Tarde de silencio hoy en las Ventas con un bravo toro de Julio de la Puerta

Este es el titular que podíamos encontrar esta mañana todos los aficionados a la tauromaquia en cualquiera de las publicaciones taurinas de carácter nacional.

Los cuatro animales que pasaron el reconocimiento de Julio de la Puerta tuvieron todos cierto interés. Los cuatro fueron cinqueños, desiguales de presentación aunque serios por delante y de juego variado. Desde el manejable y noble segundo, pasando por el encastado cuarto y el enclasado aunque justito de fuerzas que hizo quinto, para llegar al gran tercero.El tercero se llamaba Cortijero y se tapó por la cara. En el inicio, repitió con codicia y pies en el capote de Torres Jerez, que lució a la verónica y remató con una gran media. En el caballo el toro de Julio de la Puerta se arrancó con alegría y empujó con fijeza y abajo en el primer puyazo, por cierto lamentablemente colocado en la paletilla. En el segundo volvió a empujar el toro. Gran pelea en el caballo, pelea de toro bravo. El toro repitió con codicia en la muleta humillando, encastado y con las complicaciones propias de la casta. Torres Jerez no se confió nunca, el viento molestó mucho y, si ante un toro así no tienes mando sobre los trastos, las cosas se complican; tampoco anduvo fino con los aceros y finalmente el toro recibió una merecida ovación.

Nuestro ganadero puede estar satisfecho con una nueva participación en el coso de la capital y con el resultado mostrado por sus astados.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Clic hacia arriba