Qualy Servicios y Formación consigue la certificación ISO 9001

La Casona de Calderón
  • La ISO (International Standarization Organization) es la norma en la que se basa el Sistema de Gestión de Calidad, que vela por la mejora de la calidad de los productos y servicios de las empresas
  • Cabe destacar que estas normas se cumplen de forma voluntaria ya que la ISO, siendo una entidad no gubernamental, no cuenta con la autoridad para exigir su cumplimiento

La empresa Qualy Servicios y Formación, con sede social en Osuna, ha conseguido la certificación ISO 9001.

Qualy es una empresa compuesta por un grupo de profesionales procedentes de empresas del sector de la formación, la administración de empresas, construcción, proyectos técnicos, licitaciones, agricultura y comunicación.

Esta empresa ursaonense con vocación autonómica y nacional se planteó el reto de construir una empresa que cumpliese con las exigencias de la formación y servicios demandados por las empresas, particulares y colectivos con necesidades, con la intención de satisfacer las demandas bajo los pilares de la calidad, celeridad, eficacia, eficiencia y ética.

El mismo año que nació Qualy Servicios y Formación (2015), la ISO fue objeto de revisión y actualización para adaptarse a los cambios sufridos en el mundo empresarial. Su fin siguió siendo el mismo, pero pasó a dar un grado más de valor a los procesos, haciendo especial énfasis sobre la planificación. También se consiguió integrar el pensamiento basado en riesgos, asegurando un esfuerzo mayor en términos de prevención así como en el aprovechamiento de oportunidades, y, por último, implementar el Ciclo PDCA, (PHVA ーPlanificar, Hacer, Verificar, Actuarー en español) como metodología para que todo tipo de proyecto o proceso se desarrolle con la seguridad de un abastecimiento de recursos óptimo y la gestión adecuada.

Actualmente, la ISO 9001 tiene una importancia vital para las PYMEs, ya que permite de forma rápida y segura demostrar su capacidad para cumplir con las necesidades de sus clientes. Este modelo, que en un principio fue utilizado y demandado únicamente por grandes empresas industriales, ha evolucionado hasta adaptarse a las necesidades de todo tipo de compañías.

De esta forma, la ISO 9001 pasa a ser un sello que facilita a la empresa certificar sus esfuerzos de cara a los clientes y ganar así en confianza y fiabilidad. Esta es una dinámica creciente en las pequeñas y medianas empresas, cada vez más preocupadas no sólo de hacer las cosas bien, sino de comunicar que las hacen.

Además de los beneficios de imagen que trae la ISO 9001, la aplicación de esta norma repercute positivamente en las empresas mejorando la organización, la integración de procesos y, por tanto, la reducción de costes. Por otro lado, promueve una cultura de mejora continua y de participación por igual en el día a día. Nadie mejor que las personas que conviven con el producto/servicio para identificar las áreas en las que puede mejorar la empresa.

Comentarios

AUTOR