Los señores de la noche

Parejo y Cañero Intermedio fijo

Por fin llegó esa época del año en la que el calor se apodera de la vida y el jazmín de la calle. El momento en el que los cursos se ahogan, los apuntes se queman y la Selectividad pasa como un relámpago para todos aquellos que llevan un año aterrados. Siglo XX, raíces, matrices, sintaxis, Primos de Riveras, comentarios de texto. Después de todo eso comienza oficialmente el verano. Para mí el verdadero pistoletazo de salida lo marca el fin de la Ebau o la Ibai. Instagram comienza a teñirse de sorteos de bikinis y la canción del verano se aparece hasta en sueños. No sé a vosotros, pero a mí Rauw Alejandro más que de músico me suena a nombre de extremo izquierdo del juvenil del Calavera. El verano de Selectividad es el verano del DNI. Me da mucha rabia que los de la generación 03 no vayan a poder disfrutar de ese placer de ir a las discotecas a las que nunca te habían dejado entrar a restregarle el carné al machaca.

Aquí se está hablando mucho de la hora valle, pero nadie está hablando de la Happy hours, y sinceramente, me parece injusto. Me parece injusto que salga el presidente a hablar de ‘magnanimidad y comprensión’ y no sea para referirse a los jóvenes ¿y a nosotros quién nos indulta? Eh, Pedro, ¿a nosotros quién? Tendremos que tomar las Casas Rurales como aquel que se fuga a Waterloo. Creo que es el momento de que montemos nuestro Colón, pero bien organizado.  Que cada uno porte las banderas de las discotecas de moda de su ciudad y que suenen todos los temas que no hemos podido bailar, que El señor de la noche sea el portavoz de la mani y entre con el Volvo al ritmo de Don Omar mientras todos alzamos un vaso de tubo. Debemos hacerlo y debemos hacerlo ya.

Ya está bien de injusticias y de mirar para otro lado. Que la Selección se tiene que vacunar, que sí, ¿pero a todos esos Moratas de camisa abierta y barra quién nos vacuna? A ver si nos vamos a pensar ahora que los goles se meten solos. Estamos hartos de incompetentes y de errores inexplicables. No nos pueden poner a una ministra de sanidad como Darias, que tiene toda la cara de beber Radler. En todo caso, a pedir responsabilidad debería salir Ábalos, a soltar un mensaje empático en plan: “si yo me estoy aguantando, vosotros también podéis.” Se entendería mucho mejor. Toca rescatar campañas gloriosas y volver a conectar con nosotros. Solo (o no) y sobre todo borracho, borracha y borrache, de borrachera, quiero llegar a casa. Que las asignaturas pueden dejarse para septiembre, pero el verano no, y menos el de los 18 años.

Santi Gigliotti
Twitter: @santigigliotti
Fotografía: seisdeagosto.com

 

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…