El perro y el cojín

El perro de mis abuelos ha encontrado un nuevo divertimento. Desde hace dos semanas se dedica a pasear por la casa un cojín. Lo porta en la boca, lo muerde, lo chupa, lo custodia, se lo intenta follar, lo esconde. Creo que se ha enamorado de ese trozo de tela relleno de algodón. Cuando va a comer lo deja al lado, cuando se echa a descansar, igual. El cojín nunca protesta, al cojín nunca le duele la cabeza, el cojín no tiene manías.

Continuar Leyendo

Medidas temporales

Hace unos días, y en Leer por Leer —una plataforma de difusión editorial—, apareció una reseña de Una vida acomodada y otros cuentos. La noticia hizo que me hinchara y anduviera por mi casa tan derecho, y con la barbilla tan alta, como un pavo soltero. La reseña viene firmada por José María Contreras, profesor universitario, crítico y escritor, a quien agradezco el detalle públicamente y mando un abrazo desde aquí. Ya ven si es bueno tener sobrinos. (Pueden leer esta reseña, y otras de José María, siguiendo este enlace).

Continuar Leyendo

La Ruta del Oso

Pues eso. Que regresé ayer noche a Osuna y estoy paseando por la avenida Alfonso XII, con la mascarilla puesta en el careto y un pequeño bote de líquido desinfectante guardado en un bolsillo del pantalón, intentando recobrar fuerzas tras un largo viaje por asuntos de oposiciones que me ha llevado a transitar por tortuosos caminos castellanoleoneses, “descansar”  en habitaciones de hostales que poco o nada tienen que ver con las fotos con las que se anuncian en páginas de Internet, y a mostrar los papeles en los que se dice bien claro el motivo por el que me desplazo a otro punto de España a cada señor o señora con tricornio en la cabeza que me ha pedido que se los muestre.

Continuar Leyendo

Basura

La contemplación del cielo estrellado ha sido tradicionalmente un refugio. Cuando uno quería recuperar la paz que había perdido en los núcleos urbanos, corría al campo con la luna nueva y esperaba la llegada de la noche mientras rezaba para que estuviera despejado. Allí, quizá en compañía de una persona amada, se echaba en la hierba y observaba las estrellas.

Continuar Leyendo