Silos: renovación y vanguardia

Los silos vuelven a estar de moda. La remodelación y reutilización de estos espacios, obsoletos en muchos casos, está siendo protagonista de muchos proyectos en ayuntamientos españoles.Cuatro años después de la creación del Servicio Nacional de Trigo, allá por 1937, se puso en marcha la Red Nacional de Silos y Graneros, que guardaba el fin de recoger el trigo en las zonas productoras. Ya en 1944 se completaron las primeras obras de un proyecto que finalizó con 672 silos y 277 graneros, y tan solo medio siglo después estas construcciones suponían un conjunto de edificios anticuados y sin uso aparente.

Ante esta situación, los ayuntamientos de muchos pueblos han ido elaborando proyectos alrededor de sus silos dando lugar a iniciativas muy interesantes que reactivan por completo la vida del edificio. A continuación mostramos una serie de ejemplos:

Phone House
  • Silo de Morón de la Frontera (Sevilla): este antiguo silo ha pasado de ser destinado a albergar un parque de bomberos a ser el centro del proyecto para la creación de un Centro para la Acogida de animales domésticos, gestión, difusión y concienciación de la naturaleza y vida animal. Al serle concedido un espacio en el polígono «Juan Macho» para el parque de bomberos, el Consistorio moronense decidió destinar el silo a este proyecto social.

 

  •  Silo de Fuentes de Andalucía (Sevilla): no hace aún un año de la inauguración del Silo – Mirador de la Campiña en Fuentes de Andalucía. Ha sido el primer silo de España reutilizado con un fin cultural, aprovechando las vistas que ofrece, y asentándolo como ubicación para la celebración de eventos culturales y sala de exposiciones. También dispone de una sala multifuncional para albergar actividades deportivas  y teatro, sala de reuniones, zona de juegos y relajación, recursos informáticos y el área de juventud del ayuntamiento, que funcionará como espacio consultivo sobre becas, formación, cursos, carné joven, etc. 

 

  •  Silo de Pozoblanco (Córdoba): el edificio levantado por el Servicio Nacional de Trigo a mediados del siglo XX sufrió una completa remodelación hasta ser un teatro moderno inaugurado en 2006. «El resultado es un conjunto articulado en tres volúmenes principales donde la torre, con una fuerte carga representativa, actúa como contrapunto vertical a la evidente horizontalidad del resto de los volúmenes donde se integran la impresionante sala de espectadores, el escenario, los espacios técnicos…» así presenta el Ayuntamiento de Pozoblanco su exitoso proyecto.

 

  •  Silo de Chillarón de Cuenca (Cuenca): dos años han pasado prácticamente desde que el club ARA (Aire, Roca, Agua), en colaboración con el Ayuntamiento de Chillarón, habilitaran en el silo del pueblo un circuito TPV (Técnicos de Progresión Vertical en Espeleología). Alberto Orozco Cotillas, secretario del club y vocal de la comisión de técnica y competición en la Federación de Espeleología, comenta cómo de casualidad surgió la idea de usar el silo para recrear una localización segura para la práctica de espeleología y barranquismo con principiantes. Así, cuando vez se enfrentaran a situaciones reales, tendrían una mayor preparación y técnicas más asimiladas. Además, la infraestructura se ajusta perfectamente a lo que necesitan para la práctica de dicho deporte. 

 

  •  Silos de Calzada de Calatrava, Corral, La Solana, Manzanares y Malagón, entre otros (Ciudad Real): englobados todos en el proyecto ‘Titanes’, en el que la Diputación Provincial de Ciudad Real se ha volcado para dar una nueva vida a estos edificios abandonados. Ahora, en vez de estructuras antiguas y deterioradas, se pueden apreciar inmensas paredes hechas murales que han servido como lienzo a artistas internacionales. En ‘Titanes’ han completado también una importante labor social con la participación de personas con diversas discapacidades. Además de este ejercicio de integración, algunos de los silos, como los de Manzanares, han recobrado la vida para ser empleados como espacios de interés turístico. El grafitero Okuda y su equipo Ink and Movement están también detrás del proyecto.

Comentarios

AUTOR