Leyendo ahora
La amnistía no cabe en la Feria

La amnistía no cabe en la Feria

Feria-sev02

Hay quien mantiene, con su mijita de guasa, que la Feria nació para comentar la Semana Santa. Ni feria de ganado ni historias. Tardes en el Real para recordar momentos, comentar los parones y brindar por otra Estación de penitencia cumplida. Pero parece que este año han cambiado las tornas y nos encontramos, en los primeros días de Cuaresma, hablando de la Feria.

Que el PSOE se ha quedado sin caseta por no haber abonado la tasa es una noticia que, en estos días, llena páginas de periódicos y protagoniza tertulias. Si torpe ha sido la gestión o, mejor dicho, la falta de ella, peor aún la reacción de sus responsables al darse cuenta de la trascendencia de la metedura de pata.

La razón esgrimida -fallos de su sistema informático, ¡señores, se puede pagar en ventanilla! -, hace sonrojarse a cualquiera. Y pretender que, desde Fiestas Mayores, y contraviniendo la ley, se les arregle el desaguisado, confirma la percepción, que muchos tenemos, de que algunos se consideran por encima del bien y del mal. 

La ordenanza es clara. El artículo 35, que regula lo referido al abono de las tasas fiscales, dispone, en su apartado segundo, que “el incumplimiento del citado plazo supondrá la pérdida automática de la licencia”. Automática. No hay pago, no hay caseta. Todos tenemos amigos o conocidos que, por despiste, la perdieron y deambulan en la lista de casetas perdidas esperando que el paso de los años les permita recuperarla. 

Pero si torpe ha sido la gestión y terrible la reacción, qué decir de la solución propuesta. Acostumbrados como están, en su partido, a indultos y amnistía, piensan que su caseta tiene el mismo derecho que su socio Puigdemont y pretenden una solución política para su desatino. Solución como la que se concedió a Mercasevilla -con informes desfavorables de los técnicos- el mismo año que se le negó a otras casetas particulares. 

Se anuncian recursos y vía judicial. Veremos cómo termina, pero los tribunales ya han tenido ocasión de pronunciarse en asuntos similares y las sentencias fueron contundentes.

Lee también
Ejemplares

El problema de algunos es que no creen que las soluciones jurídicas son siempre preferibles a las políticas, y luego, pasa lo que pasa. Ni la política está por encima de la ley ni los políticos deben estarlo de los ciudadanos. Por no hablar del principio de legalidad, que parece que tanto molesta.

No tengo claro que darle hilo a la cometa les venga bien a los socialistas. Cuando uno se equivoca, la humildad es mejor consejera que la soberbia. Sin alegrarme por el mal de algunos, sí lo hago por quienes, después de tantos años, por fin podrán decir aquello de “pásate por mi caseta”.


Descubre más desde El Pespunte

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Descubre más desde El Pespunte

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo