Nuestro Polideportivo, lamentable... | El Pespunte