Aquellas aventuras

Entre los escritores que contribuyeron a conformar el imaginario infantil y juvenil de mi generación se encuentra el escocés Robert Louis Stevenson (1850-1894). Todos conocemos La isla del tesoro (1883), que empezó a escribir —según cuentan— para entretenimiento de uno de los dos hijos de Fanny Osbourne, su esposa—, y El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde (1886), uno de los relatos fundacionales del género de terror fantástico. Pero la obra de Stevenson no acaba ahí, ni mucho menos.

Continuar Leyendo