Manuel Martín: «No debemos callar ante lo injusto ni gritar contra lo justo»

Manuel Martín, de Izquierda Unida, también ha dedicado a El Pespunte unos minutos de su tiempo para hablar sobre esta legislatura pasada, en la que él fue concejal por su partido.

Político y profesor de francés en el IES Sierra Sur, Manuel se muestra agradecido por nuestra llamada, la que considera «un placer y una responsabilidad». Aun haciendo gala de la rectitud que le caracteriza, el protagonista de hoy transmite cercanía y un reverente sentido del servicio público.

Phone House

Pregunta: ¿Cómo valoras estos 4 años que has pasado como concejal?

Respuesta: De entrada, y sin matices, un honor y un orgullo. Ha sido una satisfacción tratar de aportar al funcionamiento del Ayuntamiento y de Osuna desde mi concepción ideológica. Soy de izquierdas, comunista, miembro de Izquierda Unida y me siento orgulloso de ello. Creo que el Ayuntamiento debe contribuir hasta donde puede y debe -incluso un poco más- para trabajar, desde el respeto y la flexibilidad, por un modelo de pueblo que se asiente en la dignidad, la superación de complejos, la responsabilidad desde el individuo por los valores y principios colectivos, y evidentemente desde los principios ideológicos, que apueste por el futuro de todos, pero sin renunciar ni a lo que queremos ni a lo que somos. Y yo, con modestia y con errores, he defendido construir una Osuna de futuro, con principios, con dignidad, desde el trabajo y para el trabajo, con responsabilidad, atrevimiento y creatividad. En síntesis: una Osuna del trabajo y desde el trabajo, una Osuna respetuosa y consciente, pero que tiene claro por dónde pasan las posibilidades de un verdadero futuro. ¡Ni soy transversal, ni he aspirado a agradar a todo el mundo, he tratado de representar lo que represento, sin matices, pero sin engaños, y es precisamente por eso por lo que he tratado de ser consciente y flexible, y siempre trabajando. Han sido muchas horas de estudio. Creo que se ha hecho un trabajo aceptable, 72 mociones, 400 escritos registrados. Un trabajo incompleto e imperfecto, pero un trabajo. Y esa es mi mayor satisfacción. Creo que se confió en la candidatura de Izquierda Unida para trabajar, para aportar, para tratar de construir y mostrar que se puede ser firme desde la conciencia, sin necesidad de hacer fuegos de artificio ni vender humo. Si tuviera que resumir: trabajo, paciencia, convicción, conciencia, y evidentemente, más y mejor izquierda.

P: Respecto a las expectativas que tuvieras antes de comenzar la legislatura, ¿resaltarías una decepción y una satisfacción que hayas tenido durante este tiempo?

R: Respecto a las expectativas, nunca planteo las mismas a título personal, sino desde la reflexión que puedo hacer en favor del colectivo. Por eso no puedo hablar de decepciones ni de éxitos. En la medida que he podido, como concejal de Izquierda Unida, he tratado de aportar. Al principio del mandato conseguimos estar en las mesas de contratación y de licitación, así lo argumento, luego esa participación de la oposición la suprime el PSOE de Osuna aplicando un estilo propio, en mi opinión erróneo a medio plazo, aunque le haya reportado réditos a corto plazo, los números y resultados son indiscutibles. Fue un logro. Hubiéramos marcado un estilo propio como municipio, similar al que marcan otros ayuntamientos que me sirven de modelo, Zamora y otros. Hemos sacado adelante mociones e iniciativas importantes, como el Centenario de Alonso Lobo, de la que me siento especialmente satisfecho, ciclos formativos, memoria democrática, ciudad de la infancia, medidas sociales, ambientales y laborales -clave para mí-, y otras que, aun no habiendo salido, marcan un camino de futuro: cláusulas ambientales, intervención en mercado de vivienda, control y apoyo a una agricultura de futuro, medidas en favor de una educación de calidad pública, separación de ámbitos privados, públicos, confesionales… Satisfecho de haber caminado y de caminar, insatisfecho por no haber caminado tanto como hubiera debido por respeto y responsabilidad ante quien confía y necesita el proyecto político que significa Izquierda Unida.

P: ¿En qué faceta, entre la académica y la política, te sientes mejor y más realizado?

R: No puedo entender la una sin la otra. Me explico, considero que la política no sin más ni menos que la decisión que me corresponde como ciudadano comprometido con mi polis, con mi pueblo, para intervenir en Osuna. Por eso considero que es un deber reclamar la necesidad de la política como ejercicio consciente y digno de reconocimiento, como responsabilidad ante el futuro desde el presente. Me reclamo de quienes son optimistas conscientes y no rehúyen de su compromiso vital. Respecto a mi labor profesional, no podría ser quien soy si no fuera gracias a la educación, gracias al conocimiento. Entiendo la educación como el puente que te permite descubrir mundos nuevos y apasionantes: el mundo del conocimiento, de la creatividad, del crecimiento colectivo, de la responsabilidad individual, de la cooperación respetuosa como diferentes, un puente hacia un mejor y más libre mañana siendo consciente de lo que es tratar de mejorar el espacio donde me muevo a diario. Y si esa educación lo es como profesor de francés, esa lengua que me permitió – con 12 años y me permite con 47 – vivir un mundo nuevo, sentir un huracán de libertad, racionalidad, igualdad, pasión… no tengo palabras para describirlo… Me quedo con una anécdota que sintetiza: un pleno de constitución de un Ayuntamiento francés. 14 años, un comentario mío ante una actitud sectaria, y una defensa de mi derecho a opinar como ciudadano, por parte de un señor muy muy francés ante sus correligionarios… Quizás, una fusión racionalmente emocional de los parámetros que han marcado mi existencia siempre: conocer, respetar y opinar para construir desde donde uno es y como uno debe ser.

P: ¿Algo que decir al pueblo de Osuna?

R: Más bien algo que decirme a mí y a mi familia. No debemos mirar hacia otro lado, no debemos callar ante lo injusto ni gritar contra lo justo, aunque no siempre sea fácil. Y siempre debemos tratar de comprender por qué se calla y por qué se grita, para gritar uno cuando la masa calle y compartir silencios cuando el individuo construye.

 

Comentarios

AUTOR