a nivel mundial.

 El resultado de esta apuesta es una calidad del aceite inusitada y un sabor único que ha diferenciado en muy poco tiempo esta marca ursaonesa del resto de aceites virgen extra.

Si este es el secreto de un ascenso vertiginoso, la tirada limitada de botellas numeradas a mano y las características nutricionales del aceite han hecho el resto. Un ejemplo de ello es  la acidez, únicamente 0,1 o su poderoso contenido en vitamina E. Pero la gran diferencia está en su alto contenido en polifenoles (tres veces más que cualquier variedad de Virgen Extra)

De hecho este año ha tenido un total de 1080 mg/kg de polifenoles totales, eso es un explosión de salud y vida y lo hacen ser uno de los AOVEs con mayor numero de polifenoles del mundo. 

Esto se debe gracias a las beneficios de la acebuchina, que ya en tiempos de los romanos, era un aceite exclusivamente reservado (por sus increíbles beneficios) para uso y disfrute de los emperadores romanos..

La recolección temprana de las aceitunas es llevada a cabo a mano, mediante ordeño, durante la primera luna llena del més de Octubre, preservando así las temperaturas, que tanto influyen en la elaboración de un Virgen Extra de autor. Siguen por tanto, las tradiciones ancestrales de los olivicultores romanos de la bética, que ya recolectaban las aceitunas con luna llena  para asegurarse de que las altas temperaturas del día no influyeran en la calidad del aceite obtenido.

 Los campos de Herriza de la Lobilla están situados en la Sierra Sur de Sevilla, en plena campiña de Osuna. Su nombre es tomado por el cerro pedregoso que hay en el epicentro de la finca. Una cumbre, donde encontramos plantas que soportan mucho calor y viento, como lentiscos, lavanda, brezos, jaras, romero, tomillo, hinojos. etc…y algunas con aceite para protegerse del calor, como el acebuche. La herriza desborda vida, un pequeño ecosistema cobijado por la sombra de estos acebuches, algunos de ellos milenarios, que hacen de aquel paraje un lugar indómito en el que sentirte en comunión con la naturaleza. Según cuenta la leyenda de los lugareños de Osuna, alrededor de las años 30 del Siglo pasado, en aquella herriza se vio por última vez la figura de la última loba, y desde entonces es comúnmente conocido aquel cerro, como ¨Herriza de la Lobilla¨. 

Se trata, por tanto, de un aceite muy raro y exclusivo del cual se produce un número muy limitado de botellas cada año. Más que ecológico, salvaje. Un AOVE de frutado verde, cosechado a mano durante la primera luna llena de Octubre. Se presenta en una botella exclusiva de Edición Limitada Numera a mano, vestida por un estuche completamente personalizado diseñado para este AOVE único cuya producción depende cada año de la climatología y la tierra.

Con el packagin de Edición Limitada Numeradas a mano, solo se hacen 400 unidades por campaña.

Como un vino reserva de producción exclusiva, este aceite aúna una selección de árboles monumentales única y unas existencias limitadas del producto para paladares selectos, que se cuentan por bastantes miles.

El aceite de oliva Herriza de La Lobilla ha atraído la atención de los ciudadanos que lo han probado, así como de restaurantes selectos y tiendas gourmet de todo el mundo, siendo casi el 90% de su producción exportada a países como Japón, Inglaterra, Suiza o Irlanda.

Podríamos hablar de su magnífico sabor y aroma. De color verde dorado y brillante, en nariz resulta un aceite muy fresco, aroma a aceituna verdehoja de olivo y tonos de manzana, e incluido hierbas aromáticas. En boca tiene una entrada potente, sin igual, notándose desde primera hora el amargo que le confiere el acebuche, de paso muy largo y muy verde. Se marca con especial violencia el picante, un picante que llega y se mantiene con una persistencia larga y gran astringencia de ayoza (almendra verde). 

Sin duda resulta un AOVE bastante complejo, único y majestuoso.

Más allá de satisfacer al degustador sibarita, lo excepcional de este aceite radica, más incluso que en el gusto diferenciado, en los beneficios que aporta a nuestro organismo:

  •  Gran poder antioxidante: La alta presencia de polifenoles y antioxidantes naturales reduce hasta en un 41% el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y en un 9% la probabilidad de tener un problema cardíaco.
  • Reduce el colesterol: Es importante saber que este producto contiene ácido oleico, una sustancia que ayuda a disminuir los niveles de colesterol LDL y aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL), al tiempo que regula la presión arterial y la sensibilidad a la insulina.
  •  Reduce el riesgo de padecer diabetes: Varios estudios han confirmado que el aceite de oliva virgen extra mejora de forma notable la sensibilidad a la insulina, reduciendo así el riesgo de sufrir diabetes tipo II y protegiendo de la inflamación de los vasos sanguíneos.
  • Reduce el riesgo de sufrir Alzhéimer: Según los resultados aportados en un estudio realizado con ratones, una sustancia presente en este alimento elimina las placas beta-amiloides, que se acumulan en el cerebro y aumentan el riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer.
  • Posee propiedades antienvejecimiento: Mantiene la piel hidratada, suaviza las arrugas y las líneas de expresión y proporciona brillo a la piel.
  • Cuida el aparato digestivo: El aceite de oliva virgen extra, al ser un ingrediente 100% natural cuida la salud del aparato digestivo, y actúa como escudo protector ante determinadas enfermedades como la gastritis.

Conozcamos con más detalle dónde y en qué condiciones se produce el aclamado aceite de oliva virgen extra ¨Herriza de la Lobilla¨ que ha pulverizado los estándares de calidad:

La primera pregunta que deberíamos hacernos es – ¿Qué determina la calidad de un aceite de oliva virgen Extra? En general, no se puede señalar un solo factor crucial, pero ciertamente podemos identificar un grupo de factores importantes.

La ubicación geográfica –es decir, el terreno – es quizás uno de los factores más importantes en ese sentido.

Las aceitunas de Herriza de la Lobilla crecen en un lugar verdaderamente especial. Para producir su tan demandado aceite, hacen un Coupage de variedades muy poco comunes en el panorama de caldos oleicos. Utilizan  el “Lechín” y  algo inaudito “Acebuche” o también llamado ¨Olivo Salvaje¨.

Por un lado tenemos los lechines centenarios, tan aclamados en el pasado por la altísima calidad de sus zumos. Variedad tradicional que poco a poco están desapareciendo en pos de las nuevas formas de cultivo mecanizadas. Por el otro, tenemos el acebuche, de tan poco rendimiento graso que para muchos no merece la pena. Creciendo salvaje en la herriza, hacen una labor complicada tanto  su recolección como la obtención de su tan preciado oro líquido.

A partir de estas variedades autóctonas tan peculiares se hace todo un proceso de producción que se lleva a cabo sin utilizar ningún producto químico ni tampoco ningún fertilizante artificial, de manera que no se produce ninguna contaminación del medio ambiente ni del paraje natural. Su extracción es en frío con temperatura de la masa a 21º. Sin adición de agua.

La Campiña de Osuna, es el suelo perfecto para el crecimiento del olivo. Prueba de ello, es que en esta zona han crecido olivos durante miles de años y se ha producido aceite desde la presencia íbera en la zona.

El magnífico oro líquido que se obtiene  de este Coupage de acebuches y lechines centenarios, son un buen ejemplo de ello.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…