Por qué

La Casona de Calderón
Es lo primero que me viene a la cabeza cuando me siento delante del ordenador, abro un documento en blanco en el procesador de textos, y me propongo escribir mi primera columna para la nueva edición digital de “El Pespunte”. Además, tengo el convencimiento que a lo largo de este nuevo proyecto que me ocupa no será la primera vez que me haga esta pregunta.

Y la verdad es que se me ocurren varias respuestas. Quizás sea por mi frustrada y pocas veces confesada vocación periodística, que me ha llevado a colaborar puntualmente con “El Pespunte”: como redactor en la edición digital en ocasiones; como columnista en la edición impresa, con un artículo mensual sobre otra de mis aficiones, el pádel; e incluso atreviéndome con algún que otro artículo de opinión. Llegué a probar con la radio, que me enamoró aún más desde dentro de lo que me tenía desde fuera, en un programa con mi amigo Ángel Segura, y la verdad es que no me importaría repetir si hay ocasión, pero como cantaban los Golpes Bajos, son malos tiempos para la lírica.

Tal vez porque me ilusionan los retos -menudo se presenta este- y hacer cosas nuevas, y porque a veces pienso poco la respuesta cuando me proponen uno. Alguna vez me han recomendado que me centre, que no pretenda abarcar demasiado, que no sea tan osado; pero soy así, me gustan los charcos, y en cuanto veo uno me tiro a él de cabeza como un guarro. Prefiero hacer las cosas y equivocarme antes que arrepentirme por no haberlo intentado.

A lo peor es una vanidad mal disimulada, que hace que me sienta bien cuando me siento observado. Vete tú a saber. Seguro que a algunas de las personas que lean estas líneas se les ocurrirán otros motivos, y no les faltará razón.

Pero entre todas las razones que me llevan a embarcarme en esta aventura, probablemente la de más peso sea que se trata de colaborar con la que quizás sea la iniciativa cultural y social más importante de nuestro pueblo de los últimos años. Un proyecto informativo que cumple cinco años como periódico digital, con más de un millón y cuarto de visitas a su página web, a lo largo de los cuales ha conseguido sacar a la calle durante año y pico una edición mensual en papel y poner en marcha una radio cultural. Y todo ello de una forma totalmente desinteresada, por unos niñatos barbilampiños, como he escuchado en alguna ocasión, a los que les gusta tremendamente su pueblo y el mundo de la comunicación. Que se han hecho cosas mal, por supuesto, pero más importante es lo que se ha hecho.

Así que aquí estoy, no sin muchas dudas acerca de mi capacidad para esta tarea, y aquí me podréis encontrar al menos una vez al mes con algo nuevo. Opiniones personales sobre temas de actualidad, principalmente locales, aunque también de ámbito nacional o internacional (ya he dicho que soy muy atrevido). De todo un poco, y también como no para hablar de otra de mis pasiones, la política. Así que como hacían los geniales Tip y Coll, me despido hasta la próxima: la semana que viene… hablaremos del Gobierno.

Comentarios

AUTOR

2 comments

  1. Amigo Carlos: te animo en este nuevo reto, ya que espero mucho de tus columnas en El Pespunte , estoy seguro que con ellas disfrutaremos y sobretodo nos enriqueceremos todos intelectual y humanamente, se entiende. Un afectuoso saludo . Pepe Luque.

  2. Carlos, al hilo del título de tu columna:¿Y por qué no?.¿Por qué no vamos a tener todos los que de alguna manera tenemos pensamientos e ideologías comunes a la tuya a disfrutar literariamente de ellas y compartirlas con todo aquel que se precie?. CLARO QUE SÍ!!!. Como oí en cierta ocasión, no hay mejor collar para una madre que el abrazo de un hijo, y en este caso, no solo para los que ya vamos a nuestra Osuna de visita (aunque frecuentemente) sino tambien para los que viven en ella, es un verdadero placer recibir este “abrazo” que nos brindas ya desde hace tiempo en el Pespunte. Un abrazo. Marco Ant. Lobo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *