Telegrama

Parejo y Cañero Intermedio fijo

(Dactilógrafo. De Benedetti)

 

La infancia es un privilegio de la vejez.

No sé por qué la recuerdo hoy

con más claridad que nunca.

Mario Benedetti.

 

a mi amiga Silvia Romero,

escenógrafa y lectora.

 

Madrid diez del mes julio

mi infancia era blanca y olía a noche mojada

de una blancura limpia y libre

señor presidente en este telegrama su tiempo es oro

yo descubrí del amor en los libros

leyendo mañanas tardes noches

y del valor de la palabra lealtad

mucho antes de cerrar los ojos

le hago llegar un par de opiniones propias disculpe mi atrevimiento

ya había yo comenzado a soñar

pues al ser obediente aplicado

esperaba al final del libro

para leer la última página

mi papá entraba con su pasito corto

su olor desprendía diezhoras servicio sindescanso

encendía la luz y qué tal en la escuela

el Ministerio de Sanidad nos anuncia que

o estás con nosotros o ahí te quedas

y tras marcharse reanudaba mis sueños

y aguantaba en pie hasta el decimoquinto asalto

y desayunaba con el señor Holmes exponiéndole mi problema

y la sombra del castillo de If iba quedándose atrás atrás

mientras en mi boca tan solo existía el nombre de Mercedes

sin embargo y pese a todo

ustedes también tienen un corazón bajo la camisa ministerial

y todo aquel mar era azul y dorado

y el miedo un gigante de un solo ojo

la segunda opinión escueta breve

era tan blanca tan libre la noche

sintiéndonos dueños amos de la calle

hasta altas horas de la madrugada

con nuestros juegos del pañuelo y el esconder

contaban hasta veinte y todo el mundo a esconderse

los mineros no piden caridad ni clemencia

apostábamos quien sería descubierto primero

y nuestros nombres nunca salían a relucir

tan sólo que se cumpla lo acordado

ya que quedaban conmovidos ante nuestras caricias

al refugiarte conmigo en el silencio de mi escondite

mi infancia era blanca y olía a noche mojada

muy señor mío ya lo dijeron otros y aquí no hay disculpas

a hierbabuena y a siesta

usted está para el pueblo no viceversa

a romero y amaneceres

saludamos a usted atentamente

y a descubrir el valor de las palabras.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *