Lo que nunca se debió perder

Parejo y Cañero Intermedio fijo

Magnífica novillada la de esta tarde en la plaza de toros de Osuna. Todos los factores e implicados han contribuído a ello: la climatología, suavizando las temperaturas aunque no hasta los límites deseados, los novillos, la soñada vuelta de la ganadería de Julio de la Puerta a lidiar en su pueblo con unos astados de buena presentación y gran juego y calidad, y los actuantes, que han sabido estar a la altura de la cita. Y es que el coso de “El Lejío” debe volver a ser el sueño de cualquier aspirante a figura del toreo, el anhelo del que espera ser alguien en este mundo, el trampolín ideal para cotas más altas.

Tres novilleros que hacían su presentación esta tarde en el albero ursaonense y que se han fajado con un sobresaliente encierro de unos ganaderos que incluso han acompañado en el final de la vuelta al ruedo de Joaquín Galdós tras la lidia del quinto de la tarde, del que el público ha pedido el indulto.

Curro Durán, torero de dinastía, recibió a su primero por verónicas hacia las afueras. Entendió bien al novillo con la muleta y tras doblarse con el le enjaretó varias tandas por la derecha y de uno en uno. No terminó de romper en continuidad y emoción la faena aunque anduvo con oficio, lo que le valió la primera oreja de la tarde. Tras la vuenta al ruedo tuvo que pasar a la enfermería con un esguince de rodilla, lo que le hizo enfrentarse algo mermado a su segundo adversario, que recibió un puyazo fuerte. No por ello se vino abajo y comenzó con varios pases cambiados por la espalda desde la segunda raya. De nuevo anduvo firme ante un novillo noble, como sus hermanos, al que entró a matar por derecho. Dió la vuelta al ruedo tras los tres descabellos con los que finiquitó al astado.

Joaquín Galdós, el peruano que venía sustituyendo a Ginés Marín , se ha llevado el mejor lote y ha realizado lo más destacado de la tarde. Con un toreo de capote exquisito y una cabeza más que bien amueblada, ha demostrado que viene en serio y que pide sitio y cartel con ideas afianzadas. Comenzó bien doblándose por bajo y pronto tomó la izquierda. Quietud y mando en una faena que en su epílogo también contó con cercanías que dieron aún más emoción a lo que se había visto. Cerró al toro por trincherazos y lo mató de estocada algo desprendida. Cortó dos orejas y el novillo fue aplaudido en el arrastre. Su segundo, “Marito”, herrado con el número 66 y de Noviembre de 2012, ha sido a la postre el mejor novillo de la tarde. Galdós le ha enjaretado buenos naturales y lo ha llevado muy largo por la derecha en tandas emocionantes que han calado en unos tendidos que han pedido incluso con insitencia y bronca al presidente el indulto del novillo. Dos orejas más “a la saca” y vuelta al ruedo al novillo.

Lagartijo afrontaba su segundo compromiso con picadores y ha estado dispuesto en todo momento a conseguir el triunfo. Su primer adversario se quedó corto en algunas tandas aunque fue noble y tuvo calidad en la embestida. El lucentino, puso todo su afán en cortar su primera oreja y terminó tirando de arrimón. Una oreja. El último de la tarde fue un astado al que llevó a media altura y con el que no acabó de acoplarse, quizás, como le hubiera gustado, aunque la faena contó igualmente con pasajes de calidad y saber estar de este joven lidiador. En el segundo intento mató de una gran estocada, lo que le valió para cortar su segunda oreja y acompañar al peruano Galdós por la puerta grande.

Una tarde más que interesante, en una cita para aficionados que jamás debió perderse. Se ha notado el saber  y la calidad del respetable, lejos del ambiente festivo que habrá de llegar, en dos detalles primordialmente: el saludo en banderillas del subalterto Christofer Fourcart y en el reconocimiento y el aplauso generalizado ante la calidad de los ejemplares de Julio de la Puerta. 

FICHA TÉCNICA

Curro Durán (azul pavo y oro): oreja y vuelta

Joaquín Galdós ( salmón y oro) dos orejas y dos orejas

Lagartijo (blanco y oro) oreja y oreja

Incidencias: Curro Durán tuvo que entrar a la enfermería tras la lidia del primero de la tarde debido a lo que pareció ser un esguince en su rodilla derecha. Saludó en banderillas el francés Christian Fourcart. Tres cuartos de plaza de entrada.

 


 

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *