Leyendo ahora
El secretario de Estado de Transporte convoca a la alcaldesa de Osuna a una reunión sobre la nueva variante de Aguadulce

El secretario de Estado de Transporte convoca a la alcaldesa de Osuna a una reunión sobre la nueva variante de Aguadulce

También están convocados la consejera de Infraestructuras de la Junta de Andalucía y los alcaldes de Pedrera, Arahal y Marchena

El secretario de Estado de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, Pedro Saura, ha convocado a la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, Marifrán Carazo, y los alcaldes de Osuna, Pedrera, Arahal y Marchena, a una reunión fijada para el 25 de febrero y destinada a desbloquear la cesión del tramo de la plataforma del Eje Transversal de Andalucía donde fue construida a nueva variante ferroviaria de Aguadulce, para poner en uso la misma y restituir el tráfico de trenes entre Osuna y Pedrera.

Según informa la Delegación del Gobierno central en Andalucía, al encuentro asistirán además la nueva responsable de dicho departamento, Sandra García, y representantes de ADIF, toda vez que para dicha cesión, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) remitió a la Junta su última propuesta de convenio el pasado 27 de enero, reconociendo la transmisión onerosa de los terrenos y planteando «un mecanismo razonable para su valoración y pago», y recientemente la Consejería de Fomento remitía al Ministerio su nueva proposición al respecto.

En dicha propuesta, según la Consejería, se indica que «con independencia de la tramitación de la transmisión de la titularidad de los terrenos» del eje transversal en los que ADIF construyó la nueva variante, ambas administraciones se comprometen a «procurar que cuanto antes se pueda poner en servicio el referido tramo» de vía ferroviaria. Igualmente, se establece el procedimiento de tasación y valoración de los terrenos que forman parte de este tramo de 9,4 kilómetros del Eje Ferroviario Transversal, al objeto de proceder a su enajenación a favor de ADIF libre de cargas y gravámenes, para su integración en la Red Ferroviaria de Interés General a cambio de «una contraprestación económica» a la Agencia de Obra Pública de Andalucía.

Todo gira en torno a la situación suscitada después de que en octubre de 2018, las fuertes precipitaciones derribasen el puente ferroviario que cruzaba el río Blanco en el término municipal de Aguadulce, extremo por el cual quedó interrumpida la conexión por tren entre Pedrera y Osuna, actualmente cubierto mediante transbordos en autobús.

La situación llevó al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), dependiente del Ministerio de Fomento, a realizar el montaje de la nueva vía, la denominada variante ferroviaria de Aguadulce, aprovechando la plataforma del Eje Transversal de Andalucía promovida tiempo atrás por la Junta de Andalucía.

Y aunque tales obras finalizaron en abril de 2018, la entrada en servicio de la vía y la restitución de la conexión por tren entre dicha localidad y Osuna están aún a la espera de que el Estado y la Junta firmen un convenio gracias al cual este tramo de unos diez kilómetros se incorpore a la Red Ferroviaria del Estado, requisito administrativo previo a la reanudación de las operaciones ferroviarias.

Lee también

Durante las conversaciones entre el Estado y el actual Gobierno andaluz de PP y Cs para alcanzar un acuerdo que materialice la cesión de dicho tramo de vía desde la administración autonómica a la estatal, la Junta habría propuesto alternativas como que el Estado se hiciese cargo de la planeada conexión por tren de Cercanías entre la estación ferroviaria de Santa Justa y el aeropuerto hispalense, extremo finalmente descartado.

El Gobierno central, en ese sentido, se mostraba dispuesto a una compensación económica a la Junta de Andalucía por la cesión de dicho tramo de vía, apostando después el Ejecutivo andaluz por un «protocolo urgente» previo al un convenio de cesión como tal, para acelerar la reanudación de la circulación de trenes entre Pedrera y Osuna.

No obstante, el Gobierno central avisaba de su lado de que la fórmula de protocolo propuesta por la Consejería andaluza de Fomento «impide la cesión de la titularidad» de la vía, extremo «necesario» para su integración efectiva en la Red Ferroviaria de Interés General.