Lo que nos queda por andar

Parejo y Cañero Intermedio fijo

La convivencia no depende sólo de los grandes principios o valores morales (derechos humanos, libertad, pluralismo, diálogo, tolerancia…). Los seres humanos se relacionan entre sí con pequeños detalles, con gestos a primera vista insignificantes, con acciones aparentemente de poca entidad. A estas conductas menores llamamos virtudes cívicas. Su influencia en la convivencia puede ser decisiva.

Si damos un paseo por nuestro pueblo y sus alrededores, veremos cuáles son algunas de nuestras virtudes cívicas que tenemos hacia el medio que nos rodea y hacia nosotros mismo.

A continuación, voy a enumerar ALGUNAS DE NUESTRAS VIRTUDES CÍVICAS:

– En primer lugar, quisiera hablar de las fábricas, pocas pero algunas hay, sabemos qué y cuánto pueden contaminar, sin embargo, los ciudadanos no tenemos información al respecto.

– Seguiré con el depósito de agua potable está rodeado de ciertas parcelas que son fuentes de auténticos focos de ratas e infecciones, no olvidemos cómo muchas enfermedades son originadas por el orín y las ratas, habiendo en este lugar bastantes.

– El tercer punto versará sobre el vertedero municipal totalmente ilegal e incontrolado, aunque no es sólo local, algunos ciudadanos de pueblos vecinos lo utilizan, nadie sabe lo que se puede verter en él, por tanto corremos peligro.

– La basura está presente por todo el entorno de la villa siendo realmente algo horrible. Más aún comprobar como hacemos de los contenedores y soterraos minis vertederos. Pobres de los vecinos que viven cerca de dichos lugares.

– Seguiré, ahora con la contaminación acústica, la cual no se encuentra localizada únicamente en las calles también desde nuestros domicilios molestamos a los vecinos con demasiado ruido.

– Las heces y el orín de perros, lo cual ocurre por todas las calles y plazas de Osuna. Sacamos a nuestros perros a pasear y a la vez dejamos la suciedad que sale de los cuerpos de estos animales a los demás.

Contaminación, contaminación, contaminación…

Una ciudad está integrada por calles, edificios, parques y plazas, ordenados para que sea disfrutada por los ciudadanos. Son estos quienes sustentan y dan forma a la ciudad, tanto al utilizar tales elementos como en el desarrollo de las relaciones de convivencia que entre ellos permanentemente se entablan. Sólo se trata de una sensibilización o educación medioambiental que debemos adquirir y transmitir con nuestro propio ejemplo, el único modo de enseñar y crear un entorno limpio y propio para ser disfrutado. No es nada difícil, sólo es cuestión de poner manos a nuestras mentes. Por eso la ampliación de conciencia nos permite sintonizar unos ciudadanos con otros ciudadanos, y cuando seamos muchos nos daremos cuenta de que así construiremos una nueva realidad. Por que gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, están cambiando nuestra sociedad.

Conciencia Global

Comentarios

AUTOR

Quizás también te interese…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *