Leyendo ahora
Lo que Tenemos que Aprender Durante los 20s

Lo que Tenemos que Aprender Durante los 20s

El escenario ideal es que comencemos aprender de finanzas desde que somos niños. Durante cada etapa es importante desarrollar la habilidad de manejar el dinero inteligentemente. Todas las etapas son trascendentales, pero se aprenden lecciones muy diferentes. En otras palabras, vamos subiendo de nivel. ¿Qué debemos aprender antes de llegar a los 30 años? Por ejemplo, solicitar y administrar un préstamo rápido de bajos intereses de 24 horas (quicklån 24h med lav rente), identificar los momentos correctos para comprar, reconocer las situaciones que desencadenan compras compulsivas, entre otros.

Los 20s es una etapa en la que aún podemos cometer ciertos errores infantiles, pero que definitivamente debemos superar. Una vez cumplimos 30 años de edad, ya no hay más tiempo para ser irresponsable y aplicar todo lo aprendido de los errores cometidos.

  1. Negociar compras importantes

Durante la adolescencia es probable que aún no hayas estrenado tus dotes para negociar un precio, pero los 20 años es el momento perfecto. Comprar por internet es una experiencia totalmente diferente a comprar en persona, porque en muchas ocasiones tendrás la posibilidad de discutir y negociar el precio de un producto. Desde el tradicional regateo en el mercado popular, hasta negociar con el agente de ventas de vehículos.

Algunos podrán sentirse como pez en el agua en estas situaciones, pero para la mayoría, este es un escenario muy intimidante, en el que la falta de confianza impedirá lograr buenos negocios.

  1. Identificar un buen momento para comprar

Ser oportuno con los tiempos al comprar marca la diferencia entre ahorrar y malgastar. El mejor ejemplo son los boletos de aviones, porque si conocemos qué días conseguimos vuelos más baratos, ahorramos un buen porcentaje. También es muy productivo aprender a jugar con las ventas de temporadas. Por ejemplo, esperar hasta la mitad del verano para realizar una compra determinada, puede ahorrarnos hasta el 40%. Si somos pacientes, es posible conseguir un ahorro del 75% si esperamos hasta final de temporada.

  1. Reconocer qué situaciones desencadenan nuestras compras compulsivas

¿Sabes cuál es tu debilidad? ¿Has identificado eso que te lleva inminentemente a tirar de tarjeta de crédito para comprar eso que te parece irresistible? Ropa, dulces, cosméticos, medicinas, alcohol, y otros más son muy comunes.

Lee también
Junto a la frontera de Gaza. 1-12-23. Foto: Jaime Villanueva
Lee también
elviso-detencion

No está mal consentirse de vez en cuando con esos chocolates que tanto te gustan, pero si sientes que poco a poco se vuelven un vicio, una necesidad, una gran tentación, entonces debes tomar medidas. Hay otros caminos de saciar esta “urgencia” de una forma más económica. También se trata de aprender disciplina y autocontrol. No podemos llegar con esos malos hábitos a los 30 años.

  1. Evitar ir de compras con hambre o en estado de ebriedad

Los estados de ánimo influyen de gran manera sobre nuestras decisiones al comprar. No hay peor combinación que estar sensible, hambriento o ebrio en el centro comercial. (Bueno, tal vez ir con tu mejor amiga, la compradora compulsiva, sí sea una peor combinación).

Las compras nos ofrecen el poder se hacernos sentir mejor de inmediato, como por arte de magia. Pero la cura surte efecto por un tiempo muy breve. Al estar más consciente, es inevitable sentir ese horrible remordimiento. Puedes aprender más sobre temas similares en hurtiglannu.com.


Descubre más desde El Pespunte

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Descubre más desde El Pespunte

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo