Leyendo ahora
OPINIÓN | ¿Por qué ser comunistas en el S. XXI? ¿Por qué este núcleo aquí y ahora?

OPINIÓN | ¿Por qué ser comunistas en el S. XXI? ¿Por qué este núcleo aquí y ahora?

Este núcleo nace, en primer lugar, desde un hondo sentido de agradecimiento y reconocimiento a quienes en su día creyeron que el comunismo es la respuesta óptima para hacer de este pueblo algo mejor, más justo, más libre, más digno, más solidario, un pueblo con capacidad y profundidad para hacer que su futuro sea distinto al que muchos lo querían condenar y, aún hoy, lo quieren seguir condenando. Sabemos de dónde venimos y sabemos hacia dónde caminamos.

En segundo lugar, un núcleo que surge como respuesta a la absoluta de construir colectividad, de forjar lazos, de tejer para poder hacer frente a las oleadas de extrema individualidad, de odios viscerales, de llamamientos a la resignación, de los apocalípticos cantos de sirena. Es cierto que el presente es oscuro, y en ocasiones, amenazador. Pero nada está ni escrito ni perdido de antemano, salvo aquello por lo que no se pelea. Todo está por escribir, y en nuestra mano, en parte, está poder escribirlo de otro modo. No apelamos a un porvenir radiante, sino a un caminar trabajando codo a codo con quienes están siendo condenados a sufrir soledad, aislamiento, exclusión, en definitiva, a quienes se les está negando todo futuro. Y para caminar con acierto, reivindicamos la mejor de las herramientas: el marxismo, la herramienta que permite comprender cómo funcionan las relaciones sociales, cómo funcionan los mecanismos políticos y económicos, esos mecanismos que no quieren sino buscar el lucro a costa de todo y por encima de todo, empezando por la propia vida.

En tercer lugar, un núcleo que surge desde la implicación, desde la voluntad, desde el sentido de ser y querer ser militante. ¿Y qué es un militante? Una persona que, desde la profundidad, toma partido, reflexiona y decide actuar para tratar de cambiar esta sociedad que, por capitalista, es injusta e inhumana, que, por capitalista, niega cualquier posibilidad de dignidad. Queremos una sociedad, un mundo, un pueblo libre de la explotación, libre de la tiranía del lucro y del beneficio rápido. No queremos un pueblo de servidumbres ni de clientelismos, sino un pueblo de personas con conciencia, con conocimiento, con voluntad, conscientes de que, si bien no nacemos en un mundo libre, sino en un mundo donde se nos aliena desde el mismo instante de nuestro nacimiento, es necesario buscar la libertad. Por ello, queremos construir un mundo distinto, donde las relaciones personales no se basen en la explotación, sino en la auténtica libertad, aquella que garantiza la dignidad de todas las personas, pues esta – y no otra – es la verdadera libertad.

En cuarto lugar, un núcleo que no se define por oposición. No somos comunistas por ser anti nada, sino porque frente a un modelo político y económico que destruye la libertad, aniquila la dignidad, devora los recursos y condena a la marginación, frente a un modelo de barbarie y de esclavitud, tenemos un modelo que libera, que construye: el socialismo como principio de garantía, como estructura de organización social  donde lo colectivo garantiza la dignidad de cada persona.

En quinto lugar, un núcleo que mira al mundo pero actúa en su pueblo, en su entorno, con la gente más cercana. Un núcleo que entiende que es aquí y ahora donde debe entregarse, donde debe pelear, donde debe avanzar. Un núcleo que tiene como eje incidir en la mejora de las condiciones de vida de la gente, las objetivas y, también, las subjetivas. Un núcleo que, desde dentro, mira hacia fuera, que es consciente de la necesidad de unir esfuerzos respetando las diferencias, porque somos diferentes pero necesarios. Queremos construir unidad de acción, unidad en las finalidades. Reivindicamos y ofrecemos hacer camino juntos, un caminar firme, con seguridad y base sólida. Somos y reivindicamos ser ese bloque humanos que entiende, defiende y reclama tener paso corto y vista larga en pos del objetivo: la mejora de las condiciones de vida, ayer, hoy y mañana, de los nuestros: los trabajadores y las trabajadoras. A partir de ahí, todo lo demás podrá y deberá surgir.

Por ello caminamos, ¡Salud y República!

Manuel Martín Santillana

Lee también

Secretario Local del Núcleo de Osuna del Partido Comunista de España

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.


Descubre más desde El Pespunte

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Descubre más desde El Pespunte

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo