Yo también acuso

Queridos conciudadanos:

Esta mañana hemos desayunado con el discurso del Sr. Botín, Don Emilio, en el cual y sin el más mínimo pudor, cargaba en exclusiva la responsabilidad de la situación económica española a los políticos, al mismo tiempo que hacía abstracción del papel de la banca y del suyo propio en esta película de catástrofes y ríos revueltos donde el mayor pescador nacional ha sido él, para el cual la película no ha sido catastrófica precisamente.
Dado que pienso que mi deber como columnista de El Pespunte es abrir los ojos de mis conciudadanos, y que días atrás y en un correo que conservo, el economista D. Francisco Álvarez Molina, colaborador habitual de RNE, me autorizó para hacer el uso que estimara conveniente de los artículos publicados en su Blog: “No le digas a mi madre que trabajo en bolsa”, es por lo que reproduzco aquí parte del suyo titulado YO ACUSO.
La oportunidad lo merece.

Dice así:
Acuso a la clase política mundial de ser la principal responsable de la crisis económica que estamos viviendo. La ciudadanía ha creído, independientemente de las ideologías, que votar era elegir a los que se comprometían a generar el bienestar de los que votaban por ellos. Lo que constatamos hoy en día es que la clase política mundial no ha sido capaz de responder a sus promesas y se ha doblegado a los intereses de los mercados financieros, a los que la ciudadanía no ha votado.
Acuso al FMI, al Banco Mundial, al G20, al G7, a la OCDE, a la UE, y a todos los organismos internacionales, repletos de insignes especialistas, de haber sido incapaces de evitar la crisis económica que la ciudadanía sufre, sabiendo que, actualmente, los dirigentes de estos organismos no paran de dar consignas para que haya recortes y ellos mismos tienen unas condiciones de vida privilegiada que paga la ciudadanía.
Acuso a los bancos centrales de aplicar una política monetaria injusta cuyos nefastos resultados paga la ciudadanía. ¿De dónde viene el dinero que utilizan los bancos centrales?…del país (banco central si se trata de una moneda nacional) o de los países (banco central si se trata de una moneda compartida como el Euro) que generan el dinero que los bancos centrales tienen. Dinero público. En el caso de USA la Reserva Federal presta el dinero a los bancos privados al 0%, y el BCE lo presta al 1%… pero los bancos privados compran deuda pública o prestan ese mismo dinero al 3%, 4%, 6%…o más. ¿Por qué los gobiernos que emiten deuda tienen que pagar más intereses que los bancos privados?…además con un dinero de origen público…Por favor, reflexionemos sobre esta realidad.
Acuso al PSOE y al PP de haber engañado a los votantes que les otorgaron su confianza por haber hecho todo lo contrario de lo que prometieron en sus programas electorales. Los dos partidos mayoritarios en España, desde que tenemos democracia, nos han prometido el bienestar…y a los resultados me remito…Es demasiado fácil comprometerse a hacer cosas y luego utilizar pretextos para decir que hay que hacer lo contrario. Tener conciencia de lo que uno promete implica obligatoriamente saber en función de qué aspectos las promesas pueden ser realidad. ¿Cómo calificar a los que no tienen los medios para hacer lo que prometen? Que cada cual utilice el calificativo que le parezca adecuado.
Acuso a los partidos políticos españoles, sean del color que sean, como responsables de la catástrofe de las Cajas de Ahorros. Me parece simplemente vergonzoso, por no decir otra cosa que, en todas las comunidades autónomas, los partidos políticos, sean del color que sean, se “laven las manos” sobre lo ocurrido, cuando todos sabemos que los Consejos de Administración y los presidentes de las Cajas de Ahorros los nombraban los partidos políticos. Considero que los que no aceptan esta realidad son unos inconscientes peligrosos. Por favor…¡qué se miren en el espejo!
Acuso a los dirigentes de las entidades financieras, bancos o cajas de ahorros, de no sentirse responsables de las decisiones que en su momento tomaron, reclamando además ahora indemnizaciones multimillonarias porque a algunos se les ha despedido…
Acuso a los actuales directivos de las entidades financieras, muchos de ellos siendo los mismos que las han llevado a la delicada situación en la que se encuentran, que sigan teniendo salarios y ventajas que chocan frontalmente con los esfuerzos que se están pidiendo a todos los españoles.
Finalmente acuso a todas las españolas y españoles, entre los que me incluyo, que aceptemos, sin más, la situación que estamos viviendo. No nos engañemos porque, digamos lo que digamos, somos nosotros, todos nosotros, los que permitimos que las injusticias generadas por el modelo económico vigente puedan existir.
Hasta aquí el Sr. Álvarez …..y ahora digo yo:
A pesar del precio del petróleo, ¡tanto no cuesta una lata de gasolina!

José Mª Sierra

Continuar Leyendo

Elecciones andaluzas

El lunes 30 de enero el Presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, firmaba el Decreto de disolución del Parlamento andaluz y convocatoria de las elecciones autonómicas para el próximo 25 de marzo. Se daba así el pistoletazo de salida para la celebración de los novenos comicios andaluces, con una importante y destacada particularidad: por primera vez desde 1990 se celebrarán en solitario, o casi, por la convocatoria a última hora de Álvarez Cascos, incapaz de ponerse de acuerdo con nadie para gobernar Asturias. Se rompe así con una tradición del anterior Presidente, Manuel Chaves, que siempre había hecho coincidir, en contra de lo anunciado en ocasiones, las votaciones al Parlamento andaluz con otras de diferente índole, normalmente con Elecciones Generales, anteponiendo tal vez intereses partidistas a los del Pueblo andaluz. Puede parecer una cuestión baladí o anecdótica, pero no lo es.

Hagamos un poco de memoria. El día 4 de diciembre de 1977 un millón y medio de andaluces nos manifestamos en las capitales de provincia respondiendo a la convocatoria de los Diputados y Senadores elegidos por las provincias andaluzas. Yo tenía solo 11 añitos, vivía en Córdoba, y no sabía muy bien de que iba aquello, pero iba de la mano de mi padre, catalán por cierto, y en la otra empuñaba una bandera blanca y verde, y cantábamos por la calle una canción que hablaba de paz y esperanza.

Andalucía quería romper con el tradicional abandono a que se había visto sometida a largo de décadas desde el Gobierno central, donde las inversiones en infraestructuras y desarrollo se habían concentrado en otras partes del territorio. Andalucía quería tomar las riendas de su destino, tener su propio parlamento, sus propias leyes. Andalucía quería autonomía.

Después vino la Constitución de 1978, que entre sus varias chapuzas incluía una diferenciación del poder autonómico, estableciendo dos fórmulas distintas, quizás por aquello del consenso, porque el Título VIII fue de los duros de pelar, con algunos de la vieja guardia del franquismo reconvertidos en padres del texto constitucional, a los que aquello de las autonomías no les casaba con lo de una, grande y libre.

Simultáneamente, todos los partidos políticos implantados en Andalucía unificaron esfuerzos y voluntades en el histórico Pacto de Antequera (diciembre de 1978), por el que se comprometían a trabajar conjuntamente para conseguir en el menor tiempo posible la autonomía.

Finalmente, el 28 de febrero de 1980 se celebra el Referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico de Andalucía, que contó con mil y una trabas por parte de la entonces gobernante Unión de Centro Democrático (UCD), desde un férreo control de la campaña a través de los medios de comunicación públicos, hasta la imposición del texto de la farragosa pregunta que se planteaba a los votantes. La UCD y Alianza Popular pidieron el voto en blanco o la abstención (curioso). No se cumplieron los requisitos formales planteados, pues no se llegó a alcanzar la mayoría absoluta en la provincia de Almería, pero quedó de manifiesto la voluntad del pueblo andaluz de acceder a cuotas de autogobierno que habían sido cercenadas 45 años por un golpe de estado, y condicionadas constitucionalmente. Los Acuerdos Autonómicos de 1981 terminaron con aquella absurda limitación.

Fue un duro camino, pero entonces, los andaluces, al igual que el  resto de españoles, se encontraban sedientos de democracia y libertad, y se luchaba por ellas con ilusión.

Hoy, 30 años después, cuando la democracia se encuentra consolidada y cada vez más anquilosada y apoltronada, con unas instituciones que no cumplen las expectativas de gran parte de la ciudadanía, con una clase política cada vez más denostada y salpicada por casos de corrupción, con EREs, chanchullos y trajes de por medio, aunque sean “no culpables” a ojos de la Justicia, nos encontramos frente a unas elecciones en las que se decide el futuro político de nuestra comunidad autónoma para los próximos cuatro años. Espero y deseo que el debate se centre en nuestra tierra, en su presente, sin perder de vista el pasado, pero sobre todo mirando al futuro. Que de verdad oigamos a los candidatos plantear propuestas, medidas concretas, proyectos, que se hable de Andalucía, de sus problemas, de sus matices, de sus peculiaridades, de sus posibilidades. Espero y deseo que los andaluces recuperemos la ilusión y el espíritu de la transición, que participemos, que busquemos cauces alternativos a los oficiales para recabar información de partidos minoritarios y alternativos, que sintamos que podemos cambiar las cosas, que nos movilicemos.

Así que sin entrar a valorar si en esta ocasión han primado los intereses del Partido Socialista o los de Andalucía a la hora de tomar la decisión, cosa que desconozco, quiero aplaudir desde esta tribuna la medida adoptada por Griñán. Que se hable de, por y para Andalucía. Que los partidos políticos aprovechen la oportunidad y centren sus miras en nuestra tierra, que falta le hace.

¡Andaluces levantaos!

Carlos Querol

Continuar Leyendo

República Bananera

Queridos ursaonenses:

Acaba de hacerse público el veredicto del jurado popular del caso Camps, el primero y punta del iceberg de la trama Gürtel. Al parecer, sólo ha satisfecho a sus socios de partido (y supongo que, en algunos casos, también de negocios), aunque no al resto de la población española.
Ha faltado tiempo para llevar a cabo un “reality-show” en Intereconomía, para hablar contra los juicios paralelos en el seno de un juicio paralelo.

Por lo visto, no ha sido suficiente encontrar al niño con la cara manchada de chocolate (o caviar), el envoltorio por el suelo y el armario abierto con la banqueta delante, para concluir que se lo había comido.

Es curioso que este veredicto (del latín vere-dicto: “dicho verdadero”), proceda de un Jurado Popular y no de jueces profesionales, como es práctica habitual de los tribunales españoles, que a mi entender, da la impresión de una justicia más próxima al pueblo, pero que la falta de profesionalidad del jurado hace que la propia JUSTICIA quede en entredicho.

En ese sentido, ya se han comparado muchas veces, nuestros tribunales con los de otros países donde el sistema del jurado es lo habitual, quedando claro que en esto, el sistema español es más acertado y por tanto más justo.

Pero hablando de leyes, en este caso, la que se ha aplicado es la ley de Murphy:
“Si algo puede ir a peor, irá”, como al parecer así ha sido.
A partir de ahora, sólo falta hacer creer al pueblo soberano, que es lo mismo “INOCENTE” que “NO CULPABLE”.
Periódicos, cadenas de radio y TV, y “periodistas al dictado”, no faltan.
Interés e intereses, tampoco.

Aún nos queda por conocer el resultado de los juicios al Sr. Garzón.
En el primero, veíamos al juez en el banquillo, y a los de la trama Gürtel en la acusación.
El mundo al revés.

En el segundo, asistimos a un proceso, donde presuntamente un magistrado-instructor había redactado o ayudado a redactar (sin corregir ni las erratas) el pliego de acusaciones a una de las partes actuantes.
“Cosas veredes, amigo Sancho”.
En un estado donde se reparten condecoraciones del más alto rango, a gobernantes, como premio por haber arruinado a su país, incluso estando “subjudice” alguno de ellos.
Donde se indemniza a banqueros que arruinan a sus propias entidades, a pesar de haber recibido dinero público.
Donde se exigen sacrificios a los pobres y nada se pide a los ricos.
Donde nadie combate el fraude fiscal instituido.
Donde los planes económicos más parece que estén destinados a salvar los bancos españoles, que los españoles mismos.
Donde el ministro responsable del ramo, Sr. de Guindos, era hasta hace cinco minutos, un alto capitoste de una de las multinacionales responsable, entre otros, de la ruina que padecemos.
Donde la ley electoral permite que grupos con muchísimos menos votos, tengan mayor representación parlamentaria que otros que les triplican en sufragios, y además, el gobierno y el mayor partido de la oposición no quieran cambiarla, simplemente porque beneficia a sus partidos.
Donde, según recientes encuestas, los políticos son percibidos por los españoles como un problema.
Donde los medios de comunicación, son en realidad, medios de propaganda de grupos político-económicos.
Etc. Etc. Etc.

Viendo todo esto, uno se acuerda de las Repúblicas Bananeras, aquellas que un día, el Sr. Kissinger, don Henry, quiso comprar finca a finca a través de la United Fruit Company.
No se preocupen que seguirá habiendo juicios paralelos, es decir, para…lelos, memos, simples, idiotas, tontos, mentecatos, parvos….

Al Sr. Camps, don Paco, como al lepero del chiste, sólo le ha faltado preguntar al juez:
“Entonces, señoría, ¿me puedo quedar con los trajes?”

José Mª Sierra

Continuar Leyendo

¿Enseñamos o educamos?

Exponía el padre en la sesión de tutoría la preocupación de que su hija le estuviera engañando en las notas al entender éste que las mismas no se correspondían con los conocimientos adquiridos.

Mi hija no tiene ni idea del reinado de los Reyes Católicos –decía el padre- y me ha presentado un 8 como nota del trimestre. Le he preguntado si conoce la fecha de la conquista de Granada, lo que supuso la unión de Castilla y Aragón, la expulsión de los judíos y los gitanos y el papel de la Corona en el primer viaje de Colón y, sinceramente, le puedo decir que mi hija no tiene ni idea y por ello creo que me ha falsificado el 8.

El tutor contestó: “No hombre, lo que ocurre es que usted no conoce que el sistema educativo ha cambiado de su tiempo a hoy. Hoy no nos centramos tanto en los conceptos y contenidos como en los procedimientos racionales mediante la aplicación del proceso enseñanza-aprendizaje combinado con la transversalidad de asuntos como la solidaridad, la tolerancia o el lenguaje no sexista. Su hija, probablemente, habrá desarrollado de forma óptima las competencias básicas recogidas en la normativa y habrá cumplido con los objetivos recogidos en el Plan de Centro y en la programación del Departamento.

No lo sé –dijo el padre- será como usted dice, pero mi hija no sabe que el reino de Granada era el último reino musulmán en la Península Ibérica, no sabe que Aragón y Castilla eran reinos diferentes antes de los Reyes Católicos, no sabe que Castilla sufragó el primer viaje de Colón a América, ni la importancia para España y el Mundo de un año como 1492. No sé si esto se encuentra en lo que usted me ha señalado o no, pero le puedo asegurar que mi hija no tiene ni idea.

Vamos a ver, le voy a explicar –señaló el tutor-: su hija no tiene que conocer obligatoriamente esos conceptos y contenidos; es más importante que vea la igualdad de género en el lema “Tanto monta, monta tanto Isabel como Fernando”, que saber realmente quiénes eran Isabel y Fernando y qué papel jugaban los monarcas y los reinos en la nueva Corona española, pues ahí estaremos educando a su hija en la igualdad de género, en la base de los elementos de una sociedad democrática y en la consideración de los individuos como personas al margen de su sexo, etc., en definitiva estaremos educando a ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI que sabrán crecer en libertad, igualdad y tolerancia con los demás y podrá, por medio de las nuevas tecnologías, acercarse de forma inmediata a esos conocimientos que usted dice sólo con tener un ordenador.

De acuerdo, pero mi hija será una analfabeta cúbica en Historia y en cultura general, se convertirá en una excluida social en ciertos temas culturales, desconocerá la historia y será dócil ante el poder y me temo que sus conversaciones tengan un elevado componente primitivo y simplista, al margen de que el ordenador lo tenga más o menos cerca. Creo que mi hija tiene que estar aquí para aprender y yo como padre la tendré que educar, pues entonces, ¿dónde queda el saber y el conocimiento?.

A lo que respondió el profesor: En absoluto, su hija sabrá y tendrá conocimientos para enfrentarse a situaciones diversas mediante estrategias adquiridas en un mundo cambiante dentro del ámbito socio-político democrático y avanzado, donde actitudes primitivas y sexistas como pensar que sólo mandaban los reyes y no las reinas o pensar que en el acto sexual sólo monta el hombre, darán paso a la coeducación y a la libertad en el mundo de la pareja. Su hija pasará, por ejemplo, de decir algo tan machista como “el perro es el mejor amigo del hombre” a manifestarlo correctamente de acuerdo a las competencias lingüísticas y sociales diciendo “el/la perro perra es el/la mejor amigo/amiga de/de la hombre/mujer”.

El padre queda pensativo y termina agradeciendo con grandes alabanzas al profesor la preparación que está recibiendo su hija, ante lo cual preguntó el profesor que qué había cambiado en su parecer y por qué ahora veía bien lo que estaba haciendo con  su hija, a lo que el padre contestó: ahora entiendo, está usted preparando a mi hija para Ministra de Igualdad. ¡Toda una carrera!

Marcos Quijada

Continuar Leyendo

Al Olivo de Osuna

Dice el refrán que es de bien nacidos el ser agradecidos, y como creo que en mi pueblo lo somos, vaya esta oración en forma de soneto a quien nos alimentó por tanto tiempo. Que así  sea.

 

Viejo olivo que tanto nos has dado,

que por tus ramas pasaron tantas gentes,

tantos tiempos y cosechas diferentes,

que te han tratado bien, y maltratado.

 

Diste trabajo al pobre, aceite al rico,

diste al malleta tregua hasta el verano,

diste de todo cuanto estuvo en tu mano,

sin mirar si para el grande o para el chico.

 

Pervive, centenario padre nuestro,

que los que vengan te guarden gran afecto,

como te amamos igual que a los ancestros.

 

Es deber nuestro quererte siempre, olivo

Sepamos distinguir causa de efecto,

estamos vivos, porque tú estás vivo.

 

José Mª Sierra

Continuar Leyendo

¿Para cuándo el abucheo?

En la historia de braguetazos importantes aparece un yerno granujilla que no se le ató en corto: “El Marqués de Villaverde”. Franco, el suegro y mandamás de entonces no tenía necesidad (qué tontería) de hacer la vista gorda y permitió que fuera consejero de administración de 17 empresas, por ejemplo. Y a callar.
 
Hemos progresado bastante hoy hablamos todos de todo, hasta me permito apostar públicamente una cervecita a que el Urdangarin caerá de boca en la cárcel. El bobalicón mensaje navideño de Su Majestad no deja duda a que el envite me será favorable. “La justicia debe ser igual para todos” nos ha dicho en alusión al jaque mate al yerno echándolo a los leones.

Un año más D. Juan Carlos I aprovecha la debilidad emocional que produce la Navidad para poner a prueba la condescendencia de la sociedad de pan y circo hacia su persona. Y no se puede quejar. Por lo visto le respalda un importante poso de afecto de palmeros en estado de idiotez crónica que jamás encuentran un motivo para encabronarse con el Rey; lo mismo se tragan medias verdades que la mentira absoluta: “Los españoles debemos estar orgullosos de la sanidad pública que tenemos”. Esta perla la dijo tras operarse y emplear toda una planta del centro para uso y disfrute. Algún resto de anestesia le debía tener distraída las neuronas cuando no se mordió la lengua. Eché a faltar un sonoro abucheo. “¡Olé el Rey con el bastón en la mano!” se leyó en titulares a resulta del dardo que le lanzó con la vena gorda al simio venezolano (Chávez) para sedarlo: “¿Y porqué no te callas?” Una gran ovación lo arropó. La calzonería hacia el Borbón es tal, que cuando un osado periodista publique que la Reina duerme en Londres y hace más vida allí que aquí nadie se lo afeará.

En mi taberna de cabecera me entero que para recuperarse de operaciones o achaques nuestro Rey elige, desde hace años, un centro médico en Barcelona pionero en la cirugía plástica y en tratamiento antiaging (rejuvenecimiento). Nada que objetar y nada criticable si no es porque desde cualquier ventanal de dicho centro, a escasos 50 metros, se divisa un palacio de tres plantas propiedad, desde el 2005, de la pareja más posmoderna de la Casa Real, o sea: La Infanta Cristina “(teniente de los dos oídos, no se ha enterado de nada)” y el “mosquita muerta” del Urdangarin. No hablo de euros en reformas y decoración porque ya  todo se sabe. Pero una pregunta me asalta: ¿No se le llama encubrimiento a esto? Para jugar a ser tonto hay que estar listo, y ahí le han dado al nieto de Alfonso XIII.

Jugando a lo mismo, a la mentira absoluta, los jerifaltes políticos han sido más vivos. Apostados detrás de la puerta han conseguido el objetivo, que no era otro que trincar al “Rey sueco” poco espabilado. El combustible Urdangarin va a distraer en tiempos de crisis. Algo así como los ajusticiamientos medievales en medio del pueblo que calmaban los ánimos de la plebe. “Bienvenido el pararrayo de la tormenta”. Con ovaciones aparentemente fervorosas juntos brindan por un trueque tan necesario como inexcusable. Los churretes de la Casa Real se han de limpiar silenciando los enjuagues fatigosos de tantos sinvergüenzas existentes en la cata política. El caso Palma o Nóoss no es más delictivo que los Gurtel, Eres, Faisán o yo que sé… Pero ¿Políticos a la cárcel….? Será en Islandia, aquí no se ha derogado la ley del pico de la manta.

Sigan, sigan aplaudiendo.

Antonio Moreno Pérez

El Pespunte no se hace responsable de la opinión vertida por los columnistas de opinión. Sólo ofrecemos esta plataforma para que quien quiera pueda expresarse libremente. La publicación de los artículos de opinión no significa necesariamente que la línea editorial de este periódico esté de acuerdo con dicha opinión.

Continuar Leyendo

¡Ay qué “doló”!

Recientemente ha muerto el dictador de Corea del Norte, que tenía a medio mundo aterrorizado con la permanente amenaza nuclear. Se ha ido el hijo de su madre dejando a su pueblo sumido en la más absoluta miseria; aun así su sepelio no ha tenido desperdicio.

El ejército desfilaba con una marcialidad que daba miedo, aquello era escuadra y cartabón, a pesar de la intensa nevada que caía en la plaza donde se celebró el funeral.

Al lado del féretro se encontraba el hijo del dictador y futuro dirigente de Corea del Norte, que por cierto, está bien lustroso a diferencia de los Coreanos que ninguno de ellos necesita dietista. El niño ha estudiado en los mejores colegios privados del mundo; al igual que los hijos de muchos líderes políticos de nuestro país, que mucho defender la educación pública y después tienen a sus hijos “metíos” en los mejores colegios y universidades de pago; lo que hay que ver, pero qué le vamos a hacer, es lo que hay.

Las muestras de duelo de la gente eran de pura consternación, allí lloraba todo el mundo, eran unos lloros falsos y desmedidos, porque el que no llorase lo tenía crudo. La gente parecía que acababa de ver el final de Verano Azul.

Yo a lo mejor el 25 de marzo me pongo a llorar, pero de verdadera felicidad, eso depende del pueblo andaluz que es quien tiene que decidir el cariz que tendrá mi sentimiento, mas sea cual sea el resultado, siempre estaré en contra del falso talante crispador que impuso Zapatero cuyos efectos aún desgraciadamente perduran en ciertos sectores de su partido, y que no hace justicia a muchos Socialistas de bien, que los hay sin lugar a dudas.

ZP gobernó a base de tirar de chequera mientras Sonsoles le cantaba en Moncloa “la Vie en Rose” de Édith Piaf, los nacionalistas se frotaban las manos y la clá subvencionada y agradecida se ponía el dedo curvado sobre la ceja, dejando a nuestra economía al borde del abismo; solucionar este problema es el reto no sólo del nuevo gobierno si no el de toda la sociedad española sin excepción.
El expresidente ya pago su locura en las urnas; ¿Qué pasará en Andalucía?, nadie lo sabe, aunque esta vez puede que se cumpla lo de “polvo eres y en polvo de EREs falsos te convertirás”.

Continuar Leyendo