¿Son los casinos ‘online’ más rentables que los clásicos?

La Casona de Calderón

Con el auge de las nuevas tecnologías han proliferado, entre otras cosas, los juegos de azar en su modalidad on line; como podemos comprobar en este ránking de los mejores casinos online de srcasino.es, la oferta es amplísima y muy variada, haciendo relativamente fácil y accesible al público en general el acceso a los juegos de azar y apuestas que tradicionalmente se reservaban al, en ocasiones elitista, ámbito de los casinos.

Los casinos on line no sólo han contribuido a popularizar los juegos de azar y apuestas, de manera que cualquier persona desde la comodidad de su hogar, o empleando cualquier dispositivo móvil como tablet o smartphone, con una inversión inicial muy pequeña (incluso a veces sin inversión, pues sólo por registrarse en la página web el jugador cuenta con un saldo inicial con el que podrá realizar sus apuestas) puede vivir la experiencia de jugar una partida a la ruleta o al black jack e incluso obtener ganancias.

Todo ello sin tener que desplazarse, cambiar una cantidad mínima en fichas, o tener que hacer una consumición de bebida o comida, por lo cual la opción de los casinos online sin duda es la forma más económica de jugar y apostar.

Pero no sólo es la alternativa más asequible, sino que se ha demostrado que también es más rentable que los casinos físicos o presenciales, y en la presente entrada lo demostraremos comparando el juego en las conocidas “máquinas tragaperras” físicas como las que podemos encontrar en cualquier casino con su versión en línea.

Mayor RTP o Tasa de Retorno del Jugador

Sin lugar a duda la Tasa de Retorno del Jugador o RTP según sus siglas en inglés es considerablemente mayor en el casino on line, que el único coste que tendrá para el casino serán los de la plataforma web y software, mientras que en los casinos tradicionales los costes deben cubrir son los salarios de personal, decoración, impresión de fichas, luz, suministros, inversión en las máquinas, pagos a proveedores de restaurantes, bares, actuaciones, seguros y un sinfín de costes que los casinos pueden llevar aparejados al ejercicio de su actividad y que, entre otras fuentes, debe de salir de las apuestas de los jugadores; de ahí que la apuesta mínima sea más elevada y los precios mucho menos lucrativos en los casinos tradicionales que en los on line.

Más posibilidades a favor del jugador

En la medida en que las tragaperras on line se basan en algoritmos que van respondiendo a las distintas entradas de información que van recibiendo, se pueden programar para que aumenten las posibilidades de ganar alguna combinación premiada, lo cual es mucho más complicado en las máquinas que podamos encontrar en un casino presencial.

Menos distracciones

Evidentemente, al no estar rodeados de multitud de estímulos sonoros, luminosos y de todo tipo que nos podemos encontrar en un casino físico, se evitan los subidones de adrenalina y se favorece la concentración en el juego.

En definitiva, los casinos online, siempre y cuando se juegue con responsabilidad, no sólo son una alternativa económica a los casinos tradicionales sino que a la larga también son la opción más rentable.

Comentarios

AUTOR