Aulas

Cuando era estudiante de filología, allá por los años ochenta, iba a clase a la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla, edificio de inacabables pasillos con capacidad para albergar tres facultades universitarias. Allí, subiendo y bajando escaleras monumentales y abriendo y cerrando pesadas puertas, pasé años maravillosos, de aprendizaje continuo.

Continuar Leyendo

Sobre ‘descubriciones’

Esta semana ha salido a la luz una de esas joyas que merodean por el divertido territorio tiktokero. En el vídeo aparecen Judith y Javi, una pareja de hermanos, amigos o novios de los que acostumbran a pulular por estos lares; caras de plástico, sonrisas del chino y filtros bronceadores. Judith, que es la que hace las veces de portavoz y lleva la voz cantante, explica aparentemente ilusionada la “descubrición” del joven Javi, que se limita a sonreír orgulloso mientras mueve su tupé.

Continuar Leyendo

Desde mi calle – Empacho

Lo primero que me dijo Gaelia cuando la vi en este enero, es que estaba empachada. Me pareció curioso que usara esa palabra un poco caduca y le pregunté de dónde la había sacado. La he oído estos días, me respondió. El periodista Iñaki Gabilondo ha dejado su columna de opinión diaria en la Cadena Ser, porque está empachado. Y es que es así como nos sentimos muchos.

Continuar Leyendo

Lo que cae del cielo

Todo lo que cae del cielo acaba por ser noticia. Miramos para arriba e invocamos algún extraño conjuro, suspiramos como si alguien que habita en las nubes nos estuviera escuchando, maldecimos con la barbilla alta, lloramos con ella en el pecho. Lo mismo al agradecer, los dedos señalan el techo de nuestro mundo, sonreímos siempre hacia lo alto. No buscamos explicaciones, nos resignamos a no creer en nosotros, a pensar que nuestros aciertos son fortuna y nuestras miserias, obstáculos. Siempre miramos arriba porque nosotros estamos abajo.

Continuar Leyendo

La calle de la normalidad

Hay cosas tan normales que no pueden ser aburridas, caminos insólitos que al recorrerlos tan deprisa acaban cansando. Todos llegamos los primeros a conocernos, todos nos quedamos hasta el final cuando nos quedamos solos. A veces nos traicionamos y dejamos nuestra integridad en manos de otras personas, del azar o del sueño. Dormimos para no pensar, o acaso para no hacerlo con los ojos abiertos, tenemos amigos para trapichear con los sentimientos, los tuyos por los míos, los míos por los tuyos, confiamos en el azar cuando los deseos rozan lo imposible, cuando los clavos en vez de arder enfrían, y el único poste al que aferrarse es el de la caprichosa fortuna y sus inexplicables chispazos. 

Continuar Leyendo

Aroma Osuna

El aroma de Osuna resume todo el de Andalucía. Pasear por sus calles es tener delante la historia de nuestra tierra sureña. Se sabe que vas caminando por un pueblo del Sur porque la imagen está impregnada de un aire mágico, como la de un sueño bonito y elegante igual que la impronta de sus casas y palacios, y sencillo como la blancura de la cal combinada con la piedra amarilla ocre de sus canteras.

Continuar Leyendo