TASA INCIDENCIA COVID (población de 60 o más años) OSUNA 470,8. | Aguadulce 0,0 | Algámitas 1.744,2 | Badolatosa 154,6 | Cañada Rosal 256,1 | Casariche 0,0 | Corrales (Los) 0,0 | Écija 306,8 | El Rubio 226,8 | El Saucejo 616,2 | Estepa 186,2 | Fuentes de Andalucía 0,0 | Gilena 223,2 | Herrera 320,7 | Lantejuela 0,0 | La Luisiana 91,0 | La Puebla de Cazalla 547,3 | La Roda de Andalucía 1.146,1 | Lora de Estepa 0,0 | Marchena 176,3 | Marinaleda 0,0 | Martín de la Jara 152,0 | Osuna 470,8 | Pedrera 0,0 | Villanueva de San Juan 0,0 | (Actualizado 08/06/2022 a las 10:55 h.)

Patrias de ayer y hoy

Me dice Gaelia que su patria va cambiando conforme pasa el tiempo. Cuando era mucho más joven, las respuestas a las preguntas más elementales de la existencia venían dadas en los libros de la Formación del Espíritu Nacional. Entonces no debías pensar mucho. Bastaba con que siguieras el dogma aprendido de algunos mayores, para no meterte en líos. La Patria y la Iglesia eran las madres de los desfavorecidos. Daban la seguridad que se necesitaba para sobrevivir.

El domingo pasado, en la columna de Javier Cercas en El País Semanal, vi reflejado lo que en los últimos años pienso acerca de mi patria; no es un territorio dibujado en un mapa, es el lugar de donde vengo, el lugar vivido, las personas que me acompañaron, la gastronomía que heredé, mis amigos, amigas y, sobre todo, mi familia. La familia que vive, la que me dejó y, quién sabe, la que vendrá y todavía no conozco. Las fotos en los álbumes, las películas grabadas que no me atrevo a ver. La patria son las palabras, los olores, los sabores, la luz, los sonidos reconocibles, las estanterías llenas de libros, las voces que nos han hablado en alguna ocasión y que hemos grabado en nuestro interior. Gaelia dice que la patria es un lienzo que vamos pintando, donde escogemos los colores, los pinceles y los trazos que queremos dar, hasta conformar el cuadro de nuestra vida. Es el paisaje de nuestros amores y desamores, de los muebles de nuestro salón y de la vajilla de un día de fiesta. Un cuadro que solamente se puede mandar a enmarcar cuando ya no estamos porque ya está acabado.

La novela Patria de Fernando Aramburu es un grito contra los dogmas que se imponen con el pretexto de tu adhesión a la Patria. La Patria imaginaria que ha servido para tirar a la basura miles de vidas de jóvenes y que ha machacado a quienes no participaban de ella.  Reconozco que su lectura me marcó durante un tiempo y que removió muchas de las cosas que aprendí siendo un niño. Una de sus frases es muy elocuente: No se te ocurra construir tu vida sobre la mentira y el silencio. Es lo peor, te lo aseguro. Todos necesitamos seguridades para seguir viviendo. Mi seguridad es la religión laica surgida de la Constitución del 78. Quizás no sea la mejor, pero es la que tengo más a mano.

 

© Juan Zamora Bermudo

 

SECRETOS DEL MAR

Cuando se prendieron las cortinas de la cocinafue cuando cayó la botella sobre la pileta.  Llevaba años sobre el viejo armario, con su mensaje de papel en el interior. Nuestra madre nos tenía prohibido  tocarla y nosotras nunca osamos abrir el corcho y leer la nota. La botella llegó a nuestra casa tiempo después de que mi padre desapareciera en el mar, llevado por una galerna. Durante meses mi madre acudió a diario a la playa esperando algún vestigio, alguna señal. Un día llegó a casa borracha, con la botella y su nota enigmática. Aquel día, entre cristales, supimos que nuestro padre algún día volvería.

 

© Gaelia 2016

 

Lee también

Fotografía: Wikimediacommons

 

Twitter @gaeliadeideas

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

¿Qué opinas?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Clic hacia arriba