Se descubren fotografías inéditas de la Virgen del Mayor Dolor de Osuna

Parejo y Cañero Intermedio fijo

A menos de una semana para la celebración de la Semana Santa, los cofrades ursaonenses andamos inmersos en una Cuaresma en la que se debe compaginar el intento de mejorar nuestras vidas cristianas con los cultos a Jesús y a la Santísima Virgen, más los preparativos de cara a las estaciones de penitencia. El Pespunte vive todo el año la Semana Santa y el acontecer de las hermandades penitenciales y gloriosas.

Especialmente en estos días, incrementamos esta labor con la aportación que El Pespunte ha recibido de dos interesantísimas e inéditas fotografías, muy bien conservadas por parte de Almudena González Reyes, nuestra redactora de la sección cofrade. En ellas aparece la imagen de María Santísima del Mayor Dolor, de la Hermandad del Santo Cristo de la Paz, con un aspecto muy diferente al actual pero con una belleza inigualable. Estas fotografías ofrecen una gran información para conocer, no sólo cómo procesionaba la Virgen del Mayor Dolor en años pasados, sino también la evolución de la estética de nuestra Semana Santa en general.

María Santísima del Mayor Dolor se muestra sobre su trono procesional. Éste es de forma casi cuadrada y se observa, con gran nitidez, cómo era portado en su interior por dos trabajaderas longitudinales. Bajo ellas, se colocaban los costaleros apoyando el peso sobre un solo hombro. Para suavizar dicho peso, se utilizaban unas almohadillas (como en la actualidad), tal y como se ve en la trabajadera central. El único elemento de cierto interés en el trono es la peana. Puede que se trate de la realizada por el carpintero y hermano de la corporación Aurelio Bueno en 19171. Su planta ocupa gran parte del espacio del trono. Tiene forma abombada y se decora con sencillas hojarascas, guirnaldas y cabezas de ángeles aladas, seguramente doradas sobre un fondo de color claro. De un ángulo sube un escueto candelero con tres brazos.

Por otra parte, la Virgen ya luce el magnífico manto morado estrenado en 1917. Su diseño corresponde al Arcipreste Francisco Javier Govantes, párroco de Consolación, y la ejecución a las religiosas clarisas dirigidas por la abadesa Sor Carmen de la Santísima Trinidad. Fue bordado en hilo de plata dorado y sedas de colores. En la fotografía se distinguen los cuatro ángeles en las vistas frontales con filatelias en las que se leen las citas: attendite et videte / si est dolor / sicut dolor / meus, “Mirad si hay dolor como mi dolor”, tomadas de las Lamentaciones de Jeremías I.12, muy apropiada por la advocación de la Virgen de la Hermandad de la Paz. También se observa el rico encaje que lo remataba, hoy desaparecido. En 1925, se estrenó una saya bordada por las monjas clarisas y costeada por su camarera Teresa Puerta de Oriol2. Puede que corresponda con la que aparece en la fotografía. Está ejecutada sobre un soporte de color claro, seguramente raso blanco, y destaca el anagrama del Ave María en su parte inferior. Esta prenda no se identifica con ninguna de las sayas actuales que posee el ajuar de la Virgen.

Entre los atributos de la imagen, aparece un sencillo puñal en su pecho y la corona. Dicha corona es la de Nuestra Señora de Consolación, que actualmente usa en el camarín, de metal plateado y fechada a finales del siglo XIX. Aún no había estrenado la magnífica diadema de plata, obra del orfebre Manuel Román Seco en 1949. En los años de la reorganización de la Hermandad de la Paz, la Patrona de Osuna formaba parte de ella, de ahí el intercambio de la presea.

Una vez detallados e identificados los elementos que aparecen en la fotografía, es necesario ponerlos en relación. En ella vemos el tipo de trono usado por las hermandades penitenciales en la celebración de la Semana Santa de Osuna hasta comienzos de la década de los 60 del siglo XX. Son tronos de reducidas proporciones, cargadas en su interior por un solo hombro y sobre el que se colocaba la imagen devocional, ya fuese cristífera o mariana. Por tanto, no existía la distinción actual entre pasos de Cristo y pasos de palio. En concreto, para vestir a las imágenes de la Virgen se usaban sayas desde el cuello al suelo, no faldas desde la cintura, y se ceñían a la cintura con un largo cíngulo cuyas vueltas caían encima. El rostro se enmarcaba con un sencillo rostrillo, con una o dos vueltas de encaje.

La iconografía de María Santísima del Mayor Dolor, en concreto, la muestra en una postura única entre las dolorosas ursaonenses al colocar sus manos, una sobre otra, sobre el pecho. Este ademán es delicadísimo, como intentando aguantar el Mayor Dolor que atraviesa su corazón. Sin embargo, la belleza de su rostro no se quebranta y su pena se traduce en una mirada baja y la boca entreabierta. Si esta Virgen no tuviera lágrimas, no sabríamos distinguir si dicha postura responde a la alegría por la encarnación de su hijo Jesús tras decir al Ángel o, como es el caso, al aguante de sus dolores al pie de la Cruz. “María, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón”, del Evangelio de San Lucas 2, 51. Este es el misterio que representa la imagen de María Santísima del Mayor Dolor en la fotografía.

Estas bellísimas instantáneas guardan muchos detalles más que, por ahora, no sabemos descifrar con seguridad. El hecho de que el trono aparezca sin caídas o faldones y el candelero sin velas, hace pensar que estuviese a medio montar. Por otra parte, la fotografía recoge un marco arquitectónico donde aparece un arco de medio punto sostenido por gruesas columnas de orden toscano. Las iglesias de Osuna no tienen este tipo de elemento sustentante. Sin embargo, sí los hay en los claustros, en concreto nos han sugerido que podría tratarse del antiguo convento franciscano de Madre de Dios, es decir, los que actualmente constituyen la plaza de abastos. Pero ¿qué haría el trono de María Santísima del Mayor Dolor en los claustros franciscanos entre los años 20 y 40 del pasado siglo?

Antonio Morón Carmona

1 ARCHIVO HERMANDAD CRISTO DE LA PAZ. Mayordomía, cuentas del manto, 1915-1942, f. 1 r.

2 El Paleto, 1072, 8 de Abril de 1925.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *