TASA INCIDENCIA COVID (Población de 60 o más años) OSUNA 619,4. | Aguadulce 769,2 | Algámitas 0,0 | Badolatosa 0,0 | Cañada Rosal 1.152,4 | Casariche 309,4 | Corrales (Los) 505,6 | Écija 745,2 | El Rubio 680,3 | El Saucejo 176,1 | Estepa 260,6 | Fuentes de Andalucía 517,6 | Gilena 446,4 | Herrera 192,4 | Lantejuela 244,8 | La Luisiana 455,0 | La Puebla de Cazalla 273,7 | La Roda de Andalucía 573,1 | Lora de Estepa 420,2 | Marchena 572,8 | Marinaleda 165,6 | Martín de la Jara 0,0 | Osuna 619,4 | Pedrera 355,6 | Villanueva de San Juan 892,9 | (Actualizado 17/05/2022 a las 13:50 h.)
TASA INCIDENCIA COVID (población de 60 o más años) OSUNA 619,4. | Aguadulce 769,2 | Algámitas 0,0 | Badolatosa 0,0 | Cañada Rosal 1.152,4 | Casariche 309,4 | Corrales (Los) 505,6 | Écija 745,2 | El Rubio 680,3 | El Saucejo 176,1 | Estepa 260,6 | Fuentes de Andalucía 517,6 | Gilena 446,4 | Herrera 192,4 | Lantejuela 244,8 | La Luisiana 455,0 | La Puebla de Cazalla 273,7 | La Roda de Andalucía 573,1 | Lora de Estepa 420,2 | Marchena 572,8 | Marinaleda 165,6 | Martín de la Jara 0,0 | Osuna 619,4 | Pedrera 355,6 | Villanueva de San Juan 892,9 | (Actualizado 17/05/2022 a las 13:50 h.)

Limpiarse los zapatos

Ya pueden llegar los Guardiolas de la vida con su mindfulness teórico y con su coaching perfectamente estudiado que está la Feria para remontarles en el descuento y forzar el inicio de una prórroga llamada primavera. Después de ella, se llega al alargue con el pechito lleno y las piernas frescas, hemos probado la felicidad y sabe a manzanilla, el verano nos ha mojado los labios y se ha representado como un rayo verde de luz que se ha colado por la Portada. Ahora mismo estamos enfilando lo que resta de temporada como los dos chaveas enfilaron la caseta del PSOE, los porteros son nuestras obligaciones.

Sevilla es tan Sevilla que pare todos los años una semana de vacío, no llega a ser una ciudad sin ley porque sí que la tiene, solo una: disfrutar. Y esa es la magia, miras alrededor y solo ves a gente feliz, personas que se despojan de sus vergüenzas, sus creencias, sus falsas morales compradas en los bazares de sus infancias y las dejan diluirse en los hielos de sus catavinos, y se las beben, se beben lo que les ata y sudan lo que en realidad les sobra, se agarran al disloque como el que se agarra a la barandilla para potar.

Los que siguen, incluso en esta semana, enfrascados en su altanería y en su inventada superioridad moral, no me interesan, son criaturas que inventó Sevilla para demostrar que era tan humana que no quería ser perfecta. Esos no cambiarán nunca, pero los que sí que lo hacen son los de fuera, los que dan la matraca todo el año con los chistes empolvados de los andaluces y luego vienen aquí a darlo todo. Yo lo celebro, disfrutar, bien lo sabe Garzón, nos gusta a todo el mundo, pero está claro que en pocos sitios sabemos hacerlo tan bien como en Sevilla. Los estoy esperando para cuando dentro de un mes vengan a lloriquear diciendo que nuestra selectividad ha sido más fácil. Quizás es que os gustaría ser sevillanos y no sabéis verbalizarlo de otra manera.

El alcohol nos iguala a todos, al del traje de la gala del balón de oro, al de los tirantes, a la del vestido con más escote, a la del vestido con menos escote, al que va sin calcetines, al que va con pisacorbata, a la del tatuaje en la espalda, a la de la flor puesta bien y a la de la flor puesta mal. Más allá que para el momento de gloria en Tik Tok o Twitter para demostrar que sois los más sevillanos qué más os da como vaya la gente. Como diría Sorrentino, todos tienen razón. Lo más importante es llevar el alma elegante, mancharte de albero, dejar que se deshilachen los momentos como el algodón de azúcar en las manos de un niño, que el pringue de sus dedos marque las paredes de tus recuerdos.

Lee también

Hay que saber que en la cola del baño de una caseta se habla de cosas trascendentes, hay que ver el mensaje detrás del peluche que te ha regalado ese chaval, comprender que los dardos no iban a los globos sino a tu corazón, dejar que el bamboleo de esa niña haga pitar tu detector de metales para luego fundirlo, bailar, emborracharte, soñar. Traspasar la línea de la noche y encontrarte con el amanecer, salir desvariando con tus colegas de la Feria, desayunar churros y que con el café venga un sobre de azúcar con una frasecita: “Para empezar de nuevo a veces basta con limpiarse los zapatos”.

Santi Gigliotti
Twitter: @santigigliotti

El Pespunte no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o lectores en este medio para el que una de sus funciones es garantizar la libertad de expresión de todos los ursaonenses, algo que redunda positivamente en la mejora y desarrollo de nuestro pueblo.

¿Qué opinas?
+1
0
+1
0
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Clic hacia arriba