OSUNA BOTE CLUB. Se acabó el sueño

La tempranera expulsión del central Adri Martos marcó el devenir del encuentro ante el líder

Era la última bala con la que contaba el Bote para llegar al último encuentro del campeonato con opciones de play off, pero pronto el partido se puso gris para los de Juan Carmona.

Salía de inicio el Osuna con Dani, Pachón, Rafa Muñoz, Doblas, Adri, Limones, Curro, Benítez, José Ángel, Ezequiel y Raya. Banquillo: Palma, De la Cal, Moño, Emilio, Alberto, Rafa Capitán y Zampi.

Phone House

Con algo más de público que el habitual, debido al precio popular de la entrada, comenzaba el encuentro en una calurosa mañana de domingo.

Pronto iba a ocurrir la jugada clave del partido: en el minuto 6 Adri Martos pierde una pelota en el centro del campo y el delantero tomareño enfilo la portería de Dani, siendo derribado por el propio Martos al borde del área. Rigurosa roja y el Osuna tenía que afrontar el resto del partido con un jugador menos ante el mejor equipo de la categoría.

Aun así el equipo local intentaba llegar a la meta visitante.

Pero el equipo visitante se iba imponiendo en el juego poco a poco y así subiría el 0-1 al marcador.

Rápidamente llegaría una nueva jugada en la que el linier se erigía en el protagonisma de la misma al señalar un fuera de juego inexistente de Curro cuando éste se disponía a enfilar la portería de Isaac.

Esta jugada pareció desquiciar a los locales que se fueron un poco del partido y vieron como el Tomares se ponía con un 0-3 en el marcador antes del descanso.

Al comienzo del segundo tiempo, el Bote salió dispuesto a intentarlo y José Ángel gozó de un ocasión clara que se estrelló en el larguero.

En la siguiente jugada, Raya, desde fuera del área, marcó un golazo y acortaba distancias.

El gol espoleó a los rojillos que creían en la remontada y no paraban de intentarlo. En ese momento llegó la jugada más polémica de todo el encuentro: Moño recibe un pase en largo y cuando se interna en el área es arrollado por el defensa amarillo, ni linier ni árbitro observan nada y dejan sin señalizar el punto de penalti.

Los jugadores ursaonenses no podían creer lo que estaba sucediendo y rodearon con sus protestas al trío arbitral que en dicha acción expulsan del terreno de juego a Pachón y Moño.

Los 15 minutos restantes se desarrollaron sin más acciones que reseñar.

Sólo queda un partido en los que el Bote ya no se juega nada en Villafranco el próximo sábado de feria de Osuna.

Concluye así una temporada excelente donde el Bote ha conseguido la mejor clasificación de su historia.

¡¡ENHORABUENA!!

María Marquina

Comentarios

AUTOR