Mucho ruido y muchas nueces

Permítaseme ser osado hasta el punto de jugar con el refranero español del modo que lo he hecho en el titular de esta crónica. Y es que no podemos negar que este cartel ha hecho muchísimo ruido entre locales y foráneos, hasta el punto de crear una serie de expectativas que si hoy no se hubieran cumplido estaríamos hablando de un fracaso estrepitoso. Pero he aquí la cuestión; no ha sido este el caso, y hemos vivido una tarde grande de toros y toreros. Enorme el espectáculo ofrecido hoy en el coso de San Arcadio.

El Fandi ha sido el máximo triunfador del festejo. Recibió a su primero por verónicas rematando el saludo por chicuelinas. El granadino ha ofrecido unos tercios de banderillas vibrantes y llenos de la emoción que le caracterizan, llegando a los tendidos y llevando el delirio a los mismos. Supo David darle los tiempos correctos al toro para que se recuperara y ofreció una faena llevando al astado a media altura, cuidando las justas fuerzas del noble Martelilla. Comenzó la faena rodillas en tierra y ligando por la derecha buenos muletazos. El toro acabó parado pero supo exprimirlo hasta el final. De una estocada algo tendida y dos descabellos acabó el de Granada con el primero de sus adversarios. Una oreja que pudieron ser dos si el puntillero anda más acertado. Caprichos del destino, un toro pitado por la presentación (era bizco del pitón izquierdo) resultó ser el mejor del encierro de Martelilla. El segundo del lote de Fandi se empleó por bajo desde el principio y buscó con codicia el engaño. Ejecutó tras la suerte de varas un quite por delantales muy vistoso antes de brillar con su estilo propio en banderillas. El toro mantuvo una gran fijeza y duración en la muleta. David hizo gala de su carácter populista y se marchó hasta el tendido de sol para instrumentar una faena por el lado derecho, ya que por el izquierdo el toro se quedaba algo más corto en el viaje. Consiguió poner en pie a buena parte del tendido y hubo un amago de pedir el indulto al toro, al que le ha cortado las dos orejas y el rabo. Inaudito cuando menos lo ocurrido durante el arrastre del mismo. El público protestó que no se le diera la vuelta al ruedo al astado y tras la vuelta del matador, las mulillas volvieron a salir para que se reconociera la bravura y nobleza del Martelilla.

Miguel Ángel Perera ha demostrado con creces porqué se es (o no) un número uno del toreo. Ha ido siempre por derecho, valiente y con autenticidad. Comenzó por verónicas y a pies juntos rematando con una media, todo muy despacio y con sumo gusto. Comenzó la faena al primero clavado en la arena, sin inmutarse ni lo más mínimo ante las embestidas certeras del toro y caldeó el ambiente de inmediato. Recordó al comienzo de faenas de antaño y así lo entendió la banda de música interpretando Manolete. Llevó largo al toro, sobre todo en los pases de pecho y lo llevó templado y despacio en todas las embestidas. En el epílogo de la faena ejecutó unos circulares aguantando en la cara del toro lo indecible y rematando con muchísima clase las tandas. Pegó un estoconazo en todo lo alto y se produjo una petición estruendosa de las dos orejas que le fueron concedidas. El segundo de su lote salió algo suelto. Consiguió meterlo en el trapo por verónicas cadenciosas, una tras otra, tanda que remató con dos medias y una revolera. Dio ordenes de picarlo poco, solo señalarlo, porque Perera cumple a donde va y quería toro. Ejecutó un quite por chicuelinas y tafalleras en los medios, lugar desde el que empezó también la faena con dos pases cambiados por la espalda citando al toro a larga distancia. Consiguió entender de gran modo a su segundo astado y por momentos pareció tener hipnotizados a público y animal, que solo veían el trapo. Se pegó un arrimón entre los pitones cuando el toro se paró pero los aceros le han privado de un mayor triunfo esta tarde, algo que le contrarió sobremanera mostrándose reticente a dar la vuelta al ruedo que finalmente dio ante la gran ovación recibida y tras dos saludos. Ovación a la vergüenza torera la de Osuna esta tarde. ¡Qué gran afición!

Cayetano salió dispuesto en su primero tras el empuje de sus compañeros de terna en la lidia de los dos primeros. Intentó el quite artístico pero el toro no se dejó. Consiguió sacarlo a los medios con buenas pinceladas de toreo elegante en su comienzo de faena y ligó tres tandas de gran belleza por la derecha. Lo intentó sin éxito al natural. Tras pinchazo y estocada consiguió arrancar una oreja. En el segundo que tomó con codicia el engaño en el recibo de capote, cometió el grave error de picar al toro desorbitadamente, lo que hizo que el animal se quedara sin acometida alguna y sin recorrido. Lo finiquitó con una estocada fácil y no logró abrir la puerta grande.

Lee también

Mención aparte merecen los toros de Martelilla de esta tarde. Completísimo el encierro y manejable, sin lugar a dudas, algo que ha propiciado el gran éxito cosechado por los espadas esta tarde en Osuna.

Mañana rejones en nuestra plaza. Osuna volverá a vibrar con las primeras figuras del escalafón. Espectáculos como el de esta tarde, no hacen más que devolver a nuestro pueblo al lugar de la tauromaquia que merece. Disfruten de lo que queda de feria.

José Manuel Haro González

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Clic hacia arriba