Leyendo ahora
Miente y cerebro e IA

Miente y cerebro e IA

Hoy es mi primer día en El Pespunte. Lo primero saludar a los lectores, a los colaboradores, algunos conocidos, con los que me alegra coincidir y agradecer a El Pespunte la oportunidad de utilizar esta ventana al mundo y del mundo.

Tengo que confesarles que, me fui al ordenador para escribir esta primera columna, creé un documento con su nombre, pero escribí El Pestiño, arrea, no me acordaba del nombre del periódico. Volví a intentarlo y me salió El Pestillo, que va, que va, tampoco. Estaba escondido el nombre hasta que llegué a él, a El Pespunte. Un lapsus linguae, es decir, una equivocación, quería decir digo y dije Diego sin querer. Cuando esto ocurre ¿es una mentira? No, es una equivocación, la mentira es eso, una mentira, un propósito consciente de falsear la realidad, a Diego le dije digo para fastidiar.

La equivocación esta unida a la inteligencia humana que se equivoca por interferencias emocionales sobre el intelecto, probablemente me salió pestiño por la Semana Santa en la que estamos y a la que soy aficionado, también pestillo porque abre una puerta la de esta columna y Pespunte se escondió quizás porque me llevaba a mi infancia y a la melancolía, cuando venía a mi casa la costurera y te probaba prendas hilvanadas antes de darle el pespunte por si había que rectificar.

Lo bueno de la inteligencia humana es que es capaz de corregir la equivocación y con la inteligencia artificial marca diferencias. Les comento, hace poco se me olvidó el abono del parking del hospital, al salir con el coche se lo expliqué al auxiliar de aparcamiento, nos conocemos de hace tiempo y lo entendió perfectamente, hace unos años el rellenaba un papel y yo seguía siendo abonado, pero el otro día, como la inteligencia artificial se ha apoderado del parking, me lo explicó él, la máquina no le entiende, por mucho que se lo diga y tuve que abonarlo completo y después ya veremos.

Lee también

La inteligencia artificial es lo que tiene, que es tozuda. Algunas inteligencias humanas se le parecen, les decimos que son unos rígidos y obsesivos.  La inteligencia artificial de ahora es como decía mi abuelo: Si un tonto coge un camino, el camino se acaba y el tonto sigue. Vaya, que la inteligencia artificial que tenemos es una lista tonta y tenemos que tener cuidado porque me ha llegado por Whatsapp, en uno de estos grupos que todos tenemos, el de unos magníficos amigos de hace muchos años, un par de refranes que vienen al caso: Errar es de sabios, si la Inteligencia Artificial no yerra, no se equivoca, debe ser lista pero no sabia, porque también mirar y no ver a muchos suele suceder y a la Inteligencia Artificial, también le pasa, como en el aparcamiento.

Acabo de darme cuenta, he tenido otro lapsus calami, de escritura, el título miente y cerebro es otra equivocación, quería decir mente y cerebro, pero de ese asunto, si se tercia, trataremos otro día.