J.M. Hidalgo: “El Carnaval no pasa de puntillas por Osuna gracias a nuestra Asociación”

No le quitamos mucho tiempo a uno de los protagonistas del día de hoy, del Carnaval de Osuna. Juan Miguel Hidalgo es el presidente de la Asociación Cultural Carnavalesca Osuna al 3×4 y, mientras se disfraza para vivir un carnaval diferente, nos dedica unos minutos.

-¿Cómo comienza tu afición por el Carnaval?
-Mi padre es de Algeciras y cuando era pequeño, siempre veía la final del Falla con él. Recuerdo el cuarteto de Rota El cuarteto siempre llama dos veces, cuando tenía 5 años. Después mi hermano y yo íbamos grabando las finales. Pero mis padres las regrababan y se perdían. hasta que el en 90, cuando comenzó Canal Sur a retransmitirlas, ya éramos algo mayores y nos comprábamos nuestras propias cintas. El gusanillo nos entró por nuestro padre, pero ahora nos dice él mismo que somos muy pesados.

-¿Cómo se gesta la chirigota de Osuna?
-Yo no estuve en sus inicios. Me encontré a un amigo, conocido de los Scouts, y me dijo que iba a ensayar, que tenía una chirigota. Le dije que si no le daba nada el no habérmelo dicho, con lo que me gustaba a mí el carnaval. Así que me fui con él al ensayo. El año anterior habían intentado sacarla, pero no la sacaron. Y ese año estaban indecisos. Fui con mi hermano José Ignacio, que tiene verdadera locura por esta fiesta. Y les dije que si íbamos a ensayar era para para salir a la calle. Los indecisos, se fueron. Y los demás sacamos la chirigota Los San Pancracio: los que vivían bajo el peso de la moneda. Hicimos el pasacalles, nos parábamos y empezábamos a actuar. De los siete u ocho años, es el que mejor nos lo pasamos, fue genial. Ya el año siguiente contrajimos compromiso con el ayuntamiento y ya todo fue más formal. No quiere decir que no nos lo pasásemos bien, sino que ya había una responsabilidad.

-Habéis tenido que hacer las cosas muy bien, porque La chirigota de Osuna ha calado en el pueblo.
-Pasan las cosas y tú no las esperas. Poco a poco vas viendo a gente y que te dicen que te conocen a través de las actuaciones en bares y pubs (y que no eran familiares nuestros). No cantábamos muy bien, pero hacíamos gracia. Y la gente te seguía allá donde íbamos. Hay mucho trabajo por hacer y nuestra pretensión, desde el primer año, es que no seamos los únicos en Osuna.

-Habéis hecho un paréntesis este año.
-Un paréntesis involuntario, porque es muy difícil encontrar gente que esté dispuesta a dedicar su tiempo a preparar una chirigota, sobre todo, el principal problema es la percusión y la guitarra, que no las encontramos. Los que teníamos no podían este año por estudio o por trabajo y Dios quiera que el año que viene las tengamos.

-¿Cómo te gustaría que fuese el Carnaval de Osuna?
-Me gustaría que fuera más participativo de lo que es. Que no le diera vergüenza a la gente, porque hay mucha gente a la que le gusta, pero que no lo hace por eso. A otros los ves en pueblos de los alrededores disfrazados y después no son capaces en Osuna. Me gustaría que hubiese más grupos. Sé que hay gente intentando sacar una comparsa, pero es muy complicado.

-Este año se ha dado un paso importante con el cambio de hora, ¿verdad?
-El año pasado ya lo intentamos. Este año lo hicimos con más tiempo. En el ayuntamiento fueron muy receptivos con nuestras aportaciones e ideas y cambiamos porque después por la tarde anochece y hace mucho frío y después de tres horas en la calle es lógico que los niños se vayan. Este año queremos un pasacalles que anime el centro, mucho más luminoso. Creemos desde la asociación que los comercios se pueden ver beneficiados y que cuando acabemos siga habiendo sol para fomentar la convivencia, conocer gente nueva con los mismos gustos. Que todo sea una cosa del pueblo y asumida por el pueblo. Yo recuerdo que mi abuela me contaba coplillas del carnaval de antes de la Guerra. Mi hermana ha hecho investigaciones en los Centros de Mayores y le contaban que en Osuna se vivía mucho el carnaval, que vestían un muñeco que iban pasando de acera en acera. Antes de la Guerra era una fiesta muy importante. Y, como en tantos sitios, ya después no se ha recuperado. Yo creo que es una fiesta que gusta y que poco a poco estamos trabajando desde la asociación por recuperarlo. Hemos ido al Puerta Osuna y a la guardería Victoria Kent (y antes a El Rincón del Duende) y ves que a los niños les gusta, es música al fin y al cabo. Queremos que se vaya fomentando desde la infancia y queremos que sea una fiesta mucho más arraigada en nuestro pueblo.

-¿Qué aporta el pertenecer a una asociación carnavalesca?
-Aporta un punto de vista diferente, porque era una fiesta por la que había que pasar de puntillas, una fiesta para los cuatro que le gustan. Pero desde la Asociación aportamos ideas de gente a la que nos gusta el carnaval, queremos mejorarlo. Un punta de vista enriquecedor. Todos nuestros esfuerzos van a ir destinados a mejorarlo y que cada año la gente se identifique con el Carnaval que quiere y no con el que hay.

-¿Volveremos a ver el año que viene en Osuna a su chirigota?
-Lo vamos a intentar con todas nuestras ganas, porque la echamos de menos: los ensayos, salir a cantar… Es un esfuerzo muy grande para cantar cuatro veces. Pero como nos gusta tanto y disfrutamos tanto… Lo vamos a intentar.

Comentarios

AUTOR