“El Humoso”: pasado, presente y futuro en Marinaleda tras valorar la repercusión de la crisis que deja el COVID-19

El número de jornales casi se ha duplicado de enero a abril

La Casona de Calderón

El pasado sábado 4 de julio se celebraba el “Día Internacional de las Cooperativas”. La crisis sanitaria que ha dejado la pandemia COVID-19 también ha hecho mella y ha dejado su repercusión para los vecinos de Marinaleda, un pueblo eminentemente agrícola que basa su economía en la producción agropecuaria.

A pesar de las dificultades y necesidades que está sufriendo el Sector Primario por parte de las instituciones nacionales y supranacionales, ha sido el sector que más empleo ha generado durante la etapa que hemos sufrido de la pandemia. Esto se debe a la importancia que adquiere este sector para los marinaleños, siendo más de 400 personas vecinas de la localidad las que se ven afectadas gracias a su trabajo en la producción de alcachofas, pimientos y otras legumbres, la creación de una cabaña ovina, y la explotación de un área de invernadero donde durante todo el año se producen alimentos tales como lechuga y tomate. Prueba de ello es el crecimiento que ha sufrido este sector en tiempos de coronavirus para las Cooperativas El Humoso, incrementando el número de jornales cerca del 50%, casi duplicando su cifra de 2.317 jornales registrados en enero a los 4.298 contabilizados en el mes de abril.

Además, la situación que ha dejado el coronavirus ha provocado un importante resalto de la “Soberanía alimentaria” en su más alta exponencia. La alimentación, concebida como un derecho humano básico al que tenga acceso toda la población mundial, es el derecho de los pueblos a definir sus propias políticas agrarias ecológica, económica y socialmente sostenibles, sirviendo como alternativa a las políticas neoliberales. Con esto, lo que pretende la localidad de Marinaleda es hacer frente al modelo de acumulación existente en Andalucía y conseguir unos precios más justos que sirvan de base para defender un sistema que garantice alimentos seguros y  más saludables.

Desde el Ayuntamiento de la localidad se ha hecho hincapié en la importancia que tiene el pueblo a la hora de garantizar las necesidades básicas y afianzar las relaciones afectivas tras valorar las consecuencias que ha dejado la pandemia. De esta manera, Marinaleda apuesta e incita a sus vecinos a un mayor localismo.

Rubén Delgado

Comentarios

AUTOR