La peatonalización que queremos

Sobre los bordillos de la Carrera peatonal

Uno se levanta cada mañana, se despereza y se dispone a integrar su humana vida en el nuevo día. Una vez acomodado en la flamante luz comienzan las actividades habituales, entre las que se encuentra la lectura de la prensa, bien la tradicional escrita, bien la moderna digital.

Abro la página de El Pespunte y leo una interesante noticia según la cual las autoridades han tomado cartas en el tema de la peatonalización de la calle Carrera, una iniciativa que lleva barajándose desde hace varios años.

Parejo y Cañero

Con objeto de disponer de la mayor información posible, previa a la redacción del proyecto definitivo de la obra que se pretende llevar a cabo, el Ayuntamiento ha abierto un proceso de participación ciudadana a fin de que los vecinos puedan presentar alegaciones y sugerencias a dicho proyecto.

Se entiende que para participar en este proceso con pleno derecho será indispensable gozar de la condición de vecino empadronado en el municipio. No es mi caso , pues desde hace muchos años soy onubense de adopción por residencia y relación familiar, y, por tanto, estoy excluido por el derecho positivo de intervenir en los asuntos de Osuna, pero no olvido que residí en esa localidad durante casi 20 años, ahí me hice persona y, además de onubense y saucejeño, sigo sintiéndome ursaonés.

Soy consciente de que la norma escrita me sitúa en una posición marginal, pero me pongo bajo el amparo del derecho natural para tener, al menos, la posibilidad de pronunciarme y hacer alguna sugerencia al proyecto, satisfaciendo así mi deseo de participar en el proceso . Eso sí, desde una posición independiente.

La ciudadanía ursaonense ha dado muestras de su celo y amor por la tradición y, por tanto, a la conservación de su patrimonio histórico y la salvaguarda de sus señas de identidad. Una de estas señas es ostensiblemente visible en el material con que se han construido los bordillos de las aceras, de color blanco marfil, patente en todas las calles. Como quiera que la peatonalización introducirá cambios muy significativos en la fisonomía de la zona afectada que, como puede observarse en la fotografía ahora publicada se prescinde totalmente de aceras y bordillos, le dará un aspecto que romperá la armonía del conjunto, me arriesgo a sugerir que en el nuevo pavimento que resulte de le obra, se conserven esas aceras y bordillos con un leve relieve o, en caso obligado, en cota cero. En tal caso la calle tendría una apariencia en consonancia con sus homólogas, tal como se muestra en le foto modificada.

En definitiva, mi sugerencia va en el sentido de conservar en la obra que resulte una acera simulada rematada en bordillos tallados en la piedra habitual color blanco marfil, tan característicos de las calles de Osuna, de manera que el perfil de la calle permanezca en la memoria de la ciudadanía presente y futura, recordándole la Osuna (que pretendemos imperecedera) que crearon sus ancestros en un largo recorrido histórico de siglos.

Antonio Palop Serrano

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

Comentarios

AUTOR