Al Olivo de Osuna

Dice el refrán que es de bien nacidos el ser agradecidos, y como creo que en mi pueblo lo somos, vaya esta oración en forma de soneto a quien nos alimentó por tanto tiempo. Que así  sea.

 

Viejo olivo que tanto nos has dado,

que por tus ramas pasaron tantas gentes,

tantos tiempos y cosechas diferentes,

que te han tratado bien, y maltratado.

 

Diste trabajo al pobre, aceite al rico,

diste al malleta tregua hasta el verano,

diste de todo cuanto estuvo en tu mano,

sin mirar si para el grande o para el chico.

 

Pervive, centenario padre nuestro,

que los que vengan te guarden gran afecto,

como te amamos igual que a los ancestros.

 

Es deber nuestro quererte siempre, olivo

Sepamos distinguir causa de efecto,

estamos vivos, porque tú estás vivo.

 

José Mª Sierra

Continuar Leyendo

¿Para cuándo el abucheo?

En la historia de braguetazos importantes aparece un yerno granujilla que no se le ató en corto: «El Marqués de Villaverde». Franco, el suegro y mandamás de entonces no tenía necesidad (qué tontería) de hacer la vista gorda y permitió que fuera consejero de administración de 17 empresas, por ejemplo. Y a callar.
 
Hemos progresado bastante hoy hablamos todos de todo, hasta me permito apostar públicamente una cervecita a que el Urdangarin caerá de boca en la cárcel. El bobalicón mensaje navideño de Su Majestad no deja duda a que el envite me será favorable. «La justicia debe ser igual para todos» nos ha dicho en alusión al jaque mate al yerno echándolo a los leones.

Un año más D. Juan Carlos I aprovecha la debilidad emocional que produce la Navidad para poner a prueba la condescendencia de la sociedad de pan y circo hacia su persona. Y no se puede quejar. Por lo visto le respalda un importante poso de afecto de palmeros en estado de idiotez crónica que jamás encuentran un motivo para encabronarse con el Rey; lo mismo se tragan medias verdades que la mentira absoluta: «Los españoles debemos estar orgullosos de la sanidad pública que tenemos». Esta perla la dijo tras operarse y emplear toda una planta del centro para uso y disfrute. Algún resto de anestesia le debía tener distraída las neuronas cuando no se mordió la lengua. Eché a faltar un sonoro abucheo. «¡Olé el Rey con el bastón en la mano!» se leyó en titulares a resulta del dardo que le lanzó con la vena gorda al simio venezolano (Chávez) para sedarlo: «¿Y porqué no te callas?» Una gran ovación lo arropó. La calzonería hacia el Borbón es tal, que cuando un osado periodista publique que la Reina duerme en Londres y hace más vida allí que aquí nadie se lo afeará.

En mi taberna de cabecera me entero que para recuperarse de operaciones o achaques nuestro Rey elige, desde hace años, un centro médico en Barcelona pionero en la cirugía plástica y en tratamiento antiaging (rejuvenecimiento). Nada que objetar y nada criticable si no es porque desde cualquier ventanal de dicho centro, a escasos 50 metros, se divisa un palacio de tres plantas propiedad, desde el 2005, de la pareja más posmoderna de la Casa Real, o sea: La Infanta Cristina «(teniente de los dos oídos, no se ha enterado de nada)» y el «mosquita muerta» del Urdangarin. No hablo de euros en reformas y decoración porque ya  todo se sabe. Pero una pregunta me asalta: ¿No se le llama encubrimiento a esto? Para jugar a ser tonto hay que estar listo, y ahí le han dado al nieto de Alfonso XIII.

Jugando a lo mismo, a la mentira absoluta, los jerifaltes políticos han sido más vivos. Apostados detrás de la puerta han conseguido el objetivo, que no era otro que trincar al «Rey sueco» poco espabilado. El combustible Urdangarin va a distraer en tiempos de crisis. Algo así como los ajusticiamientos medievales en medio del pueblo que calmaban los ánimos de la plebe. “Bienvenido el pararrayo de la tormenta». Con ovaciones aparentemente fervorosas juntos brindan por un trueque tan necesario como inexcusable. Los churretes de la Casa Real se han de limpiar silenciando los enjuagues fatigosos de tantos sinvergüenzas existentes en la cata política. El caso Palma o Nóoss no es más delictivo que los Gurtel, Eres, Faisán o yo que sé… Pero ¿Políticos a la cárcel….? Será en Islandia, aquí no se ha derogado la ley del pico de la manta.

Sigan, sigan aplaudiendo.

Antonio Moreno Pérez

El Pespunte no se hace responsable de la opinión vertida por los columnistas de opinión. Sólo ofrecemos esta plataforma para que quien quiera pueda expresarse libremente. La publicación de los artículos de opinión no significa necesariamente que la línea editorial de este periódico esté de acuerdo con dicha opinión.

Continuar Leyendo

¡Ay qué «doló»!

Recientemente ha muerto el dictador de Corea del Norte, que tenía a medio mundo aterrorizado con la permanente amenaza nuclear. Se ha ido el hijo de su madre dejando a su pueblo sumido en la más absoluta miseria; aun así su sepelio no ha tenido desperdicio.

El ejército desfilaba con una marcialidad que daba miedo, aquello era escuadra y cartabón, a pesar de la intensa nevada que caía en la plaza donde se celebró el funeral.

Al lado del féretro se encontraba el hijo del dictador y futuro dirigente de Corea del Norte, que por cierto, está bien lustroso a diferencia de los Coreanos que ninguno de ellos necesita dietista. El niño ha estudiado en los mejores colegios privados del mundo; al igual que los hijos de muchos líderes políticos de nuestro país, que mucho defender la educación pública y después tienen a sus hijos “metíos” en los mejores colegios y universidades de pago; lo que hay que ver, pero qué le vamos a hacer, es lo que hay.

Las muestras de duelo de la gente eran de pura consternación, allí lloraba todo el mundo, eran unos lloros falsos y desmedidos, porque el que no llorase lo tenía crudo. La gente parecía que acababa de ver el final de Verano Azul.

Yo a lo mejor el 25 de marzo me pongo a llorar, pero de verdadera felicidad, eso depende del pueblo andaluz que es quien tiene que decidir el cariz que tendrá mi sentimiento, mas sea cual sea el resultado, siempre estaré en contra del falso talante crispador que impuso Zapatero cuyos efectos aún desgraciadamente perduran en ciertos sectores de su partido, y que no hace justicia a muchos Socialistas de bien, que los hay sin lugar a dudas.

ZP gobernó a base de tirar de chequera mientras Sonsoles le cantaba en Moncloa “la Vie en Rose” de Édith Piaf, los nacionalistas se frotaban las manos y la clá subvencionada y agradecida se ponía el dedo curvado sobre la ceja, dejando a nuestra economía al borde del abismo; solucionar este problema es el reto no sólo del nuevo gobierno si no el de toda la sociedad española sin excepción.
El expresidente ya pago su locura en las urnas; ¿Qué pasará en Andalucía?, nadie lo sabe, aunque esta vez puede que se cumpla lo de “polvo eres y en polvo de EREs falsos te convertirás”.

Continuar Leyendo

Carta al defensor del flojo

Sr. Defensor:

            Mire Vd., mientras un servidor estuvo en activo, fue más bien hiperactivo.
Un servidor jamás trabajaba las horas que decían las normativas laborales, los acuerdos sindicales, los colegios profesionales, las ordenanzas locales, etc. etc. sino que habitualmente iba más allá del cumplimiento del deber (toma ya), sin que ello supusiera una repercusión dineraria proporcional.
Claro está, que siempre había quien obtenía fruto del trabajo ajeno, y gracias a eso, hubo mucho trepa que medró y no poco, en forma de prebendas y de medallas a costa del trabajo ajeno.
Ya se sabe: el listo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.
Pasó el tiempo, y las circunstancias me obligaron a dejar de trabajar.
Fue entonces cuando se me ocurrió la genial idea:
Hacerme Flojo.
Decía Sidharta Gautama, alias Buda, que si no había para comer, lo mejor era ayunar.
Pues bien, aplicando la enseñanza de forma paralela, y en vista de que no podía trabajar, lo mejor era hacerme flojo.
Dicho y hecho.
Dado que uno siempre ha tenido cierta vena perfeccionista, me convertí en lo que podría llamarse un Flojo Cinco Estrellas.
Con el tiempo, y sin apenas notarlo, se me ha ido endureciendo la cara hasta alcanzar la llamada Facies Ebúrnea (léase Cara de Marfil), un estado en el cual se practica con la mayor naturalidad la llamada Depredación Pasiva, consistente en aprovecharse del prójimo, pero sin hacer nada de nada.

Ejemplo: -Antonio, ya que vas para la cocina, ¿te importa traer una cervecita?
O bien: Cariño, cuando vengas del salón, tráeme las gafas, por favor.

Existe la llamada Variante Zalamera de dicha depredación, que bien ejercida, permite que te lleven el café a la cama por la mañana o al sofá después de la siesta, con sólo unas pequeñas promesas erótico-festivas a la compañera del momento (incluso a la esposa), que indudablemente hay que cumplir, sobre todo si se trata de la esposa o si está previsto que la acompañante venga más veces.
Es muy de tener en cuenta la Variante Didáctica del Flojo, así llamada porque, dice a todo el mundo lo que tiene que hacer y cómo, mientras  está arrellanado en el más confortable posible de los asientos.
No olvidemos tampoco, la Variante Ignorante, también llamada, Variante Ni p…idea, aquella que se utiliza ante preguntas- modelo: ¿Sabes dónde está tal cosa?, y que al ser respondidas en tal sentido, le dejan a uno exento de la necesidad-obligación de buscar la tal cosa.
En esto de ser flojo, como en todo, es importante tener referentes, modelos.
Yo he seguido un modelo viviente, uno vivo, en el más amplio sentido de la palabra vivo.
Me refiero a mi amigo Manuel Luís “Manzanita”, el cual, más próximo a los sesenta que a los cincuenta, aún tiene el veinticinco por ciento de los huesos sin estrenar.
Todo un récord.

Pero no corren buenos tiempos para los flojos.
En estos momentos, la palabra que mas se repite en la prensa -oral y escrita- es: Laboral, (acuerdo laboral, contrato laboral, conflicto laboral, etc.) del latín labor-laboris, imparisílabo de la 3ª declinación, que pudiendo significar descanso, significa trabajo.
Tiene guasa.
Precisamente ahora que no lo hay, y si lo hay no lo pagan.
Contra nosotros existe toda una campaña orquestada de gente que dice que quiere proporcionarnos trabajo.
Ahí están los sindicatos, la patronal, el Gobierno, la oposición y los bancos.
Menos mal, que todo es mentira y que se conforman con llevarse el dinero, que si no, me veo trabajando, con lo que duele eso.
Pero como dinero tampoco tengo, pues que se jodan.
Cómo estará la cosa, que el otro día me encontré a mi amigo “Manzanita” caminando muy rápido y con la cara descompuesta. Ante tales signos de alarma le pregunté a dónde se dirigía.
Respuesta: “A buscar trabajo, y como lo encuentre, me voy a ca… en sus mu…”
Por todo esto, me dirijo a Vd. Sr. Defensor.
Necesito que me defienda.
Son demasiados los atacantes.
Ya mi esposa me pone el café sin remover el azúcar y me está amenazando con no encenderme los cigarrillos.
A veces pone su despertador con tal volumen, que se oye desde mi lado de la cama.
Creo que se ha hecho de un sindicato. O calvinista que es peor.
Comprendo que tras las nuevas remodelaciones gubernamentales, haya Vd. tenido que asumir  también la Oficina de Defensor del Tunante, con la clientela que debe suponer eso.
Por favor, defiéndanos a mi amigo y a mí.
En el fondo somos ejemplares de una especie en vías de extinción, mientras que los tunantes se están expandiendo como la espuma.

José Mª Sierra

Continuar Leyendo

Cuando la justicia se hace injusta

Hoy hemos conocido la Sentencia por el caso de Marta del Castillo, y personalmente la misma me ha provocado un profundo malestar,  y lo que es peor, un auténtico desconsuelo, desde mi modesto punto de vista supone una importante quiebra en la credibilidad de nuestro sistema judicial y legislativo por parte de los ciudadanos; seguro que muchos podrían decirme que uno más a la larga lista de despropósitos con los que últimamente nos levantamos y nos acostamos, pero pienso que situaciones como esta sobrepasan muchos límites, seguro que todos los que somos padres y madres lo entendemos especialmente.

Oía con atención las declaraciones de su Padre, y decía que al final de todo esto se resume en que parece como si su Hija no hubiera existido nunca. Intento ser asertivo con él y creo que resulta imposible calibrar cuánto dolor, rabia e impotencia  puede soportar una persona sin derrumbarse, intentando siempre mantener las formas.

Para la gran mayoría de nosotros este dramático acontecimiento dentro de algún tiempo sólo formará parte como una macabra historia del pasado, pero para él y para la madre de Marta será una condena perpetua, mientras que con absoluta impunidad habrá individuos que amparándose en los resquicios que el sistema proporciona seguirán viviendo con las más absoluta de las normalidades, y habrá hasta quien se atreva a decir que nuestro marco legal es el que aplican los jueces y magistrados y no se puede hacer nada fuera de él; pues bien, ahora que tan de moda está sentirse indignado, yo clamo a todas las personas de bien para que muestren su indignación por esta causa de cualquier manera para que no se silencie ni caiga en el olvido tan flagrante episodio.

A sus Padres les diría que: “no sé qué decirles, no encuentro palabras”.

A nuestros Políticos y Jueces les diría: “la sociedad os necesita más que nunca, ¿Dónde estáis?”

A la sociedad a la que pertenezco le diría: «La naturaleza ha hecho al hombre feliz y bueno, pero la sociedad lo deprava y lo hace miserable», esta reflexión es del filósofo Jean-Jacques Rousseau, y yo le añado que deberíamos poner los medios para corregirlo y que no lo consideremos como algo normal e invariable a lo que resignarnos.

Casto Ortiz Montaño

Continuar Leyendo

Mascletá de San Arcadio

En general soy muy respetuoso con las tradiciones, con independencia de su origen ideológico o social, porque forman parte de la cultura y de la historia de los pueblos. Lógicamente tiendo a valorar más aquéllas que se remontan a un tiempo suficientemente lejano. Pero creo que no todo debe ser conservado, que todo es revisable, sobre todo cuando se considere que implica aspectos negativos que no compensan el resto de valores.

Me refiero a la costumbre -no sé si ya merecería el apelativo de tradición- de despertar a los vecinos a las ocho de la mañana del día del Patrón con un estruendoso alarde de pirotecnia. Sencilla y llanamente un estruendoso alarde de pirotecnia, porque, que yo sepa, no va acompañado de ninguna otra actividad o manifestación. Me gustaría que alguien me explicara qué se pretende con esta acción, que impide prolongar el sueño, entre otros, a los escolares que disfrutan de de un día sin clase. Y que me aclarase qué ventaja tiene hacerlo a las ocho en vez de, por ejemplo, a las diez.

Creo, por supuesto, que todo el mundo tiene derecho a sus creencias y a las prácticas que impliquen, siempre que no supongan ninguna imposición a aquéllos que no compartan sus ideas. Alguien podría preguntarse si por el mismo argumento no considero que deberían suspenderse las procesiones de Semana Santa por las molestias que ocasionan en el tráfico; pero imagino que nadie pretenderá equiparar los valores estéticos y culturales -independientes de los meramente religiosos- que tienen estos desfiles con una simple ristra de petardos.

Y la verdad es que últimamente las cosas no están para tirar muchos cohetes…

José Ángel Sánchez

Continuar Leyendo

Comunicado del Rey Baltasar

A su llegada a Babilonia el Rey quiere agradecer la acogida que tuvo en el pueblo de Osuna el pasado día 5 de Enero, primero en su camino de ofrendas al niño Jesús por los conventos de Osuna y después en su recorrido por las calles de Osuna rememorando la Epifanía.

En estos tiempos de crisis la corte del Rey Baltasar ha hecho un gran esfuerzo por mantener la ilusión de todos los niños y mayores, llevando mayor número de regalos y frutas exóticas que otros años.

Las sensaciones del Rey son de felicidad por el deber cumplido, pero también tiene un poco de tristeza porque como humano que es, al estar viendo en Osuna Televisión el reportaje emitido de la magna cabalgata, no se ha visto incluido en el mismo. Siente un poco de desánimo por no haber podido transmitir en voz propia ante las cámaras su mensaje de ilusión y prosperidad para este año.

El Rey para  terminar les envía esperanza, animo y fuerza para afrontar este nuevo tiempo de dificultad.

El Gabinete de Comunicación del Rey Baltasar

Continuar Leyendo